¿Por qué es mejor una caja con la fuente de alimentación abajo?

Si ya lleváis un tiempo en éste mundo del hardware os habréis dado cuenta a buen seguro que los fabricantes de cajas pasaron de poner el punto de instalación para la fuente de alimentación en el techo de la caja, al suelo, y de hecho actualmente pocas cajas hay que lo tengan arriba todavía y esos diseños se consideran bastante anticuados en este mundo. ¿Por qué se hizo esto? En éste artículo os lo vamos a explicar al detalle. Alguna vez he escuchado a personas decir que la fuente de alimentación ahora se instala abajo porque tiene mucho peso, y así se baja el centro de gravedad de la caja para evitar tumbarla si la golpeamos accidentalmente, por ejemplo, con la rodilla si es que la tenemos en el suelo. Esto es técnicamente verdad pero nada más lejos de la realidad: el motivo es, aunque pueda parecer lo contrario, puramente por refrigeración. Y es que aunque el calor tiende a subir y parece contradictorio que se instale la fuente de alimentación abajo, el sistema de refrigeración de las fuentes es el “culpable” de que los fabricantes de cajas tuvieran que cambiar el diseño de éstas para colocar el hueco de la fuente en el suelo. La clave es la refrigeración Antiguamente, y cuando digo antiguamente hablo de las fuentes de alimentación AT y las primeras ATX, la refrigeración de la fuente se realizaba empleando un ventilador que metía aire del interior de la caja y lo hacía circular por el interior de la misma, para ser finalmente expulsado al exterior. Si bien inicialmente las fuente contaba con un único ventilador, más adelante comenzaron a salir diseños que empleaban dos de ésto, para acabar dando paso al diseño definitivo que conocemos ahora con un ventilador de 120 o 140 mm situado en su parte inferior. Claro que cuando se fueron necesitando fuentes de mayor potencia para mover componentes de mayor consumo y el calor generado fue aumentando en consecuencia, comenzaron a darse cuenta de que el calor de la fuente era un problema, pues generaba bolsas de aire caliente en el interior de las cajas (dado que los ventiladores que montaban no eran capaces de extraer todo el calor que se generaba en el interior de la caja) y, al final, sí que terminaba afectando a los demás componentes. Por éste motivo los fabricantes de fuentes de alimentación tuvieron que pensar en otras alternativas en cuanto al diseño de refrigeración. Y entonces todo cambió Fue más o menos de manera simultánea, pero progresiva. Los fabricantes de fuentes al final las terminaron diseñando como las conocemos ahora: con un ventilador grande en la parte inferior y que el aire caliente salga directamente fuera de la caja por la rejilla trasera de manera pasiva. Esto, claro, obligó a los fabricantes de cajas a cambiar el diseño de éstas haciendo que el punto de instalación de la fuente estuviera en el suelo, que es como a día de hoy son casi todas las cajas. Con éste diseño, el aire entra por el suelo de la caja directamente del exterior hacia la fuente de alimentación, y sale por la rejilla trasera. De ésta manera el aire caliente de la fuente de alimentación no afecta para nada a ningún otro componente de la caja porque aunque el aire caliente suba no llega a salir de la fuente mas que por la rejilla trasera, directamente fuera de la caja y lejos del resto de componentes.