¿Qué pasa con la comunidad crowdfunding con respecto a Oculus?

¿Qué pasa con la comunidad crowdfunding con respecto a Oculus?

Rodrigo Alonso

Ya todos debéis conocer cuál ha sido la gran noticia de esta semana: la compra de Oculus VR, la empresa creadora de Oculus Rift, por parte de Facebook. Esto tiene muchas posibles «consecuencias» por llamarlo de alguna manera, pero nosotros nos vamos a centrar en una sola de momento: la comunidad crowdfunding. Más de 9.500 personas dieron su dinero para que Oculus Rift saliera adelante, y a día de hoy, tras dos versiones BETA, el dispositivo de realidad virtual todavía no está a la venta. Y ahora, ¿qué va a pasar tras la adquisición de la compañía por parte de Facebook? ¿Se acordarán de los 9.500 backers?

Hay que recordar una cosa: Oculus Rift ha tenido un éxito tal que ha atraído a gigantes como Valve, y evidentemente como Facebook. En su fase de crowdfunding, alcanzó la cifra de 2.437.429 dólares (aunque su objetivo eran 250.000 dólares) a base de aportaciones de los usuarios (backers), los cuales apostaron por este producto con su dinero personal esperando que pudieran verlo hecho realidad. Oculus VR ha lanzado dos versiones BETA de Oculus Rift, pero a día de hoy todavía no hay nada en el mercado, y tras la compra de la compañía por parte de Facebook no se sabe qué va a pasar, pero esas 9.522 personas estarán seguro en vilo a ver qué pasa con su dinero y con el producto por el que apostaron.

Oculus Rift Kickstarter

En parte es la parte mala del crowdfunding: los usuarios aportan su dinero con una esperanza, pero sin saber si realmente el producto llegará a algo, sin derecho a acciones de la empresa, y sin nada adicional mas que la posibilidad de poder comprar el producto que prometen. En cualquier caso, estos usuarios ahora han visto que la empresa vale más de 2.000 millones de dólares, y que este dinero irá para los creadores, Oculus VR, no para los usuarios que hicieron este proyecto posible.

La esperanza que queda es que una empresa del tamaño de Facebook podría lograr que, definitivamente, Oculus Rift se convierta en el futuro de los juegos. El tiempo lo dirá.