Memoria RAM DDR, DDR2, DDR3, DDR4 y DDR5, ¿cuáles son sus diferencias?

Desde la implantación de la memoria RAM en formato DIMM, son muchos los tipos de memorias que ha habido en el mercado, pero desde el año 2000 son las memorias RAM DDR las que se han impuesto por encima de las demás. A continuación te vamos a contar qué diferencias tiene la memoria RAM DDR, DDR2, DDR3 y DDR4 desde su implantación en el año 2000.

Es cierto que la memoria RAM DDR y DDR2 está ya en desuso, y de hecho la memoria DDR hace tiempo que desapareció. La RAM DDR3 está ya descatalogada, pero todavía son muchos los equipos que la utilizan, mientras que la DDR4 está ya afianzada en el mercado desde su lanzamiento en 2014 y, actualmente, ya todas las plataformas la utilizan y se nos viene pronto la DDR5. Lo cual significa que llevamos ya dos décadas de memoria DDR y por tanto se trata del tipo de RAM para PC que más ha durado de la historia del hardware, pero cinco generaciones son suficientes como para que haya habido cambios importantes y evoluciones.

Pero vamos a ver qué diferencias encontramos entre la memoria RAM DDR, DDR2, DDR3 y DDR4 para que puedas aprender a diferenciar estos tipos de módulos.

Memorias DDR, DDR2, DDR3, DDR4 y DDR5: diferencias

Tipos de memoria RAM

DDR significa Double Data Rate, y básicamente significa que son capaces se realizara dos tareas de escritura y dos de lectura por cada ciclo de reloj de su controlador. Es por ello que si hablamos de por ejemplo memora DDR-4000 estamos hablando de una memoria que puede transmitir 4000 Megabits por pin de datos. En la actualidad todos los DIMM de memoria DDR son de 64 bits, por lo que su ancho de banda se obtiene de multiplicar la velocidad de transferencia por 64, dividirlo por 8 y multiplicarlo de nuevo por el número de canales que soporte nuestra placa base.

  • Memoria RAM DDR: lanzada en el año 2000, no empezó a usarse hasta casi 2002. Operaba a 2.5 V y 2.6 V y su densidad máxima era de 128 MB (por lo que no había módulos con más de 1 GB) con una velocidad de 266 MT/s (100-200 MHz).
  • Memoria RAM DDR2: lanzada hacia 2004, funcionaba a un voltaje de 1.8 voltios, un 28% menos que DDR. Se dobló su densidad máxima hasta los 256 MB (2 GB por módulo). Lógicamente la velocidad máxima también se multiplicó, llegando a 533 MHz.
  • Memoria RAM DDR3: este lanzamiento se produjo en 2007, y supuso toda una revolución porque aquí se implementaron los perfiles XMP. Para empezar los módulos de memoria operaban a 1.5 V y 1.65 V, con velocidades base de 1.066 MHz, pero que llegaron mucho más allá, y la densidad llegó hasta a 8 GB por módulo.
  • Memoria RAM DDR4: este lanzamiento se hizo de rogar y no llegó hasta 2014, pero a día de hoy es ya el más extendido. Se reduce el voltaje hasta 1.05 y 1.2 V, aunque muchos módulos operan a 1.35 V. La velocidad se ha visto notablemente incrementada y cada vez lanzan memorias más rápidas de fábrica, pero su base comenzó en los 2133 MHz. Actualmente ya hay módulos de 32 GB, pero esto también se va ampliando poco a poco.
  • Memoria RAM DDR5: Su lanzamiento comercial se produjo a finales en el 2021, llegará a anchos de banda de hasta 6.4 Gbps en sus modelos iniciales y va a ser la primera memoria DDR de doble canal en un solo chip. Además, su consumo bajará por la clásica reducción de voltaje, esta vez a 1.2 V y posteriormente se conseguirán velocidades más elevadas de hasta 10 o 12 Gbps con solo 1,1V. Su capacidad de almacenamiento máxima en un módulo de memoria es de 128 GB y tiene la particularidad de traer por primera vez la capacidad de variar el voltaje y con ello la velocidad de reloj dentro de la propia unidad DIMM.
    Este controlador se denomina PMIC y representa el mayor salto evolutivo en la memoria RAM de la historia por las capacidades que posee.

Diferencias físicas

Memorias DDR

Aunque estos cuatro tipos de memoria tienen formato DIMM y, en apariencia, pueden ser muy parecidos (de hecho todos miden 133,35 mm de largo), existen diferencias físicas fundamentales por las cuales nunca podremos conectar un módulo de RAM DDR en un zócalo DDR2, DDR3 o DDR4, y lo mismo para los otros con todos los demás.

Y es que todos los módulos cuentan con una incisión en la zona de los contactos que harán que no puedan conectarse en los zócalos de otra generación (y cuidado porque si haces mucha fuerte podrías romper el zócalo o el módulo de RAM).

Además, los módulos de memoria RAM DDR4 tienen la zona de contactos con una cresta en la zona central, no es completamente plana, aunque es algo innecesario porque la incisión tampoco nos dejaría conectar un módulo DDR4 en un zócalo de otra generación. Aquí podéis verlo con módulos físicos.

DDR5

Por último, cabe destacar que en cada generación el número de pines de contacto ha cambiado de la siguiente manera:

  • DDR: 184 pines (DIMM), 200 pines (SO-DIMM) y 172 pines (micro DIMM).
  • DDR2: 240 pines (DIMM), 200 pines (SO-DIMM) y 214 pines (micro DIMM).
  • DDR3: 240 pines (DIMM), 204 pines (SO-DIMM) y 214 pines (micro DIMM).
  • DDR4: 288 pines (DIMM), 256 pines (SO-DIMM). No existe ya micro DIMM DDR4.
  • DDR5: 288 pines (DIMM), 262 pines (SO-DIMM). No existe formato Micro DIMM

Las diferencias de la memoria RAM en rendimiento

CPU RAM

Las diferencias más obvias entre las diferentes generaciones de memoria RAM se encuentran en el rendimiento, ya que según ha ido avanzando la tecnología se ha ido mejorando paulatinamente, y este generalmente se ha ido doblando generación tras generación.

Así pues, hay una diferencia evidente entre la memoria RAM DDR3 y la DDR4 por ejemplo, y ya no solo en términos empíricos sino también en cuanto a las sensaciones que apreciamos los usuarios al utilizar un PC con una memoria u otra, si bien es cierto que también tiene que ver la mejora de rendimiento del resto de componentes, ya que el cambio de una generación a otra de RAM suele ir ligado a un cambio de plataforma completo.

No obstante existen casos como los Ryzen de AMD donde la capacidad de proceso depende de manera directa de la velocidad de la memoria RAM e Intel ha adoptado recientemente la misma filosofía. Por lo que la velocidad o ancho de banda pasa a ser un punto crucial a la hora de montar un sistema. Esto en combinación con la elección de una buena placa base que no soporte solamente un canal de memoria, ya que si es así vais a ver como el ancho de banda de la misma se ve reducido literalmente a la mitad.

Bien es cierto que hay que mencionar al IMC en este proceso, ya que por mucha velocidad que consigamos si no nos apoya esta parte de la CPU de poco nos va a servir. Además, el rendimiento no va simplemente ligado con la frecuencia si no con la latencia. Bien es cierto que el primero siempre va a primar sobre el segundo, pero no es menos cierto que el segundo si eleva mucho su valor y sobre todo aquellos settings terciarios entonces el rendimiento queda muy mermado dejando la mejora en agua de borrajas.

Por lo tanto, aunque se ha duplicado el ancho de banda, se ha aumentado sobremanera la frecuencia efectiva y más lo hará en el futuro realmente el cuello de botella sigue siendo el tiempo de acceso general y la propia latencia de la memoria RAM. En este aspecto vamos incrementándola como era de esperar y nada hace pensar que cambiará, pero el estatus quo se mantendrá a favor siempre que compense subir frecuencia frente a subir latencia.

El futuro es DDR6 y esta está actualmente en desarrollo, pero se esperan realmente pocas mejoras porque estamos inmersos en una carrera por el rendimiento puro y cuando DDR5 llegue a su máximo en apenas dos años este nuevo tipo de memoria debe estar lista para tomar el relevo, puesto que llevamos más de una década arrastrando a la memoria RAM como el eslabón más débil de la cadena y eso va a cambiar.

3 Comentarios