Ya están aquí los AMD Ryzen 7000, y este es nuestro análisis

Ya están aquí los AMD Ryzen 7000, y este es nuestro análisis

8.6
Rodrigo Alonso

Llevábamos mucho tiempo especulando y hablando sobre la próxima generación de procesadores AMD Ryzen 7000, y la nueva plataforma que trae bajo el brazo. Bien, pues el momento ha llegado, y en el día de hoy os vamos a ofrecer nuestro análisis de esta plataforma, concretamente con los integrantes Ryzen 5 7600X y Ryzen 9 7900X, el primero de ellos siendo el modelo más representativo para la gama media, y el segundo la punta de lanza de los procesadores tope de gama de la generación (es el segundo más potente, pero el que tendrá presumiblemente más ventas).

Cierto es que AMD llega prácticamente un año tarde, pero en esta nueva plataforma AM5 se integran muchas de las novedades que los fans de la marca estaban esperando, como la integración de la nueva generación de memoria RAM DDR5 (incluyendo su perfil EXPO) o el cambio de socket, pues como muchos de vosotros ya sabríais de antemano, AMD deja de utilizar el tipo de socket PGA para usar el LGA igual que Intel (para los menos duchos, esto significa que las «patillas» dejan de estar en el procesador para estar en el socket de la placa base).

Pero no adelantemos acontecimientos, y vamos a ver qué es lo que nos ofrece esta plataforma.

Especificaciones técnicas y características

AMD Ryzen 7900X y 7600X

 Ryzen 9 7950XRyzen 9 7900XRyzen 7 7700XRyzen 5 7600X
Núcleos / Hilos16/3212/248/166/12
Velocidad base4,5 GHz4,7 GHz4,5 GHz4,7 GHz
Velocidad Boost5,7 GHz5,6 GHz5,4 GHz5,3 GHz
Caché L216 MB12 MB8 MB6 MB
Caché L364 MB64 MB32 MB32 MB
PPT (Max Socket Power)230W230W142W142W
TDP170W170W105W105W
TjMax 95ºC95ºC95ºC95ºC
Máx. velocidad de memoriaDDR5-5200 MHzDDR5-5200 MHzDDR5-5200 MHzDDR5-5200 MHz
Precio (dólares)699549399299

Una de las mayores diferencias entre estos nuevos procesadores Ryzen 7000 y su competencia directa de Intel es que no cuentan con arquitectura híbrida. En seguida entramos en detalles sobre la nueva arquitectura Zen 4, pero de entrada estamos ante procesadores «convencionales» que, eso sí, presumen de una gran cantidad de núcleos físicos e hilos de proceso y, además, a velocidades nunca vistas hasta ahora (solo hay que fijarse en los casi 6 GHz del 7950X).

Por lo demás, tenemos claramente dos gamas, con los dos Ryzen 9 por un lado y su PPT de 230W y los Ryzen 7 y 5 por el otro, con su PPT de 142W. Todos ellos utilizan el nuevo zócalo AM5 que ahora es LGA1718 (es decir, tiene 1718 pines y en este caso están en el socket y no en el procesador) y son compatibles con memoria RAM DDR5 a 5.200 MHz de forma nativa, aunque como veremos también en breve, el perfil EXPO cambia un poco las cosas.

AMD Ryzen 7900X y 7600X

Según AMD, estas son las características más destacables de la nueva plataforma:

  • La arquitectura Zen 4 proporciona un incremento de IPC de hasta el 13%. Desde Piledriver, la ganancia de IPC se ha multiplicado por 2,42.
  • En procesado de un solo núcleo, la ganancia de IPC es del 29%.
  • Las frecuencias boost se han incrementado entre 600 y 800 MHz en comparación con la generación anterior.
  • Zen 4 se ha fabricado utilizando el nodo a 5 nm de TSMC, lo cual proporciona en una ganancia del 40% de rendimiento por vatio de media.
  • El nuevo socket AM5 (LGA1718) tiene soporte para PCIe 5, DDR5 y hasta 230W de entrega de potencia en el socket.
  • Nuevo die I/O a 6 nm, cuyas nuevas características incluyen gráficos RDNA 2, soporte para HDMI y DisplayPort, USB-C con DP Alt mode, decodificación de vídeo AV1, codificación y decodificación H.264/H.265 y un nuevo y sofisticado sistema de reducción de consumo para los Ryzen 6000 Mobile (Rembrandt).

AMD Precios

La nueva arquitectura AMD Zen 4

Entre 2017 y 2022, AMD ha tenido en sus manos nada menos que cuatro arquitecturas de CPU diferentes. Partiendo desde Zen / Zen+ a 14/12 nanómetros, Zen 2 fue su sustituta y trajo consigo una mejora del 15% de IPC con su diseño en chiplets y su litografía a 7 nm. Más tarde llegó Zen 3, que mejoró el IPC en un 19% de media y, a pesar de que mantuvo los 7 nanómetros, introdujo los complejos de 8 núcleos por primera vez.

Ahora en 2022 llega por fin la arquitectura Zen 4, que presume de seguir mejorando el IPC (en este caso en un 13%) con frecuencias que llegan a los 5,7 GHz, litografía TSMC a 5 nm, gráficos integrados RDNA 2 en algunos casos, y un notable aumento en la caché L2.

 Socket AM4Socket AM5
TipouPGALGA
Tamaño40 x 40 mm40 x 40 mm
Compatibilidad HSFCompletaCompleta
Número de pines13311718
MemoriaDDR4DDR5
PCIe24 carriles28 carriles
Interfaces de vídeo3 dedicadas1 dedicada
3 USB-C
Soporte USB4x USB 3.2 Type-A3x USB 3.2 Type-C
1x USB 3.2 Type-A
1x USB 2.0
AudioHDAHDA / Soundwire / DMIC

Son en realidad muchas las mejoras de esta nueva plataforma, y que sin duda justifican el cambio de socket; no vamos a abrumaros ahora con todas ellas, pero lo que debéis saber es que la mayoría son mejoras internas que, en última instancia, mejorarán el rendimiento del conjunto y le darán una mayor versatilidad al usuario final.

AMD Chipsets

Además, el hecho de que el die tenga el mismo tamaño, ha posibilitado que en la plataforma AM5 se pueda utilizar el mismo tipo de anclaje que en AM4; la traducción de esto es que según AMD, todos los disipadores de procesador que eran compatibles con AM4, lo serán con AM5, aunque como veremos más adelante esto en realidad no es del todo cierto.

AMD EXPO

EXPO es el nombre que AMD le ha dado a su tecnología para la memoria RAM DDR5 equivalente al XMP de Intel, que en resumidas cuentas es un perfil almacenado en la propia memoria RAM que nos permitirá hacer que funcione al máximo de sus posibilidades simplemente activando dicho perfil en la BIOS del sistema.

AMD EXPO

Dicho de otra manera, aunque la velocidad DDR5 base que soportan los nuevos Ryzen 7000 es de 5.200 MHz, con las memorias que porten perfil AMD EXPO podremos configurarlas a una mayor velocidad de manera sencilla y rápida, sin tener que andar tocando parámetros o haciendo pruebas de estabilidad (exactamente igual que XMP, vamos). En nuestro caso, las memorias que AMD nos ha enviado funcionan a 6.000 MHz gracias a este perfil.

Según el fabricante, EXPO proporciona una mejora de rendimiento de hasta el 11% en gaming a 1080p, y una buena noticia es que este perfil es completamente gratuito para los fabricantes, y no tendrán que pagar ningún tipo de regalía a AMD para poder implementarlo en sus memorias. Por este motivo, en la actualidad ya hay diversos kits de memoria RAM DDR5 «optimizados para AMD» que cuentan con perfil EXPO integrado.

Así son los Ryzen 5 7600X y Ryzen 9 7900X

Para poder analizar esta plataforma, AMD nos ha suministrado los dos procesadores que ya hemos mencionado, pero también una placa base ASRock X670E TAICHI y un kit de 32 GB de memoria RAM G.Skill TridentZ Neo.

AMD Ryzen 7900X y 7600X

Desafortunadamente, hemos de deciros que las memorias RAM nos dieron algunos problemas, pero por suerte el fabricante CORSAIR nos envió un reemplazo muy amablemente, por lo que las memorias RAM utilizadas en este análisis son las CORSAIR Vengeance RGB DDR5 optimizadas para AMD, un kit igualmente DDR5 a 6.000 MHz de 2×16 GB, por lo que el rendimiento será exactamente el mismo.

El resto del hardware utilizado ha sido un SSD TeamGroup Cardea A440 PCIe 4 de 2 TB, un disipador be quiet! Pure Rock 2 FX, y una fuente de alimentación CORSAIR RM1000i, todo ello montado en un banco de pruebas al aire.

AMD Ryzen 7900X y 7600X

Vamos ahora sí con los procesadores, que vienen en sendas cajas de cartón blando en cuyo exterior podemos ver únicamente la familia (Ryzen 5 7000 Series y Ryzen 9 7000 Series), pero que gracias a una ventana de plástico transparente podemos ver el IHS de cada uno de los procesadores, donde ya podemos ver el modelo. Por cierto, que el tamaño de la caja del Ryzen 9 sugiere que viene con disipador, pero no es así… solo hay una estructura de cartón en el interior. ¿Por qué? Buena pregunta, nosotros también quisiéramos saberlo.

AMD Ryzen 7900X y 7600X

Como es habitual, el procesador viene en el interior embutido en un blíster de plástico transparente, junto con una pegatina por si queremos adornar el equipo.

Ya fuera de la caja, aquí podéis ver los dos procesadores que vamos a proceder a probar en el día de hoy, con su nuevo diseño de IHS simétrico pero que parece tener «agujeros».

AMD Ryzen 7900X y 7600X

Ojo a esto, porque si pretendéis montar el procesador una vez y olvidaros no pasa nada, pero si sois de los que cada seis meses cambiáis de pasta térmica o si de vez en cuando os gusta ir probando distintos disipadores, debéis saber que estos agujeros son un cúmulo de exceso de pasta térmica.

En la cara opuesta ya no tenemos los pines puntiagudos característicos del socket AM4 (PGA), sino que es completamente plano y solo tenemos los contactos, ya que ahora el socket es LGA igual que Intel. Por cierto, resulta curioso ver que están literalmente partidos en dos secciones. Igual que en generaciones anteriores, tenemos dos pequeñas incisiones en el PCB y un triángulo dorado que nos indica cómo montar el procesador sin equivocarnos.

AMD Ryzen 7900X y 7600X

En la siguiente galería podéis ver la placa base que nos han enviado, un modelo tope de gama de ASRock que cuenta con todo lo que uno puede esperar de una placa base moderna de alta gama, incluyendo zócalos reforzados, circuito de audio independiente, una gran conectividad, etc… y lamentablemente, también un ventilador de pequeño tamaño que va dentro del disipador del chipset, y que honestamente hace bastante ruido cuando el equipo se calienta.

El socket viene con el mismo tipo de protector de plástico al que estamos acostumbrados en placas base de Intel, ya que ahora los pines están en el propio socket y es necesario protegerlos, debido a que el más mínimo golpe podría doblarlos y echar a perder la placa. El sistema de anclaje, por cierto, también es muy similar al de Intel, con palanca y todo, y como podéis ver, el sistema de retención para el disipador es exactamente igual que en AM4.

AMD Ryzen 7900X y 7600X

Si con las incisiones en el PCB del procesador y el triángulo todavía tienes dudas de en qué orientación deberías instalar el procesador, no te preocupes porque el propio socket también tiene los pines divididos en dos secciones, al igual que el procesador.

AMD Ryzen 7900X y 7600X

Aquí podéis verlo más de cerca. Entre esta «pista» y las protuberancias que encajan en las incisiones del PCB de los procesadores, es imposible equivocarse al instalarlo, vamos.

AMD Ryzen 7900X y 7600X

Vamos pues a instalar el primero de los procesadores para enseñaros el proceso; es tan sencillo como bajar la palanca y empujarla hacia un lado para liberar su mecanismo, que nos permitirá levantar la tapa. Luego colocamos el procesador con cuidado encima del socket, sin hacer ninguna presión, y asegurándote de que ha encajado perfectamente.

AMD Ryzen 7900X y 7600X

Hecho esto, bajamos con cuidado la tapa (que no golpee sobre el procesador) y devolvemos la palanca a su posición, quedando firmemente anclado en el sistema de retención.

AMD Ryzen 7900X y 7600X

Aquí nos topamos con el primer problema en esta plataforma. Como podéis apreciar, la placa utiliza el mismo sistema de retención que en AM4 con esas dos piezas de plástico negro que van atornilladas al backplate trasero.

AMD Ryzen 7900X y 7600X

¿Cuál es el problema? Pues mirad el backplate.

AMD Ryzen 7900X y 7600X

Si os dais cuenta, el backplate no se sujeta con los habituales 4 tornillos del sistema de retención del disipador, sino que también lleva otros cuatro tornillos más que son… los del sistemas de retención del procesador. Para que lo veáis mejor, en la siguiente imagen os marcamos en rojo los cuatro tornillos del sistema de retención del disipador, y en verde los cuatro del sistema de retención del procesador.

Backplate AMD

¿Y qué pasa con esto? Que si quieres quitar el backplate, también tendrás que desatornillar el sistema de retención del procesador.

AMD Ryzen 7900X y 7600X

Lo que esto supone es que cuando quieres instalar un disipador en esta plataforma AM5, solo serán compatibles aquellos que utilicen el sistema de retención de AMD y por lo tanto su backplate. Si el disipador lleva su propio backplate, como sucede en la inmensa mayoría de los disipadores de alta gama, no podrás instalarlo porque el sistema de retención del procesador quedará completamente suelto.

Es de suponer que dentro de poco los fabricantes de disipadores se percatarán de esto y añadirán una manera de poder atornillar el sistema de retención del procesador de AMD a sus propios backplates, pero por lo pronto lo que nos encontramos aquí es que AMD nos ha mentido, puesto que no todos los disipadores compatibles con AM4 lo son con AM5, sino solo los que utilizan su sistema de retención y backplate de serie.

Cabe la posibilidad de que este problema solo esté en esta placa base en concreto de ASRock, pero se lo hemos preguntado a AMD y no hemos obtenido respuesta por ahora (actualizaremos estas líneas cuando así sea). Como ya sabréis, Intel solucionó este problema desde el minuto 1 (así que no llegó a ser ningún problema), y todas las placas base de Intel tienen una chapita metálica por detrás en la que va atornillada el sistema de retención del procesador.

Backplate Intel

Esencialmente, este es el motivo de que no hayamos podido utilizar el disipador tope de gama que teníamos pensado usar en este análisis y hayamos tenido que optar por un modelo de gama media o media-alta, que es realmente un excelente disipador y muy digno, pero en el caso del Ryzen 9 7900X quizá no sea el más óptimo.

AMD Ryzen 7900X y 7600X

Recuerda que, como hemos mencionado antes, aunque arriba veas las memorias de G.Skill instaladas, nos dieron problemas y finalmente toda nuestra review, con ambos procesadores, fue realizada con las CORSAIR Vengeance RGB DDR5-6000 AMD Optimized.

Probando los Ryzen 5 7600X y Ryzen 9 7900X

Vamos ahora por fin a comenzar con las pruebas de rendimiento, y empezamos como siempre mostrándoos una captura de CPU-Z que nos va a mostrar el sistema (casi) completo, con su procesador, placa y memoria correspondientes.

Ryzen 5 7600X

7600X CPU-ZRyzen 9 7900X

7900X CPU-Z

Y comenzamos con los benchmarks con la prueba interna que tiene este mismo software, y que nos va a mostrar el rendimiento bruto de los procesadores.

Podemos ver un rendimiento bastante similar en la prueba de un solo núcleo, algo normal ya que la arquitectura de ambos procesadores es la misma aunque el 7900X tiene más memoria caché. Ya en la prueba multi hilo, lógicamente el Ryzen 9 es muy superior ya que cuenta con, literalmente, el doble de núcleos e hilos de proceso.

Para poner estos datos en perspectiva, el Core i5-12600K que es con el que compite el Ryzen 5 7600X obtuvo 771 y 7.218 puntos en esta prueba, quedando por encima del procesador de AMD, mientras que el Core i9-12900K que compite con el Ryzen 9 7900X obtuvo 815 y 11.360 puntos, superando en la prueba mono hilo pero quedando por debajo en la multihilo respecto al procesador de AMD. Podemos hacernos una idea, no obstante, de que estamos ante una competencia bastante ajustada.

Vamos a continuar con una de las pruebas más utilizadas para medir el rendimiento de un procesador, que es Cinebench, ya que se realiza el renderizado de una imagen a tiempo real y es aquí donde un procesador muestra todo su potencial. Comenzamos con Cinebench R20.

5.819 puntos para el procesador Ryzen 5 y 11.136 puntos para el Ryzen 9 son unas puntuaciones bastante abultadas a decir verdad, y que dejan a los procesadores Alder Lake-S de Intel en la estacada. Veamos qué obtenemos en Cinebench R23, su última versión.

1.959 puntos en la prueba single core y 14.181 puntos en la multi core para el 7600X, frente a los 2.010 puntos en single core y 28.379 puntos en multi core para el 7900X. De nuevo encontramos un resultado bastante parejo en la prueba de un solo núcleo, pero en la multi núcleo el Ryzen 9 se desmarca de nuevo obteniendo literalmente el doble, normal ya que tiene el doble de núcleos e hilos. Respecto a sus homónimos de Intel, de nuevo AMD vuelve a sacar una clara ventaja.

AMD fue el primero en incorporar la interfaz PCIe 4.0 en su arquitectura, y ahora con PCIe 5.0 vuelve a ponerse a la cabeza en innovación frente a Intel. Ahora bien, los SSD actuales siguen siendo PCIe 4.0, pero seguirá siendo interesante ver su rendimiento, y para ello utilizamos cómo no, CrystalDisk Mark.

El resultado ha sido un poco extraño a decir verdad, pues con el 7900X hemos obtenido una velocidad de escritura bastante por debajo de lo que debería y, sin embargo, al reducir las colas el rendimiento ha sido muy superior al obtenido con el 7600X. Achacamos esto al SSD empleado para esta prueba, pero lamentablemente no disponíamos de tiempo para probar con otro diferente para confirmar estos datos. Con todo, tanto el 7600X como el 7900X entregan un excelente rendimiento en los dispositivos de almacenamiento.

Veamos ahora qué rendimiento nos ofrecen estos dos procesadores en otras pruebas sintéticas pero más orientadas al gaming, como pueden ser los benchmarks de 3DMark. Comenzamos con 3DMark Time Spy para ver el rendimiento con DirectX 12 (recordemos que estamos utilizando una Radeon RX 6750 XT).

Aquí nos topamos con un rendimiento ligeramente superior en el 7900X, pero como referencia, con un Core i9-12900K y la misma tarjeta gráfica obtuvimos 13.764 puntos en esta prueba.

Vamos a ver ahora qué es lo que nos dice 3DMark Fire Strike.

Nuevamente obtenemos un resultado ligeramente superior con el Ryzen 9 7900X frente al Ryzen 5 7600X, aunque a decir verdad comparativamente el 7600X se está postulando como una apuesta más que segura para Gaming viendo estos resultados. Igual que antes, esta misma gráfica pero con un 12900K de Intel obtuvo 34.262 puntos, solo un poco por debajo de lo que hemos obtenido con el Ryzen 9, prácticamente igual de hecho.

Aprovechando que seguimos con 3DMark, vamos a realizar la prueba CPU Profile, especialmente diseñada para ver el rendimiento bruto poniendo el procesador al máximo de su capacidad.

Como es lógico, el Ryzen 9 nos ha dado un rendimiento muy superior al Ryzen 5, pero también hay que recordar que cuesta prácticamente el doble. Aquí el 12600K de Intel obtuvo una puntuación de 8.057 puntos en la prueba Max. Threads (que es la que utiliza todos los recursos del procesador y es la que más nos interesa), mientras que el 12900K alcanzó los 11.933 puntos, quedando de nuevo por debajo del Ryzen 9.

Hasta ahora, lo que hemos podido ver es que el Ryzen 5 7600X es igual o ligeramente inferior al Core i5-12600K, mientras que el Ryzen 9 7900X está resultando superior en todo al Core i9-12900K.

Vamos a continuar con la batería de benchmarks, y en este caso vamos a proceder a comprobar qué tal funciona la DDR5 en esta nueva plataforma AM5. Para ello, comenzamos con la habitual medición de Aida64.

El resultado que nos está arrojando este benchmark es algo nunca visto en AMD, y se nota tanto la integración de la DDR5 por primera vez, como una gran optimización en el controlador de memoria con el perfil EXPO activado. Comparativamente, el 12600K obtuvo 70.109 MB/s de lectura, 72.707 MB/s de escritura y 68.243 MB/s de copia, mientras que el 12900K obtuvo 73.536 MB/s de lectura, 73.386 MB/s de escritura y 69.655 MB/s de copia.

Sigamos con la RAM, en este caso con SuperPi en su test de calcular 32 millones de decimales del número Pi.

El resultado es asombrosamente bueno, aunque también se ve que esta DDR5 funciona bastante mejor en el Ryzen 9 que en el Ryzen 5. Comparativamente, el 12900K tardó 6 minutos y 59 segundos en la prueba, quedando por debajo incluso del 7600X.

Veamos ahora qué resultado nos arroja WPrime, que también calcula de forma intensiva decimales del número Pi pero utilizando otros algoritmos.

Aquí los resultados son incluso mejores, volviendo a demostrar que POR FIN AMD ha logrado solucionar los problemas con la controladora de memoria que llevaba sufriendo desde la era Bulldozer, y es que hasta la llegada de esta plataforma AM5 nunca había logrado ni tan siquiera acercarse al rendimiento de memoria que entregaba Intel.

La siguiente prueba de rendimiento para estos 7600X y 7900X es muy interesante, puesto que nos va a mostrar su desempeño en un escenario real. Se trata de WinRAR, y nos va a mostrar la velocidad a la que el sistema es capaz de procesar archivos comprimidos.

Nuevamente, tenemos un rendimiento excelente, donde además el 12900K empataría con el 7600X pero el 7900X lo deja muy pero que muy atrás.

Vamos a terminar con las pruebas sintéticas mostrándoos un par de benchmarks más en aplicaciones que nos muestran un rendimiento más general, y comenzamos con el rendimiento bruto que nos entrega CrossMark.

7900X CrossMark

La prueba sombreada es la del 7600X, mientras que la que está más colorida es la del 7900X. Podemos ver un rendimiento muy bueno en todos los sentidos, aunque obviamente el 7900X se muestra superior también en todos.

Ahora sí, la última prueba es la de Procyon, la suite de UL Benchmarks que nos muestra el desempeño del PC en tareas de ofimática.

Resulta bastante curioso que el Ryzen 5 7600X haya obtenido un rendimiento superior en esta prueba general que el 7900X, pero así son las cosas. ¿El motivo? Principalmente por la prueba en Word, aunque no alcanzamos a entender el por qué (puede que de algún modo se limiten los hilos de proceso en esa prueba).

Los AMD Ryzen 5 7600X y Ryzen 9 7900X en juegos

Por supuesto, los juegos son un apartado de lo más importante para la mayoría de usuarios que quiere comprarse un nuevo PC, así que vamos a realizar algunas pruebas con un puñado de juegos de última generación. Hemos elegido los mismos que utilizamos cuando analizamos la Radeon RX 6750 XT, ya que esa prueba la hicimos en el sistema Intel (con el 12900K) y, de esta manera, podemos comparar las diferencias.

En todos los casos hemos realizado las pruebas con los ajustes gráficos al máximo, y el dato que se muestra es la media de FPS obtenida. Cuando analizamos la tarjeta gráfica, lo hicimos en resoluciones Full HD, 1440p y 4K, pero en este caso, ya que lo que nos interesa es el desempeño del procesador y no de la gráfica (pues ya lo conocemos), hemos realizado la prueba únicamente a resolución 2560 x 1440. Este ha sido el resultado.

FPS juegos

Como podéis apreciar, ambos procesadores de AMD tienen un rendimiento bastante parecido al Core i9-12900K de Intel en todos los juegos, quedando el Ryzen 9 7900X por encima de sus contendientes en todos, y el Ryzen 5 7600X por debajo en algunos (pero en otros, sorprendentemente rinde más que el 12900K).

Consumo y temperatura

Tanto el consumo como la temperatura son siempre dos factores muy importantes cuando hablamos de procesadores, ya que de ellos depende la eficiencia y, en última instancia, la capacidad del procesador, debido a que cuando éste llega a su límite comenzará a hacer Thermal Throttling, reduciendo su frecuencia de funcionamiento para preservar la temperatura, y con ello su rendimiento.

El dato de temperatura lo hemos medido utilizando Ryzen Master en este caso, pero como siempre os vamos a mostrar el Delta de temperatura, es decir, la temperatura que nos muestra el software menos la temperatura ambiente, de manera que si esta última varía, el dato sigue siendo fidedigno y comparable en otras situaciones. El dato en reposo (Idle) lo hemos tomado con el equipo encendido durante 10 minutos sin hacer nada y hemos tomado la temperatura mínima, mientras que el dato de carga (Load) lo hemos tomado tras 10 minutos ejecutando Prime95, y hemos tomado la temperatura más elevada.

Recordemos que, a causa de los problemas con el sistema de retención del procesador, nos hemos visto obligados a utilizar un disipador de gama media, que aun siendo muy digno y de gran calidad, las temperaturas van a ser más elevadas que si hubiéramos podido utilizar un disipador tope de gama.

Temperatura

Podemos ver que con el be quiet! Pure Rock 2 FX el Ryzen 5 7600X se mantiene siempre a unas temperaturas bastante aceptables; sin embargo, con el Ryzen 9 7900X llega a su límite y es claramente insuficiente para mantenerlo a buena temperatura. Esto nos deja información interesante, porque este mismo disipador sí que podía manejar perfectamente un Core i9-12900K, y esto nos dice que el procesador de AMD se calienta BASTANTE. Si pretendes comprar un Ryzen 9 prepárate para comprar también una refrigeración de gama alta o tendrás problemas.

El consumo es un dato bastante cuestionado en los últimos tiempos, y precisamente AMD ha sido acusada muchas veces en el pasado de conseguir elevar el rendimiento a base de fuerza bruta, a costa de elevar mucho el consumo. Recordemos que el 7600X tiene un TDP de 105W mientras que el 7900X lo tiene de 170W, por lo que sin duda estamos ante consumos bastante elevados.

La medición la hemos realizado con un medidor de enchufe Efergy eSocket conectado a la toma de pared, y al que solo enchufamos la fuente de alimentación del banco de pruebas; esto significa que el dato de consumo muestra lo que consume el sistema entero, incluyendo procesador, placa, memoria RAM, SSD, gráfica, etc. pero no el monitor.

Igual que con la temperatura, el dato en reposo (Idle) ha sido tomado con el equipo mostrando el escritorio sin hacer nada durante 10 minutos, y hemos tomado el dato mínimo, mientras que el dato bajo carga (Load) ha sido tomado estresando el procesador con Prime95, pero no la tarjeta gráfica. Este es el resultado.

Consumo

El consumo en reposo de ambos procesadores es muy aceptable, especialmente teniendo en cuenta el hecho de que estamos utilizando un sistema de altas prestaciones y una fuente de alimentación con eficiencia 80 Plus Gold. Sin embargo, el dato de consumo bajo carga se dispara bastante, y aunque tampoco es excesivo, sí que nos muestra que sube y mucho. Si a esta situación en la que hemos medido le sumáramos la tarjeta gráfica funcionando a tope, fácilmente nos iríamos a más de 600W de consumo con el Ryzen 9, lo que nos obligaría a una fuente de 850W o incluso más.

Conclusión y veredicto

Estamos sin lugar a dudas ante uno de los cambios más importantes en el ecosistema de AMD de los últimos años. La nueva plataforma AM5 incorpora una enorme cantidad de mejoras y nuevas tecnologías, entre las que tras estar utilizando estos dos procesadores durante unos días sin duda debemos destacar el desempeño de la memoria RAM, pues lo consideramos su punto fuerte. Recordemos que desde la era pre-Bulldozer AMD siempre ha ido renqueando en este aspecto, y ahora con la inclusión de la DDR5 en su plataforma, por fin nos entregan un rendimiento muy digno (aunque llegan casi un año tarde, todo sea dicho).

CORSAIR Vengeance RGB DDR5

Llevábamos mucho tiempo esperando la nueva arquitectura Zen 4 de AMD y por fin ha llegado, con unas mejoras de rendimiento considerables sin lugar a dudas, aunque también a costa de altas temperaturas y consumo. También echamos de menos el hecho de que AMD no haya incorporado una arquitectura híbrida como ha hecho Intel, donde cuentan con núcleos separados de bajo consumo y de alto rendimiento para mejorar sustancialmente la eficiencia del sistema. Con todo, las mejoras sigue siendo notables, y está claro que AMD ha puesto sus esfuerzos en otros ámbitos en esta generación. Si lo veremos en la siguiente o no, el tiempo lo dirá.

Lo que sí está claro es que AMD ha hecho los deberes, y la sensación que nos han dejado estos Ryzen 5 7600X y Ryzen 9 7900X ha sido realmente muy buena. El 7600X tiene un PVPR de 299 dólares, que luego se traducirá en algo más de 300 Euros con toda probabilidad, pero con todo pensamos que va a ser casi seguro uno de los principales contendientes en el mercado del PC gaming gracias a su excelente relación prestaciones / precio… es el reemplazo natural para el 3600X, que hasta ahora era el rey del mercado.

En cuanto al Ryzen 9 7900X, nos entrega un rendimiento desatado con sus 12 núcleos y 24 hilos de proceso a 5,6 GHz, aunque esto es a costa de tener que mantenerlo «atado» con un disipador de altas prestaciones, y en un sistema con fuente de gama alta. Está claro que es un procesador pensado para sistemas de gama muy alta y así lo deja entrever su precio de 549 dólares (que luego serán 600 Euros o más), pero quien algo quiere algo le cuesta, y desde luego supone una buena mejoría en términos de rendimiento bruto.

En general, pensamos que AMD ha acertado de lleno con esta nueva plataforma AM5, y dejando de lado el problema que nos encontramos a la hora de poder instalar un disipador que tenga su propio backplate (seguimos pendientes de confirmar si esto pasa en todos o solo con esta placa de ASRock que nos enviaron para las pruebas), va a ser sin duda un duro competidor para Intel, especialmente y como siempre por su relación prestaciones / precio.

Por todo ello, consideramos que estos Ryzen 7000 se merecen nuestro galardón de Oro, así como nuestra recomendación tanto por su rendimiento como por su relación calidad / precio.

AMD Ryzen 5 7600X y Ryzen 9 7900X
Arquitectura Zen 4
Proceso litográfico 5 nm
Nº Núcleos 12 / 6
Nº Hilos 24 / 12
Frecuencia base 4,7 / 4,7 GHz
Frecuencia boost 5,6 / 5,3 GHz
TDP 230 / 142 W
Socket AM5
Chipset Compatible X670E

Lo mejor

  • Rendimiento excelente
  • Por fin la memoria rinde como debe en AMD
  • Excelente conectividad

Lo peor

  • Sistema de retención del procesador / disipador
  • Se calientan bastante
Rendimiento Gaming
9.5
Rendimiento Ofimática
9.5
Temperatura
8
Consumo
8
Precio
8.2

Puntuación global

8.6
¡DEJA TU VALORACIÓN!
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0
5 Comentarios