Análisis: Lenovo Yoga 730

Hoy en día, las tablets han ganado mucho terreno a los ordenadores y los portátiles al ser dispositivos más pequeños y portables. Sin embargo, estas tablets aún tienen un largo camino por delante para ofrecer las mismas funcionalidades que un buen ordenador portátil. Siendo conscientes del éxito de las tablets, y apostando fuerte por el mercado de los ordenadores portátiles, algunos fabricantes, como Lenovo, nos ofrecen alternativas 2 en 1, un equipo que puede funcionar como un portátil, y tiene la potencia de este, así como poder convertirlo fácilmente en una tablet y poder utilizarlo como tal.

Si buscamos un portátil de gama alta, y que también pueda funcionar como una tablet, entonces una de las mejores opciones que podemos tener es el Lenovo Yoga 730, el último 2 en 1 de este fabricante.

Indice

Características técnicas del Lenovo Yoga 730

El Lenovo Yoga 730 es un portátil convertible 2 en 1 que quiere abrirse hueco en el día a día de todos los usuarios, independiente de sus necesidades. Gracias a su diseño puede funcionar perfectamente como un portátil convencional o como una tablet pudiendo abrirlo hasta 360 grados.

Dependiendo del modelo exacto de portátil que elijamos el hardware puede variar, pero a grandes rasgos sus principales componentes son:

  • Procesador: Intel 8ª generación, hasta i7.
  • RAM: 8 GB DDR4 (con posibilidad de otros 8 GB adicionales DIMM).
  • GPU: NVIDIA GTX 1050 o integrada de Intel.
  • SSD PCIe (256 GB, 512 GB, 1 TB).
  • Pantalla: UHD 4K o FHD 1080p.
  • Altavoces JBL y compatibles con Dolby Atmos.
  • Wi-Fi AC 2×2.
  • USB 3.0, Thunderbolt C, HDMI.

La batería nos ofrece una duración de 9 horas en el modelo UHD o 11 horas en el modo FHD. En cuanto al sistema operativo, este portátil viene con licencia para Windows 10 Home.

Todo ese hardware podemos llevarlo siempre con nosotros en un peso inferior a dos kilos. Además, su hardware le convierte en una herramienta perfecta para diseño (gracias, además, al Lenovo Active Pen 2), así como un reproductor multimedia para ver películas y vídeos en 4K y un convertible para jugar gracias a la NVIDIA GTX 1050, aunque este no es su principal punto fuerte.

Análisis externo del Lenovo Yoga 730

El portátil 2 en 1 Lenovo Yoga 730 viene dentro de una caja de cartón rígido. En la parte superior de la misma, de color gris, podremos ver el nombre del modelo, “YOGA”, además del logo del fabricante. En la parte inferior de la caja, que podremos ver de un color degradado de rosa a naranja, podremos ver básicamente las especificaciones del portátil.

Cuando abrimos la caja lo primero que nos encontraremos será el portátil envuelto dentro de una tela protectora que lo protege de arañazos y del polvo durante el transporte, aunque no tiene protección contra golpes. Debajo del portátil también encontraremos dos comportamientos en los que vamos a encontrar distintos accesorios incluidos en este portátil.

Entre los accesorios incluidos cabe destacar el lápiz de Lenovo para poder utilizar este convertible para diseño, así como los manuales y el transformador del portátil.

Una vez sacado el portátil de la caja, le sacamos de la funda protectora y ya podremos ver el portátil en todo su esplendor.

Como podemos ver, el portátil es de color gris y cuenta con el logo, muy disimulado, de Yoga en la parte superior izquierda de la tapa. En la parte inferior del portátil tampoco vamos a encontrar mucho más que la pegatina de Windows 10, que nos indica que viene con una licencia para este sistema operativo.

El portátil es bastante fino y cuenta con dos bisagras que nos permiten abrirlo hasta 3650 grados, pudiendo convertirlo fácilmente en una tablet.

En los laterales nos encontraremos el botón de encender, el conector para el cargador y todos los puertos que nos ofrece, como los puertos USB 3.0, el puerto HDMI, un puerto USB-C y el puerto jack para cascos y micro.

Ya entrando en el interior del portátil nos vamos a encontrar con las pegatinas de Intel y NVIDIA, el trackpad, que ocupa una gran parte de la base del convertible, un lector de huellas para aprovechar al máximo Windows Hello y el teclado, que, por cierto, es retro-iluminado.

Podemos colocar la pantalla con la inclinación que queramos, ya que esta se mantendrá sin problemas, pudiendo utilizarlo igualmente tanto como un portátil normal como como una tablet.

Pruebas y rendimiento del Lenovo Yoga 730

El portátil Lenovo Yoga 730 viene con Windows 10 instalado por defecto, por lo que no tendremos que instalar nosotros manualmente el sistema operativo. Nada más encenderlo por primera vez veremos el típico asistente de configuración inicial de Windows 10 que nos hará una serie de preguntas sobre nuestro idioma, privacidad y nos permitirá crear un usuario para el sistema, asistente que completaremos antes de poder empezar a utilizar nuestro portátil.

Windows 10 viene con varias aplicaciones (conocidas como “bloatware”) instaladas por defecto, aplicaciones de publicidad que el fabricante instala en sus portátiles y que solo sirve para ralentizarlo y hacer que funcione mal. Para ser imparciales con las pruebas de rendimiento de este portátil, todas las pruebas se han realizado con la configuración por defecto, tanto de energía como de software (drivers, Windows, bloatware, etc) que trae nada más arrancarse el portátil por primera vez. Lo único que sí hemos hecho ha sido actualizar Windows a la última versión disponible: Windows 10 April 2018 Update.

Benchmarks realizados al Lenovo Yoga 730

Como siempre solemos hacer con todos los equipos, para probar el rendimiento de este portátil hemos utilizado las aplicaciones más conocidas para hacer pruebas de rendimiento. La primera de ellas es CrystalDiskMark, que nos permitirá medir el rendimiento del SSD de este portátil. La segunda de ellas, PCMark, para medir el rendimiento del portátil en determinadas tareas cotidianas, la tercera 3DMark, para ver cómo se comporta al mover juegos 3D, SuperPi, para ver el rendimiento del procesador, y AIDA64, para realizar otras pruebas de velocidad tanto en el procesador como en la memoria.

CrystalDiskMark

La primera de las pruebas que vamos a realizar es la de CrystalDiskMark, ya que será la que nos permitirá medir la velocidad del disco duro, o mejor dicho, SSD, incluido de base en este portátil. El rendimiento que hemos obtenido con esta herramienta, sin lugar a duda, es excelente, a la altura de lo que cabe esperar de un SSD PCIe 4x como el que incluye este convertible.

Lenovo Yoga 730 - CrystalDiskMark

PCMark

La segunda de las herramientas de benchmark que vamos a utilizar es PCMark. Esta herramienta pone a prueba nuestro ordenador en función a una serie de tareas que podemos realizar a diario con el ordenador, como navegar por Internet, utilizar aplicaciones ofimáticas, editar fotos, editar vídeo, etc.

Como es de esperar de un ordenador de gama alta, este es capaz de superar con éxito todas estas pruebas, incluidas las pruebas de edición de vídeo (aunque está un poco limitado en este sentido) y el trabajo a gran escala.

3DMark

Otra aplicación que no podía faltar en nuestras pruebas es 3DMark. Mientras que la herramienta anterior nos permite medir el rendimiento del ordenador en tareas cotidianas, esta nos va a permitir medir su rendimiento 3D, es decir, qué tal se comportaría con todo tipo de juegos y aplicaciones 3D.

El portátil incluye una tarjeta gráfica NVIDIA GTX 1050, por lo que, como es de esperar, aunque no es un ordenador gaming tope de gama, puede ejecutar juegos no muy exigentes, y a una resolución FullHD, sin problemas.

Los tests más básicos los ha superado sin problemas, aunque los tests más avanzados, como Time Spy y, sobre todo, Time Fire Strike Ultra, han supuesto un fracaso abrumador para este portátil con 2 FPS malamente.

SuperPI

Esta aplicación nos va a permitir medir el tiempo que tarda el procesador en calcular un determinado número de decimales de Pi, útil, por ejemplo, para comparar rendimiento entre diferentes procesadores.

Lenovo Yoga 730 - Super Pi

AIDA64

Por último, hemos utilizado AIDA64 para realizar distintas mediciones de velocidad tanto del procesador como de la memoria, pudiendo ver una comparativa aproximada entre el rendimiento de otros componentes para hacernos una idea de su rendimiento.

Conclusión y opinión personal de la tablet Lenovo Yoga 730

Sin duda, estamos ante un portátil 2 en 1 de gama alta, tanto por su hardware (procesador i7 Coffee Lake, 8 GB de RAM, gráfica NVIDIA GTX 1050), como en cuanto a prestaciones, y es que este portátil tiene una serie de características de lo más interesantes, como el lápiz incluido para escribir y dibujar en el convertible, la pantalla táctil, el lector de huellas o el teclado retroiluminado.

En cuando al funcionamiento del ordenador, este es capaz de adaptarse sin problemas a las tareas cotidianas, tanto personales, como puede ser navegar, o ver vídeos por Internet, como para un uso profesional, ya sea con ofimática o con bases de datos. Los puertos USB tienen una excelente velocidad de lectura y escritura, y la conexión Wi-Fi AC supera los 400 Mbps simétricos de nuestra conexión.

La retroiluminación del teclado nos ha parecido muy discreta y muy agradable, aunque no podemos decir lo mismo de la retroiluminación de la pantalla que, con el brillo al máximo, deja bastante que desear y, si hay mucha claridad, tendremos problemas para ver la pantalla. Eso sí, la pantalla tiene una calidad excelente y es muy nítida. El Stylus incluido con el portátil le da un valor añadido a este portátil, y es muy útil tanto para tomar notas como para dibujar con herramientas de diseño.

El principal inconveniente nos lo hemos encontrado a la hora de utilizar aplicaciones 3D. La verdad es que esperábamos mejor rendimiento con la tarjeta gráfica NVIDIA GTX 1050 que utiliza este portátil, pero la verdad es que en las pruebas de 3DMark no ha destacado para nada. Podremos utilizar este convertible para jugar sin problemas, eso sí, a juegos sencillos y no muy exigentes, o con los gráficos configurados acorde a la potencia del equipo.

Pros:

  • Hardware de gama media-alta.
  • Buena calidad de la pantalla.
  • Silencioso, y buen ventilado.
  • Diseño.
  • Portátil + Tablet 2 en 1.

Contras:

  • El brillo de la pantalla al máximo es bastante bajo.
  • Muy pocas (o nulas) opciones de ampliación sin desmantelar el ordenador entero (y obviamente quedándonos sin garantía).
  • La duración de la batería deja bastante que desear.
  • Muy justo para jugar.
  • Precio.

Por todo ello, hemos decidido dar al portátil convertible Lenovo Yoga 730 nuestro galardón de oro.

Puntuación Lenovo Yoga 730

Compártelo. ¡Gracias!