La demanda de litografía extrema por luz ultravioleta no cesa de crecer

Escrito por Juan Diego de Usera
Procesadores
0

La litografía extrema por luz ultravioleta es un proceso de fabricación por miniaturización que es muy caro de realizar. Sin embargo, es el mejor proceso para fabricar por debajo de 10 nm. Donde las actuales técnicas litográficas no son capaces de funcionar correctamente por el tamaño y precisión que admiten. Y a medida que pasa el tiempo, la demanda por sus máquinas no cesa de crecer.

No pienso intentar explicar en qué consiste el proceso en detalle. Es demasiado complejo para la gran mayoría de mortales, entre los que me incluyo. Baste decir que, muy a groso modo, consiste en hacer brillar una fuente ultravioleta a través de un diseño. De manera que éste se pueda grabar en una plancha de silicio donde se crean los microchips.

La empresa holandesa ASML puede no ser muy conocida para nosotros, meros usuarios mortales. Pero tiene uno de los mejores ases en su manga: se especializa en lo que son algunas de las máquinas más complejas que se hacen actualmente por la humanidad. Los sistemas ultravioletas extremos de litografía (EUV) son el tipo de máquinas que te hacen mirar en maravilla y el asombro en el ingenio del hombre. ASML, que se especializa en este tipo de sistemas, tiene una capacidad de producción para 2017 que llega a apenas 12 de éstas. Eso significa que, en promedio, lleva un mes entero montar una de éstas. Eso realmente viene a mostrar la complejidad inherente a estos sistemas. Como muestra: las máquinas EUV tienen aproximadamente el tamaño de un autobús urbano, y normalmente cuestan más de 100 millones de euros (115,3 millones de dólares) cada una.

A medida que se vaya necesitando más la fabricación por luz ultravioleta, la demanda seguirá creciendo

El pronóstico de crecimiento de los ingresos se ve impulsado por otros 8 sistemas EUV. Pedidos por los clientes de ASML, que incluyen a Intel, Samsung y TSMC, algunos de los mayores participantes en el negocio de semiconductores. Las nuevas órdenes llevaron la cartera de pedidos de la compañía a 27 máquinas. Más del doble de su producción anual actual. ASML está tomando medidas para asegurar un aumento en la capacidad de producción.

Para mantenerse al día con la demanda de varios millones de dólares. La compañía está preparada para expandir su capacidad de producción de sistemas a 24 en 2018. Antes de alcanzar una capacidad prevista de alrededor de 40 sistemas en 2019. Los ingresos del tercer trimestre serán de alrededor de 2.200 millones de euros (2.500 millones de dólares), según predice el fabricante de máquinas para hacer chips de Veldhoven, con sede en Holanda. La valoración de las acciones de la compañía se ha incrementado un 30% en el último año. Actualmente, la valoración de la compañía asciende a unos 53.000 millones de euros.

Continúa leyendo