¿Problemas con tu consola Xbox? Así puedes resetearla de fábrica

¿Problemas con tu consola Xbox? Así puedes resetearla de fábrica

Rodrigo Alonso

Ya sea porque estás teniendo problemas técnicos o porque por ejemplo quieres borrar todos tus datos antes de vender la consola, hay muchos motivos por los que podrías necesitar resetear tu consola Xbox a los valores de fábrica. En este artículo te vamos a contar cómo puedes hacerlo fácilmente independientemente del modelo de Xbox que tengas (por lo que se incluyen las Xbox One X y S y las nuevas Xbox Series X y S).

Antes de comenzar debes tener en cuenta que resetear tu consola Xbox a los valores de fábrica eliminará todas tus cuentas, partidas guardadas, ajustes, capturas de pantalla y todo lo demás. Todo lo que no esté sincronizado con tu cuenta Xbox Live se perderá irremediablemente, así que antes de proceder con el reseteo te recomendamos asegurarte de que tienes la cuenta sincronizada y que hagas una copia de seguridad de los datos que no quieras perder.

Devuelve tu consola a los valores de fábrica

Microsoft lanza nuevas actualizaciones de software de sus consolas de manera regular, así que antes de comenzar asegúrate de que has actualizado la consola a la última versión disponible. Esto se hace navegando a Configuración -> Sistema -> Actualizaciones y siguiendo el asistente que te guiará por el proceso automático de actualización.

Actualizar Xbox

Con la consola encendida, pulsa el botón Xbox del mando para acceder al menú. Navega a Configuración -> Sistema -> Información de la consola. En este momento verás precisamente información sobre tu consola, incluyendo su número de serie y demás.

Xbox Console Info

Dentro de esta opción, en la parte izquierda verás que tienes una opción llamada «Resetear consola», y tras pulsar sobre ello verás tres opciones.

Resetear Xbox

La tercera opción es Cancelar, y no hace falta explicar que esto anulará el proceso de resetear la Xbox, pero vamos a ver qué es lo que hacen las otras dos opciones:

  • Si pretendes vender la consola entonces querrás eliminar completamente cualquier información sobre tí, por lo que la primera opción (Resetear y eliminar todo) sería la opción que debes escoger. Esto eliminará todos los datos de la Xbox One X/S o Series X/S y restaurará la consola a los valores de fábrica, dejándola tal y como te la encuentras cuando la acabas de comprar.
  • Si por el contrario quieres restaurar la consola a los valores de fábrica porque te está dando problemas pero vas a seguir utilizándola, la opción de en medio (Resetear pero guardar los juegos y aplicaciones) puede ser una buena alternativa. Esto resetea el sistema operativo de la Xbox pero deja tus programas y juegos instalados intactos para que no tengas que volver a descargarlos.

Resetear Xbox consola

Dependiendo de qué opción selecciones, tu Xbox comenzará a eliminar los datos y restaurar todos los ajustes a los valores de fábrica. Recuerda que si decides resetear tu Xbox, esto puede llevar bastante tiempo, especialmente si tenías muchos juegos y aplicaciones instalados.

Si tu Xbox no funciona, la puedes resetear con un pen drive

Es posible que tu consola te esté dando problemas y que no puedas ni tan siquiera acceder a su sistema operativo, pero si es así no desesperes porque también la puedes resetear sin necesidad de acceder a ella. Necesitarás, eso sí, un pen drive de al menos 4 GB de capacidad y un PC con conexión a Internet para hacerlo.

Prepara el pen drive

Lo primero que debes hacer es conectar un pen drive USB de 4 GB mínimo en tu PC, y formatearlo en formato NTFS (esto es necesario para que funcione en la Xbox, ya que de hecho la mayoría de pen drives vienen formateados en FAT 32). Para ello, conecta el pen drive, ve a Equipo, pulsa sobre él con el botón derecho y selecciona Formatear. En la ventana que se abre selecciona NTFS bajo el desplegable «Sistema de archivos».Formato

Una vez que tienes el pen drive formateado en NTFS, deberás descargar el archivo «Restore to Factory Default» de la web oficial de Xbox. Descargarás un fichero comprimido en ZIP que con tiene todo lo necesario para restaurar tu consola, así que lo que debes hacer es descomprimir el contenido de dicho fichero ZIP en tu pen drive, de manera que la carpeta llamada $SystemUpdate y su contenido queden en la raíz de tu pen drive.

Prepara tu consola

Hay algunas cosas que debes tener en cuenta, aunque parezca obvio, antes de conectar el pen drive en tu Xbox. Primero, desconecta el cable de red si estabas utilizando conexión a Internet por cable (si conectabas la consola por WiFi puedes ignorar este paso). Segundo, asegúrate de que la consola está completamente apagada (y no en modo reposo) pulsando y manteniendo presionado el botón Power de la consola durante 10 segundos. Una vez que esté apagada, desconecta el cable de corriente y espera unos 30 segundos antes de conectarlo de nuevo (esto garantiza que se vacían de energía los condensadores de su fuente de alimentación).

Desconectar Xbox

Resetea tu consola Xbox con el pen drive

Ahora sí, tras desconectar el cable, esperar y volver a conectarlo, puedes conectar el pen drive que hemos preparado antes en uno de los puertos USB de la consola. Ahora, físicamente en la consola, deberás pulsar y mantener los botones EJECT y BIND («pairing, es el botón que pulsamos para sincronizar los mandos a la consola») al mismo tiempo y, con ambos pulsados, pulsa el botón Xbox de la consola sin soltarlos. Mantén presionados los botones EJECT y BIND durante al menos 15 segundos más.

Botones Xbox

En este punto deberías escuchar dos veces el sonido de encendido de la consola, separados por unos segundos. Cuando los oigas ya puedes soltar los botones, y solo debes esperar a que la consola arranque. Una vez que lo haga deberías ver que aparece un asistente de configuración, lo que significa que habrás reseteado tu consola Xbox con éxito así que ya puedes retirar el pen drive y comenzar a configurar la consola como si la acabaras de comprar (es probable que tengas que volver a sincronizar el mando).

Nota: Si tras 15 segundos pulsando los botones no has escuchado el sonido de arranque de la consola significa que el proceso ha fallado. Vuelve a repetir los pasos que te hemos descrito y asegúrate de que lo has hecho correctamente.