Koogeek BP2

En el día de hoy os vamos a presentar un análisis muy particular, y es que aunque el producto del que os vamos a hablar se engloba dentro del marco de los “accesorios inteligentes”, hay que reconocer que no es algo que todos tengamos en nuestra casa: se trata del Koogeek BP2, un tensiómetro de brazo inteligente que nos permitirá medir nuestra presión sanguínea y pulso, pudiendo almacenar en nuestro smartphone distintos perfiles y conservar un histórico para tener una monitorización completa de nuestros parámetros de salud.

La salud es un tema que nos preocupa a todos -quien más, quien menos-, y con la llegada de los productos inteligentes interconectados la monitorización de los parámetros físicos y de salud no solo se ha facilitado de manera que ahora es sencillo que llegue a todos los hogares, sino que además se ha abaratado y mejorado muchísimo. Tal es así que, continuando con el tema del análisis que os mostramos hoy, ya no necesitamos un tensiómetro de brazo de los antiguos, en los que había que inflar a mano y medir las pulsaciones con un estetoscopio y un reloj -con las consecuentes imprecisiones en las medidas-.

Ahora podemos hacer esto de manera sencilla, literalmente pulsando un botón en nuestro smartphone, gracias a aparatos como el Koogeek BP2, el cual en pocos segundos nos medirá la tensión y el pulso y, además, lo almacenará en el histórico de nuestro smartphone (para lo que lógicamente tendremos que descargar una aplicación) que nos ayudará a llevar un control preciso y riguroso de nuestro estado, mostrando, claro, incluso gráficas y comparativas según el día o el momento que queramos.

Vamos allá.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

Según la web del fabricante:

No es sencillo interpretar estas características, la verdad, así que vamos a resumirlas diciendo que el tensiómetro de Koogeek está aprobado por la FDA (agencia del gobierno para la administración de alimentos y medicamentos), es capaz de tomar hasta cinco medidas por segundo, y gracias a su conectividad Bluetooth y WiFi es capaz de interaccionar con cualquier smartphone con sistema operativo Android o iOS gracias a su aplicación gratuita, gracias a la que podremos almacenar hasta 16 perfiles y guardar históricos completos automáticamente.

A destacar que el dispositivo cuenta con una batería recargable de 400 mAh que, según el fabricante, dota al aparato de autonomía para realizar unas 50 mediciones, que no está nada mal, y que se recarga mediante micro USB. Cuenta con una pantalla con iluminación azul y letras grandes que nos permitirá ver en directo la medición, y resulta ideal para personas mayores gracias a su tamaño.

Para terminar, a destacar su diseño compacto, con un cuerpo de aluminio de una sola pieza y un único botón para encender (tiene apagado automático) que facilita las cosas al máximo -por lo que repito que es ideal para personas mayores o que tengan poca idea de tecnología-. La correa, por cierto, es válida para brazos con grosor de entre 8,7 y 14,2 pulgadas, así que el rango de utilización es bastante amplio.

ANÁLISIS EXTERNO

Como es habitual en este fabricante, el Koogeek BP2 viene embalado en una caja de cartón duro de color neutro en cuyas caras tan solo encontramos el logo del fabricante.

Es en la parte trasera en la que podemos ver el aparato que contiene en su interior, junto con una breve descripción y sus características principales. También hay un código BIDI que nos llevará a la descarga de la aplicación para el smartphone de manera directa.

Abrimos la caja y lo primero que vemos es la parte electrónica del dispositivo, con su cuerpo de aluminio plateado y la pantalla LCD.

Junto con el dispositivo vienen los habituales panfletos que incluyen manual de instrucciones y garantía, así como un certificado de calidad.

También viene un cable micro USB a USB Type-A para poder cargar la batería.

Vamos a ver ahora sí el Koogeek BP2. Consta, como explicamos al principio, de un cuerpo de aluminio que va unido a la banda que cerraremos alrededor del brazo para proceder con las mediciones. Éste cuerpo tiene una pantalla LCD que, cuando lo encendamos, brillará con fondo azul para facilitar su visualización. Como podéis ver no hay botones ni puertos en el frontal.

En la parte superior sí que tenemos algunas cosas: el botón de encendido y el puerto micro USB para cargar la batería. Nada más porque no hace falta más.

Ya habéis visto en la foto anterior la banda, que viene enrrollada por debajo del dispositivo. Están lógicamente unidos pues el propio dispositivo tiene un pequeño motor que llenará de aire la banda para generar presión en nuestro brazo y así poder medir la tensión. La banda es rígida en la parte de arriba para tener la forma circular (pero permite meter el brazo perfectamente), y se queda fija mediante velcro.

TESTEO

Encendemos el dispositivo manteniendo presionado el botón superior de encendido durante tres segundos, y automáticamente la pantalla se ilumina en azul con el logo de Bluetooth y un indicador de batería.

Ahora tan solo tenemos que descargar la aplicación, o bien buscando por “koogeek health” en la App Store o Google Play o bien con el código BIDI que viene tanto en la caja como en el manual de instrucciones.

Después de introducir nuestros datos (debemos registrarnos, eso sí) pulsamos sobre añadir dispositivo y seleccionamos el KS-BP2.

Al pulsar sobre “enlazar los dispositivos” el proceso de asociación es automático y no tendremos que volver a hacerlo, ya quedará enlazado.

Ya tenemos el dispositivo listo para funcionar. Tan solo habrá que pulsar sobre el botón inferior (mal traducido) “Comenzó a” y el tensiómetro comenzará a funcionar. Lógicamente antes de hacer esto tenemos que colocárnoslo en el brazo.

Aquí podéis verlo puesto (es el brazo de mi mujer, porque yo tenía que sacar la foto, conste en acta).

Los resultados aparecerán en la pantalla del dispositivo durante 45 segundos, y después se apagará automáticamente.

Ahora ya tendremos los datos almacenados en la aplicación (y en el caso de iOS en la app de Salud integrada en el sistema operativo si queremos), en la que podremos tener un histórico con gráficas y así poder tener un completo control sobre la tensión y las pulsaciones en los días y momentos del día en los que queramos. Lo ideal, claro, es utilizar el dispositivo todos los días a la misma hora para tener un control fidedigno, pero eso ya cada cual sabrá.

CONCLUSIÓN

Si eres un usuario preocupado por tu salud, o si quieres hacerle un buen regalo tecnológico a tus padres o abuelos para que puedan controlar su tensión de manera sencilla, rápida y teniendo un absoluto control histórico, desde luego el Koogeek BP2 es un dispositivo ideal. Es muy sencillo de configurar como ya habéis visto (además solo hay que hacerlo la primera vez, las siguientes es abrir la aplicación, encender el dispositivo y darle al botón de comenzar), y realmente funciona a las mil maravillas entregándonos los datos de tensión y pulso de manera rápida y precisa (no tarda más de 30-40  segundos en todo el proceso).

El Koogeek BP2 tiene un precio en Amazon España de 69,99 euros, bastante ajustado teniendo en cuenta lo que nos proporciona a cambio y el precio de los tensiómetros tradicionales.

PROS:

  • Muy sencillo de configurar.
  • Facilidad de uso, idóneo para personas mayores.
  • Muy buena calidad de construcción.
  • Mediciones rápidas y precisas.
  • La batería le dura unos 50 usos (según el fabricante) y se carga en una hora.

CONTRAS:

  • Es necesario un smartphone y la aplicación para funcionar. No funciona de manera autónoma.

Por todo ello, creemos que éste Koogeek BP2 se merece nuestro galardón de Oro y nuestra recomendación por su rendimiento.

Compártelo. ¡Gracias!