Gigabyte GA-B75-D3V

Gigabyte GA-B75-D3V

Miguel Ángel Rodríguez

gigabyte logo long

 

Orientados al mercado corporativo y para usuarios que buscan realizar largos periodos de trabajo delante del PC surgen los chipsets Q77, Q75 y B75 del socket 1155.

A nuestras manos llega la Gigabyte GA-B75-D3V con el chipset B75.

¿Pero que ofrece este nuevo chipset en comparación con el más conocido Z77?

El chipset Intel B75 Express está exclusivamente  diseñado para las pequeñas empresas ofreciendo soluciones más orientadas a  mejorar el desempeño informático, capacidad de administración y protección de la seguridad (o al menos eso nos dice Intel). Como uno de los más importantes apartados diferenciadores  implementa la solución Intel Small Business Advantage (SBA) que ofrece entre otras cosas las siguientes características:

  • protección de seguridad centrada en la empresa, como escaneos anti virus y copiado de datos de seguridad después del horario de atención
  • y bloqueo de unidades USB no deseadas para que el PC no las reconozca.
  • Además incluye la tecnología Intel de almacenamiento rápido que brinda un tiempo de arranque de sistema y carga de aplicaciones más corto, para ayudarle a acceder rápidamente a las aplicaciones que usa más frecuentemente.

Después de este breve recorrido por el chipset B75 y lo que nos aporta en relación con otros más conocidos como el Z77 pasamos a analizar la placa como tal

Especificaciones

Como siempre empezamos haciendo un breve repaso a las especificaciones de la placa tal cual las presenta Gigabyte en su web.

specs1

 

 specs2

 specs3

 

Más tarde tendremos tiempo de hacer nuestras valoraciones. pero ahora empezamos con nuestro punto de vista.

ANÁLISIS EXTERNO

NOMBRE

No empezamos muy bien cuando tenemos que pediros disculpas por el aspecto externo de la caja, pero esperemos que entendáis que la integridad física de la misma es algo que escapa a nuestra voluntad y lo más que hemos podido hacer es darle «un tirón de orejas» al mensajero que nos la entregó.

Fuera de comentarios anecdóticos cabe hacer un primer pequeño comentario al respecto. La caja de cartón es suave al tacto pero echamos de menos ciertos refuerzos en zonas claves de la misma que podrían haber propiciado una mejor recepción.

Fuera de este pequeño detalle, que no nos preocupa en absoluto, podemos observar exactamente el mismo estilo inconfundible que caracteriza al embalaje de todas las placas de Gigabyte, cajas recargadas con información tanto en la parte de delante como en la parte posterior y fondo blanco.

Hasta ahí todo normal.

Una vez procedemos a abrir el embalaje original nos encontramos de lleno con la placa base y justo debajo de ella el compartimento con los accesorios.

Por otro lado el contenido accesorio que acompaña a la placa no es ni mucho menos el que incluye Gigabyte con sus placas de gama alta y se limita, como podemos apreciar en la fotografía, a la guía de instalación, el manual de usuario, el CD de controladores y programas, la chapa trasera I/O y una bolsita con dos cables SATA 6.

Pero empecemos con los comentarios que nos sugiere la placa una vez sacada de su embalaje.

Un primer comentario es la disposición de las ranuras PCI-E. Si os fijáis en la primera foto existen «tan solo» dos zócalos o ranuras para poder alojar tarjetas gráficas que, desde nuestro punto de vista, es más que suficiente para los fines para los que está diseñada esta placa. Al estar diseñada para pequeñas y medianas empresas y con fines puramente de administración no cabe pensar que esta placa con el chipset B75 vaya acompañada con más de dos de estas ranuras…. es más podríamos decir que nos sobra una.

Pero volviendo a la disposición, si os fijáis entre una y otra PCI-E X16 y PCI-E X4 de la placa existe hueco suficiente para poder poner dos gráficas de doble slot o incluso de triple slot en CrossFire (el SLI no está soportado por esta placa) gracias a la separación entre ambas, pues entre las dos, el fabricante ha incluido dos PCI-E X1.

Por otro lado y usando la configuración más normal por los fines para la que ha sido concebida, es decir el mono-GPU, la gráfica debería ir instalada en la primera de las ranuras PCI-E que es en realidad la única PCI-E X16 pues la segunda ranura PCI-E x16 es eléctricamente hablando una X4.

Por supuesto tiene soporte para PCI-E 3.0 pero siempre que vaya acompañada de una CPU basada en el chip Ivy Bridge pues si la CPU es Sandy Bridge estará limitada por la propia arquitectura del chip a PCI-E 2.0.

Para hacer uso del Smart Response de Intel la Gigabyte B75-D3v monta una ranura mSATA que básicamente consiste en la utilización de un disco SSD de no mas de 64Gbs más o menos para utilizarlo exclusivamente con fines de lectura/escritura de cache para los discos duros principales. Con ello se incrementa el rendimiento de los discos más lentos de una manera bastante eficiente.

En lo que sí se nota que no estamos hablando de una placa de las denominadas «high-end» o gama alta, es en las conexiones traseras.

La placa viene jalonada con la típica conexión PS2 de la que hacen gala todas las placas Gigabyte que, aunque muchos dirán que está de más, más de una vez se agradece el uso de este puerto para usar el teclado en bios. Más de una vez nos hemos encontrado con dificultad para que la bios reconozca un teclado USB y para estos casos, la conexión PS2 es ideal.

Igualmente encontramos 6 puertos USB, dos de los cuales son USB 3.0, que aunque no es el número de conexiones que implementan las placas de gama alta se nos hace más que suficiente y más para el uso para el que esta placa está concebido.

En cuanto a las conexiones de video, aquí hemos de reconocer que echamos de menos un puerto HDMI, pues de hecho solo tiene soporte VGA y DVI.

Últimas fotografías de detalle que nos permiten, a su vez, hacer los últimos comentarios sobre el aspecto externo de esta modesta placa.

En primer lugar el detalle de las cinco conexiones SATA, de las cuales tan solo una es SATA 3, que a priori podría parecer insuficiente pero volvemos con la misma explicación. No olvidemos el bajo coste de la placa y, lo que es más importante, los fines para los cuales ha sido desarrollada.

A pesar de ser una placa «low-end» cuenta con algunos detalles que al fin y al cabo son de agradecer y que hoy en día no deberían faltar en ninguna placa. La bios dual debería ser ya algo normal para todo tipo de placas sobre todo por la tolerancia a fallos que nos ofrece en caso de un error en el flasheo de la bios o cualquier otro problema con la misma. Desgraciadamente aún hay algunos fabricantes que no lo considera algo normal.

A la derecha el chip de monitorización que a su vez es el encargado de la regulación de los ventiladores. Es el chip que incorpora Gigabyte en todas sus placas.

Y por último otro detalle importante que introduce Gigabyte en su B75-D3V es el conector USB 3.0 para el frontal de la caja (que se puede apreciar al lado del conector de 24 pines).

Desde luego podemos concluir que es una placa que no está plagada de detalles, pero sí es una placa cuyo diseño esta muy bien concebido y que cumple con creces el fin para el que se desarrolló el chipset B75.

LA BIOS 

Pocos cambios con respecto a la ya archiconocida bios de gigabyte. Pocos comentarios antes de pasar a las pruebas finales de testeo de la placa.

Volver a reseñar el acierto de Gigabyte con su famoso «Motherboard Intelligent Tweaker» (M.I.T) que permite condensar las opciones más importantes para poder monitorizar en todo momento el estado de salud del sistema con numerosos parámetros esenciales sobre los que poder trabajar.

Lo que más nos llama la atención es la carencia de parámetros sobre los que trabajar en relación con otras placas de gama alta como la que ya analizamos hace unas semanas, la X79S-UP5 WIFI. De hecho en esta placa no hay opciones para realizar ningún tipo de OC o por lo menos con las versiones «oficiales» de bios de Gigabyte.

Poco más que añadir que las pocas pantallas que os hemos puesto no puedan añadir.

EL TESTEO

Como siempre vamos a conocer en primer lugar el hardware con el que vamos a realizar las pruebas

componentes

 

Como podréis observar los más seguidores de nuestras reviews, el hardware empleado es el mismo que ya se realizó para hacer las pruebas de nuestra Cooler master Storm Scout 2.

 

  • Placa Base Gigabyte B75-D3V
  • Microprocesador intel i5-2500K
  • Memoria RAM Patriot Viper II Sector 5 PC3-16000 a 2000Mhz (2X2 GB)
  • Disco Duro SSD Corsair Force GT 240GB SATA 3
  • GPU PowerColor Radeon HD7870 VORTEX II
  • Disipador Noctua NH-D14
  • Fuente de Alimentación Corsair TX850W (no modular)
  • Caja Cooler Master Storm Scout 2

 

Y conociendo el hardware con el que testearemos nuestra placa empezamos nuestra batería de pruebas:

SUPERPI (VERSION 1.55) – 

Como todos sabéis, el número PI es un número que se pierde en una sucesión infinita de decimales y su cálculo puede llegar a ser verdaderamente extenuante para cualquier PC.

Los resultados arrojados con nuestra Gigabyte GA B75-D3v fueron los siguientes:

b75-d3v

Como hemos dicho en mas de una ocasión, este test pone a prueba exclusivamente un solo nucleo dentro de un procesador, por lo que los resultados entre un micro como el 2500k y una placa limitada como esta, no presenta grandes limitaciones con respecto a los resultados con equipos más potentes.

Con el WPRIME, que pasaremos ahora mismo, se podrá ver la diferencia real entre este 2500k y otros de mayor rendimiento com el IB 3770K.

WPRIME (VERSIÓN 1.55)

Aunque la versión más reciente de este programa es la 2.09, hemos querido usar la versión 1.55 que es la versión que se utiliza para subir los resultados de bencheo en la comunidad HWBOT.

b75-d3v

 

Con este test si que podemos conocer las diferencias reales entre un micro como el 2500k que hemos puesto a prueba en este test con todo un clase alta de Ivy-Bridge, el 3770K.

Si recapitulamos y volvemos al análisis que ya realizamos en su momento a la X79S-UP5 WIFI recordaremos que hicimos una comparativa entre el 3960X y el 3770K. Pues bien, los resultados que nos arrojaba el 3770K eran de 6,581 sgs y 201,72 sgs.

Si os fijáis, existe una diferencia de rendimiento brutal. estamos hablando de una diferencia de rendimiento 5 veces superior en el caso del 3770K.

WINRAR (VERSION 4.20)

Este benchmark nos permite medir el rendimiento de la CPU en función de la cantidad de KB que el micro es capaz de comprimir y descomprimir en un segundo. Los resultados fueron los siguientes:

 

b75-d3v

 

AIDA64 (VERSIÓN 2.70)

Es exclusivamente un test de memorias pero nos muestra claramente como se comportan los controladores de memoria internos en el procesador.

Los resultados que son analizados son los de la primera fila “Memory”, donde tenemos la lectura, escritura y copia, medidos en MB/sg, y la latencia, medida en nanosegundos.

 

B75-D3V

 

 

CINEBENCH ENCODING (VERSIÓN 11.5)

En esta prueba, lo que hacemos es renderizar una imagen totalmente con nuestro CPU. Se beneficia muchísimo del número de núcleos de la CPU y de las frecuencia de la misma.

 

B75-D3V

GEEKBENCH (VERSION 2.3.4)

 

 

 

PERFORMANCE TEST (VERSION 8.0 Build 1010)

Hablamos de un test, digamos todo en uno, en el que se evalúan más de un parámetro del PC y también nos parece bastante útil porque hace comparaciones con otras configuraciones subidas por otros usuarios.

El test nos arroja las siguiente cifras:

 

Finalizamos las pruebas de rendimiento de la CPU y comenzamos, siguiendo el orden establecido, con las pruebas de rendimiento 3D.

 3DMARK11 (VERSIÓN 1.0.3.0) 

A pesar de ser un test destinado a las tarjetas gráficas suele tener cierta incidencia el rendimiento de la CPU pues pasa dos pruebas generadas exclusivamente con dicha CPU.

 

B75-D3V

 

PCMARK 7 (VERSION 1.0.4)

 

B75-D3V

 

Los dos clásicos tests basados en DirectX11

 

UNIGINE HEAVEN (VERSION 4.0)

 

b75-d3v

 

UNIGINE VALLEY (VERSION 1.0)

Se trata del test que está destinado ha suceder al anterior. El mismo motor gráfico y por supuesto los mismos resultados comentados anteriormente.

 

b75-d3v

 

Y los benchmarks de 2 juegos sobre DirectX11

 

ALIEN VS PREDATOR

 

B75-D3V

 

CALL OF PRIPYAT

 

B75-D3V

 

Con esta prueba finalizamos las pruebas de rendimiento 3D para comenzar con el Análisis de Audio de la tarjeta integrada que presenta la B75-D3V.

Para ello hemos utilizado un programa llamado RIGHTMARK AUDIO ANALYZER. Procedemos a compararla con la integrada de la X79S-UP5 WIFI que ya tuvimos ocasión de analizar. Las pruebas como ya sabéis se realizan sobre el audio analógico, y como habréis podido comparar los resultados son prácticamente muy similares, mejorando levemente la de la placa con el chipset C606.

 

comparativa

 

Finalizamos nuestros tests con las pruebas de disco

HD TUNE PRO (VERSION 5.00)

 

 

En cuanto a OVERCLOCK no se han realizado pruebas pues, como os hemos dicho a lo largo de este análisis, la bios oficial del fabricante no da opción a ello. Obviamente el público objetivo al que va dirigida esta placa no busca un mayor rendimiento de la CPU, primando la estabilidad por encima de dicho rendimiento.

CONCLUSION.

Estamos ante una placa que, desde luego, no va a pasar a la historia por sus tirón hacia el gran público pero no es eso precisamente lo que ha buscado un fabricante como GIGABYTE.

GIGABYTE es consciente de que si quiere seguir estando a la altura de uno de los tres mejores fabricantes del mundo tiene que ofrecer soluciones para todo tipo de público en general. Y esto es lo que ha conseguido con la B75-D3v. Es una placa con un chipset poco conocido (no comparable con el tirón de los ya famosos Z68 o Z77) pero si buscas dentro de un publico minoritario como es el de las Pequeñas y Medianas Empresas sí que os podrán hablar del chipset del que hemos hablado hoy.

Con esta placa no se buscan conseguir altos rendimientos ni se buscan grandes puntuaciones en tests sintéticos (a lo mejor en ese sentido hemos pecado nosotros de metodistas); lo que sí busca es altas cotas de seguridad y estabilidad en PCs que tiene que estar operativos casi las 24 horas del día y cuya carga de procesador no es la que manejan las placas que ya conocemos. Una vez conocidos los fines para los que ha sido desarrollada esta placa es importante tener en cuenta el bajo coste de la misma por un lado, sin duda, porque no ofrece las mismas prestaciones que las placas de otros chipsets y otras exigencias y segundo porque lo que el fabricante busca es una compra masiva de las mismas aportando una solución para un gran número de personas de una misma organización.

PROS:

  • Gran rendimiento en proporción a su bajo precio
  • Bien diseñada para configuraciones Multi-GPU
  • Precio muy atractivo

CONTRAS:

  • Corta en conexiones SATA
  • Echamos de menos un puerto HDMI
  • Ningún detalle como botones de power y reset, Clr CMOS y pantalla de bugs.

Sin duda es una placa que para su precio tiene un gran rendimiento así que se merece nuestro galardón de plata.

recomendado

HZ - Plata2