¿Problemas con el mando de Xbox One? Así puedes solucionarlos

¿Problemas con el mando de Xbox One? Así puedes solucionarlos

Rodrigo Alonso

El mando de la Xbox One es uno de los más populares, tanto entre los usuarios de la consola como es evidente, como en los de PC. Es muy cómodo, rápido y en general funciona muy bien, pero como todos los dispositivos electrónicos no está exento de problemas. Así pues, a continuación vamos a ver cuáles son los problemas más comunes del mando de Xbox One (vale también para el Microsoft Elite Controller) y cómo solucionarlos.

Si bien los mandos inalámbricos son mucho más cómodos que los que funcionan con cable, suelen ser bastante más problemáticos porque generan problemas de conectividad con bastante frecuencia. En esta guía de solución de problemas te vamos a enseñar lo que puedes hacer para arreglar tu mando de Xbox One, lo uses en consola o en PC.

El mando de Xbox One no se conecta

El problema más común es que el mando se niega a conectarse de manera inalámbrica, sea a la propia consola Xbox One o al PC si utilizas el adaptador inalámbrico que vende la propia Microsoft para ello. Antes de nada debes saber que si estás usándolo en PC, por algún motivo Microsoft limita el número máximo de mandos conectados al PC a 8, así que si tienes más, el noveno no funcionará.

Te parecerá improbable que nadie tenga 9 mandos en PC, ¿verdad? El problema radica en que puede que al desconectar un mando, se haya quedado «pillado» y cuando lo conectas de nuevo, lo detecta como si fuera otro mando aparte. Para ello, accede al Panel de Control de Windows -> Dispositivos e Impresoras y verifica si tienes más de un mando conectado.

Problemas mando Xbox

Si tienes ahí más mandos o adaptadores inalámbricos de la cuenta, evidentemente deberás eliminarlos.

El mando se desconecta constantemente

Si el mando conecta de manera normal pero se desconecta constantemente y tienes que volver a emparejarlo, es probable que haya un problema de alimentación, sea de la batería del mando o de conexión con el adaptador inalámbrico (recuerda no obstante que por defecto el mando se apagará automáticamente tras 15 minutos de inactividad). Asegúrate de que la batería está cargada, y por supuesto de que no estás a más de 10 metros del adaptador inalámbrico o de la consola.

Si tienes este problema, comprueba que la batería hace conexión correctamente con el mando, y prueba a limpiar los conectores tanto del lado de la batería como del lado del mando. Si los problemas persisten y estás en PC, comprueba que el adaptador inalámbrico esté correctamente conectado, y siempre puedes probar a enchufarlo en otro conector USB del equipo.

La luz del mando parpadea constantemente

Si pulsas el botón Xbox del mando y se pone a parpadear, normalmente indica que no está emparejado con la consola o el adaptador inalámbrico para PC. Esto puede suceder si por ejemplo has usado el mando en otra consola o con otro adaptador inalámbrico, ya que cada mando solo puede estar emparejado con un dispositivo al mismo tiempo.

Si tienes problemas para emparejar el mando de forma inalámbrica, siempre puedes conectarle temporalmente el cable USB para hacer el emparejamiento (eso no debería fallar nunca, ni en consola ni en PC, y si falla es que el dispositivo está defectuoso).

El mando de la Xbox no se enciende

Si el mando no se enciende, lo primero de lo que deberías asegurarte es de que la batería no ha pasado a mejor vida. Quita la cubierta trasera y sácale la batería para sustituirla por un par de pilas de formato AA para descartar que se haya estropeado el mando; si enciende con pilas, entonces está bien y el problema es de la batería.

Cubierta batería mando xbox

Si incluso cambiando la batería o poniéndole pilas sigue sin encenderse, es posible que se haya estropeado. De todos modos, prueba a conectarlo en este caso por cable para poder descartar este problema del todo.

Consejos generales si tienes problemas con el mando de Xbox

Lo primero de todo, es bastante importante que te asegures de que tienes el firmware del mando actualizado. En la Xbox One esto puedes comprobarlo en Sistema -> Ajustes -> Dispositivos y Streaming -> Accesorios, seleccionando el mando y luego Información del dispositivo, donde podrás ver la versión del firmware y actualizarla si procede.

En PC, debes ir a Accesorios de Xbox en Windows 10 y seleccionar el icono de los tres puntos bajo el mando. Igualmente, ahí saldrá la versión de firmware y si hay actualizaciones.

Actualizar firmware mando Xbox

Por supuesto, conectar el mando por USB casi siempre soluciona los problemas de conectividad, así que siempre tendrás ahí esa posibilidad como último recurso.