Cómo limpiar un ventilador de PC para que quede como nuevo

Cómo limpiar un ventilador de PC para que quede como nuevo

Rodrigo Alonso

Inevitablemente, el polvo termina por depositarse en los componentes internos del PC, y esto incluye los ventiladores aunque siempre estén en movimiento. En este tutorial vamos a enseñarte cómo debes limpiar un ventilador de PC para dejarlo como nuevo, y casi más importante, sin dañar ningún componente del PC ni el propio ventilador en el proceso.

Antes de empezar, hay que dejar clara una cosa: si quieres que quede como nuevo debes desmontar y desconectar completamente el ventilador. Esto es así para poder limpiarlo por los dos lados, y a su vez para poder limpiar también ambas caras de la rejilla de ventilación sobre la que va instalado, ya que de lo contrario volvería a ensuciarse en seguida.

Dicho esto, vamos allá.

Cómo limpiar un ventilador

Si el ventilador está extremadamente sucio y lleno de hollín, antes de nada es recomendable darle con aire comprimido para quitarle la mayoría de la suciedad. Esto no dejará el ventilador perfecto pero nos ahorrará una buena parte del trabajo. Hazlo en un sitio bien ventilado, a ser posible al aire libre, ya que este hollín saldrá despedido por todas partes si lo haces.

Si no dispones de aire comprimido, una brocha limpia y seca puede ayudarte también en este proceso, dándole suavemente por todas sus aspas y por el marco.

Nuevamente hay que reseñar que esto debes hacerlo con el ventilador desmontado (al contrario de lo que sucede en la imagen de arriba), ya que de lo contrario esa suciedad irá a parar al resto de componentes del equipo.

Una vez que hemos logrado quitar la mayor parte de la suciedad, ahora debemos hacernos con un trapo de microfibra. Con el trapo extendido, lo colocamos sobre nuestro dedo índice, lo introducimos entre dos de las aspas, y hacemos que gire por toda la circunferencia del marco interno.

Este proceso hay que repetirlo en las dos caras para asegurarnos de que el marco ha quedado limpio por dentro. Una vez hecho, podemos limpiar el marco por fuera, que no tiene ninguna dificultad.

Una vez hecho esto, tenemos que asegurarnos de limpiar también las varillas que sostienen el ventilador al marco por todas sus caras, ya que ahí se deposita bastante suciedad.

Aprovechamos esto para limpiar también, todo con el mismo trapo, las aspas. Con mucho cuidado de no hacer demasiada presión, solo levemente ya que la mayoría de la suciedad la habremos quitado con el aire comprimido o brocha, y ahora tan solo estamos repasándolo para que quede perfecto.

Finalmente, la manera de que quede 100% perfecto es hacer un paso adiciona, que consiste en impregnar un bastoncillo para los oídos de alcohol (con alcohol sanitario vale, este tipo de plástico no se va a dañar por eso) y limpiar los bordes (filos) de las aspas, porque incluso ahí se suele depositar la suciedad.

Este mismo bastoncillo nos puede ayudar a llegar a zonas de las aspas o el marco en las que no llegamos bien con el trapo. Una vez hecho esto, ya tendremos el ventilador como nuevo y listo para que podamos volver a instalarlo en el PC.