[REVIEW] AMD Radeon R9 380X, el mejor rendimiento por 200€

AMD acaba de introducir en su catálogo las nuevas Radeon R9 380X, orientadas al Gaming a precio razonable en resolución 1080p e incluso 1440p. Potenciadas por la arquitectura Graphics Core Next que tantos buenos resultados le ha dado a los de rojo, éstas gráficas se benefician de todas las últimas tecnologías del mercado, incluyendo por supuesto DirectX 12, AMD FreeSync, Frame Rate Target Control, Virtual Super Resolution y en general toda la batería de tecnologías que AMD ha ido mostrando en los últimos tiempos. En el día de hoy os mostramos nuestro particular análisis de una de éstas nuevas R9 380X, concretamente del modelo Asus Radeon R9 380X STRIX.

AMD ha refinado el SKU de las anteriores R9 380 para crear ésta 380X, y todos los ensambladores de los de rojo ofrecerán modelos personalizados con Overclock de fábrica (como el que analizamos hoy) desde el día del lanzamiento. Como siempre, contarán con soluciones personalizadas de refrigeración, Overclock de fábrica y cualquier tipo de modificación que quieran realizar para mejorar el rendimiento.

Asus Radeon R9 380X STRIX -011

En cuanto al sector de mercado, las Radeon R9 380X se posicionan lógicamente por encima de las actuales R9 380, y pretenden competir con la tarjeta gráfica estrella de NVIDIA en la gama media, las GeForce GTX 960, unas gráficas que rondan los 200 euros en tiendas y que proporcionan una excelente relación de rendimiento en resolución Full HD por el precio que cuestan.

Cabe destacar que ésta gráfica es compatible con todas las nuevas tecnologías de AMD como hemos comentado antes, incluyendo las APIs Vulkan y DirectX 12, que se ha estrenado con Windows 10. Además, tiene soporte para monitores FreeSync, Virtual Super Resolution (permite emular resolución Ultra HD en monitores de menor resolución), y tiene la facultad Frame Rate Targeting Control que permite desde el propio software de AMD (que todavía es Catalyst Control Center, a la espera de que llegue Radeon Software muy pronto) establecer cuántos FPS como máximo queremos en los juegos. Una especie de sincronización vertical que podemos forzar desde el software a la tasa que queramos. Todas éstas novedades las tenéis explicadas en el artículo que hicimos sobre los AMD Catalyst Omega.

Como siempre, esperamos que nuestro análisis os guste y que os resulte de utilidad. Para leer el análisis completo podéis acceder mediante el siguiente enlace:

AMD Radeon R9 380X