Así es el sistema de refrigeración de las Microsoft Surface Pro 4

Escrito por Rodrigo Alonso

Los convertibles Surface de Microsoft son más bien pequeños ordenadores con formato de tablet. Pero claro, ya que integran componentes de elevada potencia necesitan un sistema de refrigeración activo, a diferencia de todas las demás tablets. En este artículo vamos a mostraros cómo es este sistema de refrigeración, concretamente de la Microsoft Surface Pro 4, y por supuesto a comentar nuestras impresiones.

Sin lugar a dudas, Microsoft ha tenido que realizar una auténtica obra de ingeniería para diseñar el interior de las Surface Pro 4, pues no solo han tenido que utilizar componentes potentes para que el resultado de rendimiento sea óptimo, sino que además han tenido que integrar estos componentes, su sistema de refrigeración, pantalla y batería en un dispositivo poco más grueso que una tablet. Una labor muy complicada que ha dado como resultado, si me lo permitís, una auténtica obra de arte.

Así es el interior de una Surface Pro 4 si le retiramos la pantalla.

Surface Pro 4 interior

Si os dais cuenta, en la esquina superior derecha se encuentra el SoC del dispositivo, elemento que genera prácticamente todo el calor. Microsoft ha optado por un sistema híbrido de refrigeración para la Surface Pro 4. Por un lado, se ha integrado una base de cobre que hace contacto directo con el procesador, y de éste salen dos heatpipes de cobre aplanado, uno que termina en un ventilador tipo blower y que según estimaciones es el encargado de refrigerar aproximadamente el 40% del calor que se general, y otro heatpipe que termina en una placa de cobre sin refrigeración activa.

Surface Placa grosor

Tanto los dos heatpipes como la placa de cobre están huecos por dentro, y Microsoft ha hecho uso de la tecnología de cámara de vapor en ambos extremos. Es decir, dentro del sistema hay líquido refrigerante que se evapora con el calor y circula por el sistema. El ventilador refrigera de manera activa su parte, mientras que la placa de cobre, alejada de los componentes que generan más calor a excepción, claro, de la batería, lo hace de manera pasiva. El resultado es un sistema de refrigeración híbrido bastante eficiente y silencioso que permite utilizar la Surface Pro 4 a máximo rendimiento de manera indefinida sin que el calor generado ponga en peligro los componentes internos.

Podéis verlo con mayor nivel de detalle en el siguiente vídeo publicado en el canal de Youtube de Sean Ong.

¿Qué os parece la manera en la que Microsoft ha implementado la refrigeración en sus convertibles Surface Pro 4? A nosotros personalmente nos parece una auténtica obra maestra teniendo en cuenta las limitaciones de espacio que tenía.

 

Continúa leyendo
  • Jimmy

    teniendo en cuenta que la parte de refrigeracion activa unicamente refrigere el 40% del calor generado no creo que una plaquita de cobre sea capaz que acabar con el 60% restante

    • MELERIX

      el cobre es uno de los mejores conductores de calor, así que si no lo refrigera lo disipa.

      • Jimmy

        por mucho cobre que sea la refrigeracion activa es infinitamente mas efectiva que la pasiva.

        Refrigerar: Hacer más fría una habitación u otra cosa por medios artificiales

        • MELERIX

          por ello, para ese tipo de equipos solo se necesita disipación activa para las cosas que realmente tiene un mayor TDP, resto puede disiparse perfectamente con disipación pasiva.

          • Jesús

            Habria que ver en un i7 a maximo rendimiento ejecutando varios programas potentes a ver que sucede