¿Por qué Intel no incluye disipador en sus procesadores K?

¿Por qué Intel no incluye disipador en sus procesadores K?

Rodrigo Alonso

Tanto Intel como AMD incluyen disipadores (llamados «de stock») en algunos de sus procesadores, pero ambos fabricantes tienen una visión y política bien diferente al respecto; mientras que AMD ha renovado toda su gama y tiene varias versiones dependiendo del TDP del procesador al que acompañan (y demostrando un rendimiento bastante decente), Intel mantiene su pobre disipador que, de hecho, no se incluye en procesadores «K» para overclocking. ¿Por qué adoptan esta política?

El disipador de stock que Intel incluye en sus procesadores sin K, no aptos para overclock, tiene un TDP teórico de 65 vatios, pero incluso con procesadores de bajo TDP resulta ser casi insuficiente salvo que la refrigeración activa y el flujo de aire de la caja sean muy buenos. Intel lleva lustros sin renovar su disipador, que a todas luces es insuficiente para los requisitos térmicos de los procesadores modernos, y de hecho ya no lo incluye en los procesadores K, aquellos con el multiplicador desbloqueado para poder realizar overclock de manera sencilla.

El disipador de stock de Intel es insuficiente

El primer motivo por el que entendemos que Intel no incluye su disipador de stock con los procesadores de la serie K es precisamente por su ineptitud a la hora de disipar el calor que generan. Este disipador de la marca consta de un mero bloque de láminas de aluminio en forma circular, sin ni tan siquiera un núcleo de cobre para favorecer la transmisión de calor desde el IHS del disipador, y refrigerado por un ruidoso ventilador de pequeñas dimensiones.

Intel-cooler-box

En la era de los procesadores Haswell Intel modificó ligeramente sus disipadores de stock, añadiendo un núcleo de cobre y elevando la altura y por lo tanto la cantidad de superficie de disipación de aluminio en pos de mejorar la refrigeración. Sin embargo el resultado fue igualmente desastroso, ya que estos disipadores apenas logran mantener a una temperatura aceptable los procesadores incluso en reposo.

Intel-cooler-box-cupper

Estos disipadores pueden ser «suficientes» para procesadores de bajo consumo, y aun así la temperatura es bastante elevada y llega casi a rozar los límites superiores de seguridad con el procesador a máxima carga. En nuestras pruebas, el disipador de stock de Intel con un procesador Intel Core i7-8700K en reposo alcanza los 60ºC con una temperatura ambiente de 24ºC, y en cuanto ponemos el procesador bajo carga, la temperatura se dispara y el PC se apaga por seguridad.

Obviamente, Intel no incluye el disipador de stock en sus procesadores K porque no sería capaz de mantenerlos a buena temperatura en ningún momento, obligando a los usuarios a recurrir a disipadores de terceros para poder refrigerar sus propios procesadores.

Costes, I+D y mercado, ¿por qué Intel no mejora sus disipadores?

Mientras que AMD ha invertido tiempo y recursos en diseñar su gama de disipadores Wraith, que incluso estando lejos de ser de lo mejor del mercado son suficientes para mantener cualquiera de sus procesadores a buenas temperaturas de funcionamiento (recordemos además que tienen 5 modelos diferentes incluso con iluminación RGB), Intel parece que no quiere emplear ni tiempo ni dinero en mejorar su gama de disipadores.

Gama disipadores AMD

Intel no está interesado en competir con AMD en cuanto a sus disipadores de stock; sus usuarios ya están acostumbrados a que cuando compran un procesador K de la marca tendrán que tener presupuesto suficiente como para añadir a su lista de la compra un disipador de terceros acorde, y la compañía parece contenta con ello.

Esto es extraño, ya que por presupuesto y capacidad a nadie le cabe duda de que Intel tiene un mayor potencial que AMD para desarrollar un producto adecuado para refrigerar sus procesadores; de hecho, en el pasado la compañía vendió -en conjunto con Asetek- un disipador de refrigeración líquida con radiador de 120 mm para algunos de sus procesadores, pero aquello quedó en el olvido y nunca más se supo.

Disipador AIO Intel

Evidentemente este proyecto de Intel quedó descartado, y parece que desde entonces la compañía perdió el interés por seguir por esos derroteros. Así pues, parece que la tendencia es y seguirá siendo que Intel no incluirá disipadores de stock en sus procesadores K, primero porque no quieren invertir en ello, y segundo porque incluir los disipadores que tiene en este momento sería absurdo ya que son a todas luces insuficientes.