Cómo escoger el procesador más adecuado para tu nuevo PC

Aunque todo procesador es capaz de realizar la casi totalidad de operaciones que se le piden, hay modelos que están más enfocados a ciertos tipos de tareas. Hay modelos que, por su arquitectura interna, van más orientados hacia la posibilidad de realizar trabajo profesional con ellos. Y otros, por el mismo motivo, van más orientados hacia un uso más casual. En esta guía, hoy vamos a ver cómo escoger el procesador que necesitaremos para según qué tarea.

La función del procesador en nuestros equipos es la de realizar las operaciones matemáticas que se acaban transformando en acciones. Sin embargo, es la arquitectura interna de este la que determina qué tipos de operaciones son las que puede calcular mejor. Conceptos como el IPC de la arquitectura, la longitud de su pipeline, el número de núcleos que posee, son todos determinantes a la hora de decidir la orientación de un procesador a un tipo de mercado u otro.

Y es que no es lo mismo escoger un procesador orientado a un equipo ofimático que uno multimedia, uno para jugar o una estación de trabajo, así que por lo tanto vamos a dividir en estas secciones la elección del procesador para que sepas cuál es la opción más adecuada para ti dependiendo del tipo de uso que vayas a darle.

Escoger un procesador para la oficina

PC de oficina

Un procesador destinado al mercado de oficinas, no requiere generalmente de mucha potencia. Dado que el software habitual que se emplea en este tipo de entornos de trabajo, no suele ir destinado a realizar tareas muy complejas. Es por ello que en este entorno predominan los antiguos procesadores de 2 núcleos y 4 hilos (los antiguos Intel Core i3) o de 4 núcleos sin HyperThreading (Intel Core i3 modernos o APU AMD Ryzen 3).

Como vemos, en ambos tipos de procesadores predomina el uso de modelos con tarjeta gráfica integrada. Y es que, los sistemas para oficina no requieren del uso de tarjetas gráficas dedicadas para desarrollar sus tareas habituales. Las cuales no van más allá de mover el escritorio de Windows o del sistema operativo que estemos utilizando.

Obviamente, puede haber excepciones. Si el software que se emplea es uno de diseño como el MicroStation o el AutoCAD, es fácil ver equipos con procesadores de 4 o 6 núcleos. Pero esta proporción de equipos es baja con respecto al resto de lo que compone ese mercado. Y es que, este tipo de programas no suelen aprovechar demasiado el número de núcleos de los procesadores.

Procesadores para el mercado profesional

workstation

Con mercado profesional, nos estamos refiriendo a las estaciones de trabajo (workstations). En este mercado suelen predominar procesadores con alto número de núcleos e hilos. Esto se debe a que el software que se emplea es capaz de aprovechar las capacidades de paralelización de las instrucciones que suelen caracterizar a estos programas.

Programas como el Cinema 4D, 3D Studio, DaVinci Resolve y similares son famosos por generar procesos y por tanto cargas de trabajo que requieren el uso de una gran cantidad de núcleos e hilos de ejecución. De hecho, algunos de ellos son capaces de ayudarse para el cálculo en paralelo de las capacidades de las GPU en las tarjetas gráficas.

Sabiendo esto, no es de extrañar que este mercado sea el hogar de los procesadores de la gama HEDT de AMD e Intel. Modelos como los AMD Threadripper y los Intel Core iX. Procesadores con hasta 32 núcleos y 64 hilos. Y con capacidades para manejar gran cantidad de memoria RAM en sus placas base. Por tanto, a la hora de escoger un procesador para esta gama, esos son los modelos en los que os deberéis de fijar.

Escoger procesador para el PC de casa

escritorion gamer

El mercado doméstico es el que engloba la gran mayoría de procesadores destinados al, denominado, mercado de escritorio. De hecho, la mayor proporción de procesadores que se fabrican, van destinados a este mercado, pero en los últimos tiempos y gracias a internet mucha gente trabaja desde casa y por tanto su ordenador para trabajar también lo es para jugar.

Debido a que hoy en día muchas personas trabajan desde casa, cada vez hay más usuarios que combinan las necesidades lúdicas con las profesionales. Es en este segmento del mercado donde tienen cabida toda la gama Intel Core normal, así como la gama AMD Ryzen. Se caracteriza por ser un mercado donde lo que prima es la proporción precio/rendimiento. Y, en él, podemos hacer las siguientes distinciones:

  • Ordenadores destinados a tareas sencillas: procesadores con bajo número de núcleos, como las gamas AMD Ryzen 3 o Intel Core i3.
  • Ordenadores para jugar: procesadores con número de núcleos medios, como los AMD Ryzen 5 y 7 o Intel Core i5 e i7.
  • Ordenadores para trabajar: procesadores con alto número de núcleos, como los AMD Ryzen 9 o Intel Core i9.

Como podéis ver, el mercado de procesadores está muy segmentado. Y esto permite que los usuarios puedan encontrar el procesador que mejor se adapta a sus necesidades, ya sean por actividad y/o precio. Por tanto, escoger un procesador en esta gama va a ser muy sencillo, ya que se escogerá el que satisfaga las necesidades de su uso más exigente por parte del usuario.

No mires solo las nuevas generaciones de CPU

La informática avanza muy deprisa y si hablamos de hardware aún más, ya que te puedes encontrar con varias generaciones de procesadores de Intel y AMD compartiendo espacio en el mercado. Y hemos de aclarar que el hecho que una CPU sea más nueva que otra no significa que esta sea mucho mejor.

Muchas veces a la hora de escoger procesador te puedes encontrar con un Intel Core o un AMD Ryzen bajo un determinado precio que rinden mejor que los de nuevas generaciones a nuevos precios. Es más, si eres precavido y sabes como moverte entonces verás como en el mercado de segunda mano encontrarás verdaderas gangas. En especial si buscas un PC para su uso en bajo rendimiento, por ejemplo si necesitas un ordenador aparte para trabajar y no quieres mezclar ambas actividades en un mismo ordenador.

¡Sé el primero en comentar!