Gigabyte muestra cuatro de sus próximas placas de socket AM4

Gigabyte muestra cuatro de sus próximas placas de socket AM4

Rodrigo Alonso

Gigabyte mostró en el CES muchas novedades, y entre ellas un póker de placas base para socket AM4 preparadas para la nueva generación de procesadores AMD Ryzen y la séptima generación de APUs A-Series Bristol Ridge. Ésta línea de producto que incluye cuatro modelos cuenta con la AB350M-D3H en formato mitro ATX, la AB350-Gaming 3 de gama de entrada, la AX370-Gaming K5 de gama media-alta y la AX370 Gaming 5.

El modelo Gigabyte AB350-D3H busca cubrir las necesidades básicas, con un VRM de 7 fases, un solitario PCI-Express 3.0 x16 enlazado al socket AM4, un segundo PCI-Express 3.0 eléctricamente x4 enlazado al chipset B350 y un PCI «Legacy» que ya ni se usa. Incorpora eso sí un zócalo M.2 32 Gbps, seis SATA 3, audio HD de seis canales, Gigabit Ethernet, dos USB 3.1 (10 Gb/s), DVI, HDMI 2.0 y DisplayPort.

De una gama un poco más alta encontramos la AB350-Gaming 3, una placa que ya salta al formato estándar ATX y que destaca por su coloreado en negro y rojo, más al estilo Gaming. Para dar servicio a ésta placa hay que conectar un ATX de 24 pines y un EPS de 8 pines de la fuente de alimentación, aunque el procesador estará condicionado por el VRM de 7 fases. Cuenta con cuatro zócalos de memoria DDR4 y un PCI-Express 3.0 x16, además de dos iguales pero eléctricamente x4 y dos PCI-Express x1. A destacar su zócalo M.2 32 Gbps, seis SATA 3 (dos de los cuales en teoría tienen baja latencia), dos USB 3.1 y circuito de audio aislado del resto, además de todas las características más habituales.

Saltamos a la AX370 Gaming K5, una placa que ya no lleva la marca Gigabyte sino Aorus. Está basada en el chipset X370 que es el de más alta gama para este socket, pero sigue manteniendo su VRM de 7 fases así que no destacará por una buena capacidad de overclock. Los cuatro zócalos DDR4 están reforzados para soportar memorias RAM con disipadores pesados, tiene dos PCI-Express 3.0 x16 (que serán x8x8 si se usan ambos) y un tercer zócalo eléctricamente x4. Tiene también un zócalo M.2 32 Gbps, dos SATA-Express y ocho SATA 3, además de cuatro USB 3.1, seis USB 3.0 y circuito de audio aislado. Además el disipador del chipset tiene iluminación RGB.

Para terminar tenemos el modelo AX370 Gaming 5, también bajo el abrazo de la marca Aorus. Que no os engañe el nombre porque ésta placa es bastante mejor que la Gaming K5, pues para empezar su VRM ya es de 10 fases e incluye chokes de ferrita. La conectividad también se mejora añadiendo a lo de la anterior un puerto U.2, e incluye conectividad interna para cabezales USB 3.1 Type-C. Su tarjeta de red es Killer E2500, y además cuenta con iluminación RGB en casi toda la superficie de la placa.

Las fotos son cortesía de TechPowerUp.