Amplía las capacidades de tu PC con los distintos tipos de tarjetas de expansión

¿Alguna vez os habéis preguntado para qué sirven todas las ranuras que hay en la placa base de nuestro PC? Estas ranuras están destinadas a que podamos usar las tarjetas de expansión en nuestro PC. Dado que el objetivo de estas es incorporar ciertas funcionalidades de las que carece nuestra placa base. Funcionalidades como mejores tipos de RAID. O compatibilidad con estándares o conectores antiguos, que ya no se implementan en ellas.

La gran suerte que tenemos los usuarios con las tarjetas de expansión, es que suele haber alguna para nuestras necesidades.

Tipos de tarjetas de expansión

Tarjetas de interfaz

En este tipo se engloban todas las tarjetas que se dedican a ampliar las interfaces de nuestro sistema. Hay tarjetas ATA, Bluetooth, FireWire, IDE, RAID, SCSI, SATA, Thunderbolt y USB. Es decir, añaden o complementan las que ya aporta de por sí nuestra propia placa base.

Por ejemplo, si queremos crear un RAID 5 pero la controladora de RAID de nuestra placa no admite ese tipo de RAID, deberemos de comprar una de estas tarjetas. De hecho, las placas base para los procesadores AMD Ryzen y Threadripper no permiten crear RAID 5 con su controladora integrada.

Tarjeta de red

En el caso que se le estropee la tarjeta de red a nuestra placa base, siempre podemos comprar una tarjeta de red adicional. Algo que sale bastante más barato que comprar una placa base nueva. Aunque también podríamos comprar una tarjeta de red diferente a la que viene incluida con la placa base. Por ejemplo, una tarjeta con ancho de banda de 2,5 Gbps, 5 Gbps o 10 Gbps.

Aunque, en estos casos, deberíais de aseguraros que la placa base admite todo el ancho de banda extra que va a soportar la nueva tarjeta de red.

Tarjeta de sonido

Aunque las tarjetas de sonido integradas en la placa base, hoy en día, son bastante capaces. Especialmente los modelos que montan los CODEC de gama alta. Una tarjeta de sonido dedicada siempre va a sonar bastante mejor que una tarjeta de sonido integrada.

También es verdad que, con el advenimiento de los auriculares con sonido surround virtual, este tipo de tarjetas está cada vez más en desuso. Lo que no quita que si, realmente quieres disfrutar de la música, juegos y películas, nada te va a dar mejor rango dinámico que una tarjeta de sonido dedicada.

Tarjetas capturadoras de vídeo

Este tipo de tarjetas, cuando se conectan de manera interna en un PC, también se consideran tarjetas de expansión. Dado que se conectan a través de un puerto PCIe (o PCI, en el caso de las más antiguas). Gracias a ellas, muchos de nosotros hemos podido ver la televisión directamente en nuestro ordenador. Sin embargo, para ese tipo de uso, hace tiempo que ya no se utilizan. No al menos como antiguamente.

Pero las tarjetas que se utilizan para hacer streaming y grabar partidas, son la nueva moda entre los usuarios gamers.

Tarjetas gráficas

Poco tenemos que comentar sobre las tarjetas gráficas en esta web. Pero sí, se las considera tarjetas de expansión dado que muchos procesadores y pacas base carecen de tarjeta gráfica integrada.

Y en caso de tenerla, no suelen servir para más que ver algunas películas. Y jugar a juegos que no requieran grandes capacidades por parte de la iGPU.

Antiguamente también se usaban tarjetas de expansión en las que se incorporaba un módem. Cuando eran necesarios para conectarse a Internet. O, incluso, una tarjeta decodificadora de vídeo, cuando los procesadores no eran los suficientemente potentes como para decodificar las películas. Pero, estos tipos son tan antiguos y están tan en desuso que no merece ni la pena mencionarlas.