Corsair AX850, fuente de alimentación 80 Plus Titanium y 100% modular

La fuente de alimentación es el corazón del ordenador, pues de ella depende el buen funcionamiento del resto de componentes, con el añadido de que es lo que protege todo nuestro sistema de posibles peligros eléctricos. Hoy os presentamos nuestro análisis de una de las mejores fuentes de alimentación de uno de los mejores fabricantes, la Corsair AX850, una fuente de alimentación de 850 vatios que es 100% modular, tiene certificación de eficiencia 80 Plus Titanium, y además está cubierta por 10 años de garantía.

Índice

Características y especificaciones técnicas

Estamos ante una fuente de alimentación que, a priori, lo tiene todo… o casi.

Para empezar, cuenta con certificación de eficiencia 80 Plus Titanium, lo que nos garantiza una eficiencia de hasta el 94% y de más del 90% en cualquier situación de carga. Además, tiene todas las protecciones deseables para salvaguardar la integridad de todos los componentes del PC, y no en vano está cubierta por 10 años de garantía con el fabricante, por lo que deben de estar muy seguros de su fiabilidad. Tiene, por supuesto, condensadores electrolíticos japoneses de 105ºC de la mejor calidad.

Tiene 850 vatios de potencia y conectores suficientes para dar servicio a sistemas de gama muy alta, pues incluye dos conectores EPS de 4+4 pines de CPU y en total seis conectores PCI-Express de 6+2 pines, siendo por ello compatible con configuraciones de varias tarjetas gráficas sin problemas. El cableado es, además, 100% modular para que no tengamos por medio cables que no utilizamos, aunque los cables no son planos y eso dificultará su canalización en cajas de reducidas dimensiones.

Tabla de potencia AX850

La fuente es capaz de entregar hasta 70 amperios de intensidad de corriente en su único y potente raíl de +12V, por lo que nuevamente vemos que es capaz de dar servicio sin problemas incluso a los procesadores o tarjetas gráficas de más alta gama del mercado.

Todo el sistema está refrigerado por un ventilador silencioso de 135 mm de diámetro con rodamiento dinámico líquido (FDB), y si bien su funcionamiento es PWM la fuente incorpora un botón por la parte trasera para habilitar el modo Zero RPM, que apaga el ventilador cuando el consumo está por debajo del 40% (unos 340 vatios) para que sea totalmente silenciosa. Por último, a destacar que cuenta con laterales magnéticos intercambiables para cambiar la estética de la fuente.

Esta, recordemos, no es una fuente de alimentación digital, y por lo tanto no es compatible con el software iCUE, por lo que no podremos configurar nada de ella.

Unboxing, análisis y primeras impresiones

Corsair hace uso del mismo tipo de embalaje que emplea en todas sus fuentes de alimentación, consistente en una caja de cartón rígido de color negro que ya por fuera muestra toda la información necesaria del producto, como marca y modelo, características, tabla de potencia, conectores, etc.

Al abrir la caja, sí que nos topamos con algo que no es lo habitual, y es que justo encima de la fuente de alimentación tenemos una caja de color negro que por dentro tiene el manual de instrucciones e información técnica, y por fuera encontramos los tres laterales magnéticos para darle un toque de color a la fuente. A la derecha, una bolsa con los conectores modulares y el cable de alimentación habitual.

Vamos a ver qué se incluye en la caja. Como también es habitual, Corsair incluye el cable de corriente europeo, bridas de velcro reutilizables, bridas de plástico, tornillos para anclar la fuente a la caja y una pieza metálica con adhesivo para adornar la caja con el logo de la marca si queremos. Tenemos también el manual de instrucciones y los tres laterales intercambiables que hemos visto antes.

Por supuesto, también tenemos la bolsa con los cables. En este caso, en lugar de venir todos apelmazados como pasa en muchas fuentes, vienen en compartimentos individuales y además rotulados para poder identificarlos rápidamente. Todo un lujo ya a nivel de presentación.

Los cables incluidos son:

  • 1x ATX 20+4 pines con doble conector a la fuente.
  • 2x EPS de 4+4 pines.
  • 3x PCI-Express, cada uno con dos conectores de 6+2 pines.
  • 4x SATA, cada uno con 4 conectores (16 en total).
  • 2x Periféricos, que incluye tres MOLEX de 4 pines cada uno.
  • 1x Adaptador de MOLEX a Floppy.

Vistos los accesorios y cables, es la hora de sacar la fuente de alimentación de su embalaje para poder verla. Tiene un tamaño ATX estándar con 160 mm de longitud, por lo que debe ser compatible con la inmensa mayoría de cajas para PC del mercado.

De construcción muy sólida, esta fuente de alimentación es bastante pesada y robusta. En el lateral que dará hacia fuera cuando esté instalada, tenemos el logo de Corsair y el modelo AX850 de la fuente en negro sobre color hueso, pero como ya sabéis, éste se puede tapar con los laterales magnéticos intercambiables. Así es como queda.

En la parte frontal tenemos los conectores modulares. Como se puede apreciar, el conector ATX está partido en dos conectores, para incrementar la seguridad.

En el lateral opuesto, tenemos la habitual etiqueta con la tabla de potencia y certificación de cumplimiento de normativas. Esta etiqueta, generalmente, se coloca en la parte de arriba de la fuente pero Corsair ha decidido colocarlo en el lateral que quedará oculto una vez tengamos la fuente instalada en una caja.

Y es que en la parte superior, donde normalmente va la etiqueta, Corsair ha decidido poner únicamente su logo, para un aspecto más elegante y minimalista que, desde luego, va a quedar mejor para la estética del PC que una etiqueta.

En el lado puesto tenemos, por supuesto, el ventilador de 135 mm destinado a refrigerar los componentes internos de la fuente de alimentación. En el centro, tenemos el logo de la marca en relieve.

Finalmente, nos queda ver la parte trasera, que es la que se verá desde la parte trasera del PC. Aquí tenemos el conector para el cable de corriente, interruptor de encendido y apagado, botón para encender el modo Zero RPM, y todo sobre una rejilla con entramado de panel de abeja para fomentar la refrigeración, dado que es por aquí por donde saldrá el aire caliente que empuje el ventilador. Una etiqueta que podemos retirar, por cierto, nos avisa que no nos asustemos si al encender la fuente el ventilador no funciona, ya que está programado justamente de esa manera como ya explicamos en las características.

Análisis interno

Vista por fuera, ha llegado el momento de «destriparla» para ver qué esconde esta fuente de gama alta en su interior. Para ello, debemos retirar cuatro tornillos con cabezal TORX en la parte superior, pero también tenemos que quitar las dos etiquetas laterales para poder acceder a otros cuatro tornillos de cabezal Philips, dos en cada lado.

Una vez retirada la carcasa superior, la del ventilador, ya podemos ver el interior. El ventilador es desconectable y tiene cabezal de dos pines no estándar que se conecta a una pequeña sisterboard, en la que también va conectado el botón Zero RPM de la parte trasera de la fuente. Esto significa que el ventilador no lo podremos sustituir por otro.

Resulta curioso que el ventilador, en este caso, no está fabricado por Corsair sino por OMG HUA, un fabricante chino. Es de 135 mm de diámetro y funciona a 12V, con una velocidad de giro máxima de 1600 RPM. Tiene 11 aspas bastante horizontales y muy juntas, por lo que generará una gran presión estática para refrigerar de manera efectiva todo el interior de la fuente.

Aquí tenemos por fin el interior de la fuente de alimentación. Como vemos, está todo muy ordenado y con muchos, muchísimos disipadores pasivos instalados por casi todos los huecos donde hay espacio para instalar uno, sinónimo o bien de que la fuente se calienta mucho, o bien de que Corsair ha querido asegurarse de que esté siempre en las mejores temperaturas de funcionamiento posibles.

Esta es la sisterboard de la que os hablábamos antes, que sirve para conectar tanto el ventilador como el botón Zero RPM y que incorpora la controladora PWM en ésta en lugar de en el ventilador.

Empecemos viendo la entrada de línea. Aquí Corsair ha instalado una toma de tierra a la carcasa externa, y bajo el plástico protector de esta zona encontraremos dos condensadores X, dos condensadores Y y una bobina de hilo de cobre, lo que garantiza que la energía que entra en la fuente ya está más que filtrada y limpia. Esto sirve para que los componentes de protección internos y el conversor AC/DC tengan el trabajo más fácil, y por supuesto que la potencia de salida que entrega la fuente es limpia y libre de ruido eléctrico a más no poder.

Esta fuente no tiene uno sino dos condensadores electrolíticos japoneses de 105ºC, fabricados por Nippon Chemi-com, uno de los fabricantes más afamados del país junto con Rubycon y Nichicon, y que nos garantiza el mejor rendimiento. Dos condensadores Tier 1, realmente no esperábamos menos de una fuente de este calibre y con eficiencia 80 Plus Titanium, y Corsair no defrauda utilizando lo mejor de lo mejor en sus componentes internos.

Encontramos una segunda sisterboard pegada a la primera, en la que Corsair ha instalado la mayoría de protecciones así que podríamos decir que es una sisterboard de control o de seguridad. Por cierto, que aquí también podemos ver el sobresaliente trabajo de soldadura que tiene esta AX850.

Los transistores tienen unos disipadores de aluminio pintados de negro de dimensiones considerables, para garantizar que trabajan a un buen rango de temperaturas.

Finalmente, aquí tenemos el conversor AC/DC junto al regulador de voltaje, como siempre totalmente cubierto de plásticos aislantes y, en este caso, con etiqueta del fabricante (si os fijáis son muchos los componentes que llevan etiquetas, sean de Corsair o sean del modelo o la potencia de la fuente).

Vista por dentro y por fuera, llegó la hora de poner a prueba esta fuente de alimentación.

Pruebas y rendimiento

Como siempre, lo primero que hacemos antes de instalar la fuente en un sistema es pasarle por el tester para asegurarnos de que los valores que nos da son correctos, ya que como sabéis, por una parte es peligroso abrir una fuente de alimentación como hemos hecho, y por otro, a veces los productos llegan mal de fábrica.

No es el caso, y por los valores que arroja el tester, esta Corsair AX850 nos ha llegado en perfectas condiciones de uso pues los valores que entrega están dentro de los márgenes buenos. Así pues, procedemos a instalarla en nuestro sistema y vamos a probarla.

Para empezar, Aida64 nos confirma que los valores de voltaje son más que correctos.

Para la prueba de carga, vamos a utilizar OCCT en su versión v5.4.2 con una carga de 10 minutos al máximo (CPU + GPU), con un minuto de reposo al principio y otro minuto al final. El equipo empleado incluye un procesador Intel Core i5-6600K overclockeado a 4 GHz en todos sus núcleos y una AMD Radeon RX Vega 64, una de las gráficas de mayor consumo del mercado.

Prueba con la fuente en frío

La siguiente prueba ha sido realizada con la fuente en frío, es decir, con el ordenador recién arrancado y con la fuente de alimentación prácticamente a temperatura ambiente. El resultado obtenido en la prueba ha sido el siguiente:

Si nos fijamos en los voltajes, las tres líneas que más nos interesan (+12V, +5V y +3.3V) son casi líneas rectas, con apenas variaciones independientemente de si el equipo estaba o no sometido a carga, lo que indica que el regulador del voltaje de la AX850 hace su trabajo de manera extraordinaria.

Prueba en caliente

En esta prueba, calentamos artificialmente, utilizando un secador de pelo, la fuente de alimentación para que su temperatura suba hasta los 50ºC (que es el límite al que el fabricante dice que entrega su mejor eficiencia). Ya sabéis que los componentes funcionan peor cuanto más caliente estén, y las fuentes de alimentación no son una excepción, así que en esta prueba nos encontramos ante el peor escenario.

Este ha sido el resultado:

El resultado es francamente fantástico, con unos voltajes nuevamente estables y dentro de los valores perfectos.

Conclusión y opinión personal

La Corsair AX850 es, seguramente, la fuente de alimentación más robusta y fiable que ha pasado por nuestras manos a día de hoy. Con 850 vatios de potencia con eficiencia certificada 80 Plus Titanium, componentes internos de la mejor calidad con unas soldaduras impecables y todos los sistemas de protección posibles, podemos estar seguros de que nuestro sistema de gama alta tendrá una energía limpia, segura y fiable. Además, con su cableado modular y su botón Zero RPM, todo con un tamaño ATX estándar, podremos integrarla en cualquier sistema sin complicaciones.

La única parte mala que le encontramos a esta fuente de alimentación es que los cables son bastante gruesos, por lo que quizá encontremos problemas a la hora de canalizarlos en cajas de pequeño tamaño.

PROS:

  • Robusta y con gran fiabilidad.
  • 10 años de garantía.
  • Cableado modular.
  • Componentes internos de la mejor calidad.
  • Regulador de voltaje con un rendimiento excepcional.
  • Certificación 80 Plus Titanium.

CONTRAS:

  • Cables bastante gruesos.
  • Precio por encima de los 200 euros.

Por todo ello, esta Corsair AX850 se lleva nuestro galardón de Platino, así como nuestra recomendación por su impecable rendimiento y fiabilidad.