Cooler Master Mastercase Pro 6

Mucho tiempo hacía que no visitaba Cooler Master nuestro laboratorio y después de varios meses lo hace por partida doble. En esta serie de reviews de Cooler Master empezaremos por una caja modular, como es el caso de esta Mastercase Pro 6, para terminar con una de sus últimas creaciones en refrigeración líquida como es el caso de la nueva Masterliquid 240.

En este caso las presentaciones sobran. Por un lado gracias a la gran variedad de productos que fabrica y sobre todo por la gran calidad de dichos productos y la gran demanda de sus productos que hace el usuario final. Sin ir más lejos, en el segmento de cajas, las famosas HAF o, si nos remontamos más atrás, las conocidas stacker, son cajas que ya se asocian con el fabricante solo con aludir a su apellido.

Pero vamos a volver al presente y vamos a presentar el nuevo modelo que Cooler Master ha puesto en el mercado que, con el nombre de Mastercase, está buscando darle una vuelta de rosca al tema de la modularidad. Comenzamos con las especificaciones de la nueva Mastercase Pro 6.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

Haz clic en la imagen para verla más grande.

ASPECTO EXTERNO

EL EMBALAJE

Con el paso del tiempo, la estética del embalaje de Cooler Master sigue siendo muy similar excepto en algunas ocasiones muy especiales. Los típicos colores oscuros de Cooler Master se han hecho ya famosos en los diseños de sus cajas. Igualmente la información que pone a su disposición que, dicho sea de paso, es bastante detallada.

En la parte delantera de la caja podemos encontrar el tradicional logo de Cooler Master junto con su nuevo lema “Make it yours” y el modelo de la caja. Jugando con la estética, tenemos fotos de un lateral y el frontal de la caja como si se encontraran en un segundo plano gracias al juego de los colores

En la parte trasera del embalaje encontramos una foto de la caja despiezada y lo más importante, las características más importantes de la misma con una breve descripción y en 8 idiomas diferentes incluido, como es normal, en castellano.

Pero una de las cosas que más nos ha gustado es como viene la caja embalada en su interior. Y lo que más me ha gustado es la bolsa de tela con las dos asas que incluye Cooler Master para proteger la caja. Por supuesto la bolsa la protege muy bien aunque para mi, curiosamente, lo que más me ha encantado es el uso de las dos asas para poder sacar la caja de su embalaje. Suena tonto, pero una de las cosas que más odio de analizar cajas es sacarlas de su embalaje teniendo en cuenta que vienen muy encajadas y extraerlas del mismo es misión imposible.

Gracias a las dos grandes piezas de poliespan, la caja se mantiene fija a la caja y poder dañarla o arañarla es muy complicado a pesar de posibles maltratos durante el transporte.

Además de la bolsa y de los dos grandes bloques que protegen a la caja, la misma viene flejada a los bloques para que su posible desplazamiento sea imposible. Sin duda hemos visto muy pocos embalajes tan seguros y tan mimados como hace Cooler Master en su Mastercase Pro 6.

EL EXTERIOR

Por fin terminamos de desembalar la caja y podemos apreciarla tal como es en perfecto estado. Estamos ante una caja con una estética muy habitual en Cooler Master, poco amiga de las estridencias excepto en series muy limitadas y casos muy particulares. El chasis, es de acero y los paneles auxiliares (panel frontal, superior y embellecedor trasero) son de plástico. El color es de un color gris oscuro-negro huyendo de las estridencias y apostando por la elegancia y sencillez.

En sí el chasis, gracias a su material y a la calidad de la construcción, se siente muy robusto y resistente, acompañando en este caso dos paneles también bastante gruesos que le confieren esa robustez de la que hemos hablado a la totalidad de la caja. El lateral principal cuenta con una gran ventana de metacrilato que ocupa casi el lateral completo por lo que los amantes de ver la caja en su interior están de enhorabuena.

Como podéis observar en nuestra primera foto del interior las formas son muy cuadradas y angulosas aunque los paneles que acompañan al chasis ya le dan a la caja esa sensación de modularidad que Cooler Master ha buscado en esta serie de cajas.

El otro lateral es totalmente sólido y sin ningún detalle reseñable.

Continuamos con la estética de esta caja y vamos a hacer una rápida visita a la parte inferior que viene caracterizada por las dos grandes patas que tienen como principal función la de elevar la caja los centímetros suficientes para permitir que pueda obtener del exterior el aire frio y poder refrigerar el sistema de abajo a arriba.

Además, si nos ocupamos de la parte inferior de la caja con más detenimiento podemos ver las cuatro grandes piezas de goma que permiten a la caja mantenerse firmemente asentada en la superficie sobre la que la pongamos.


Igualmente podemos apreciar el gran filtro extraíble que podemos encontrar justo a la altura donde se instala la fuente de alimentación para mantener constantemente refrigerado y libre de polvo dicho componente que es tan crítico en el correcto funcionamiento del sistema.

Vámonos a la parte opuesta de la caja, es decir, a la zona superior de la misma en la que encontramos un panel que recubre toda la zona y es totalmente extraíble. Además, la tapa se fija mediante cuatro grandes imanes, con lo que a la vez de que es fácil de quitar o poner, también se obtiene la ventaja de que queda bien fijada al chasis una vez colocada.

Pero esto no es lo único dado que el soporte donde se ponen los ventiladores está preparado igualmente para instalar una refrigeración líquida de 240 mm y además es igualmente extraible, con lo que se puede quitar de la caja para instalar dicha refrigeración con absoluta comodidad y posteriormente volver a fijarla a la misma con la refrigeración ya instalada.

Igualmente, desde la parte superior se puede acceder al panel de entrada/salida donde podemos encontrar distribuidos, de una forma totalmente simétrica, el botón de encendido debajo y encima los dos puertos USB 3.0, las conexiones de audio y auriculares así como el LED de actividad de disco duro y, totalmente a la derecha, un pequeño botón de reset. Yo personalmente echo de menos otros dos puertos USB bien sean 2.0 o 3.0, pero tan solo dos puertos se me hace insuficiente teniendo en cuenta la gran cantidad de componentes que hoy en día utilizamos para instalar en la parte frontal (teléfonos móviles, llaves USB, discos externos, cámaras de fotos…)

Vamos a conocer ahora con más detenimiento la parte delantera que tiene un frontal de plástico totalmente extraíble y nos permite conocer las posibilidades que la caja nos ofrece en esa parte. El panel se fija a la caja igualmente con cuatro grandes imanes que lo mantienen bien unido.

Podemos apreciar que en la parte superior tenemos posibilidad de utilizar dos bahías de 5 1/4 para poner unidades ópticas, rehobuses, o incluso depósitos para sistemas de refrigeración líquida aunque, a pesar de las posibilidades que se nos ocurren es cierto que este tipo de bahías está cada vez más en desuso y muchos fabricantes han optado por quitarlas. Por otro lado, no tiene mucho sentido utilizar esas bahías de 5 1/4 si posteriormente vas a poner el frontal de plástico encima (excepto si pones algo con lo que no vayas a interactuar habitualmente como el propio depósito del que os hablábamos). Por debajo de las dos bahías ya podemos intuir los dos grandes ventiladores  de 140 mm que el fabricante pone de serie en la caja.

El gran filtro antipolvo que lleva también es muy sencillo de quitar y por tanto de limpiar cuantas veces queramos. Y quitando el filtro ya podemos ver la parte frontal totalmente al desnudo.

Por cierto, en la parte de abajo del frontal encontramos la tira de leds que tendremos oportunidad de disfrutar en color azul o rojo según el modelo de la caja por el que optemos.

Vamos por fin a la parte trasera con lo que terminaremos el análisis externo de la caja tenemos una importante innovación por parte de Cooler Master y es que ha diseñado una especie de marco de plástico alrededor de la parte trasera que nos permite ocultar los tornillos de sujeción de las dos ventanas laterales y a la vez nos permite ocultar por dentro de dicho marco todos los cables que salen de la parte trasera de la caja para conectar periféricos tales como monitores, impresoras o el propio cable de red.

Por lo demás, la disposición de la parte trasera es la habitual de las cajas actuales con la fuente de alimentación en la parte inferior, seis ranuras de expansión y el ventilador de 120 mm en la parte superior.

Quitamos el panel lateral de ventana para conocer el interior de la Cooler Master Mastercase Pro 6 y accedemos por fin al interior de la caja.

EL INTERIOR

La caja tiene dos zonas muy bien diferenciadas las cuales están separadas por un panel de acero que además no es extraible por lo que,nos guste o no, vamos a tener que convivir con ese diseño por parte de Cooler Master.

La parte inferior está destinada a la fuente de alimentación y, como podéis ver en la foto de arriba, el fabricante apuesta por incluir una jaula que nos permitiría instalar dos discos de 3,5″. Por cierto, es en una de las bandejas de la jaula de abajo donde encontramos la caja de los accesorios. ¿Hacemos un pequeño receso y hablamos de ellos?

Entre los accesorios podemos encontrar todo tipo de tornillos, pasadores, bridas y tres adaptadores (uno para cada ventilador que viene de serie) del conector del ventilador a molex por si en la placa no hubiera conexiones diferentes.

Continuamos con la zona inferior donde instalamos la fuente de alimentación y donde encontramos dos prominencias en forma de carriles que mantienen elevada la fuente de alimentación sobre el suelo con el fin de que el aire que entra por la parte inferior de la caja tenga sitio suficiente para circular y refrigerar la fuente. Además tenemos el filtro antipolvo que ya os dijimos que es muy sencillo de extraer. Sin duda la fuente se mantendrá bien refrigerada en todo momento.

Además la instalación de la fuente se hace bastante sencilla porque se atornilla sobre una pieza extraible que después se coloca sobre el propio chasis.

De la jaula para dos discos de 3,5″ de la parte inferior que os decíamos anteriormente tenemos que decir que Cooler Master hace un gran esfuerzo a la vez que da un paso más en la innovación de las cajas. Dicha jaula, a parte de que puede ser extraida sin problemas, puede ser desplazada a la derecha (mediante un sistema de rieles) por si queremos utilizarla pero queremos montar un radiador triple en la parte frontal de la caja, e incluso tenemos la oportunidad de quitarla de la zona inferior y ponerla justo debajo de la jaula para tres discos que tenemos en la parte superior. La modularidad en este caso es una gran ventaja.

Desde la zona inferior a la superior tenemos dos grandes agujeros con embellecedores de goma que nos permitirán pasar los cables de la fuente de alimentación desde la parte inferior hacia la placa. Y justo a su izquierda dos bandejas para instalar, si lo consideramos oportuno, dos discos de 2,5″. Si os fijáis en las fotos de abajo las bandejas para instalar los discos de 2,5″ ya vienen acompañadas de sus correspondientes huecos para poder pasar los cables SATA y de alimentación a la parte trasera de la caja.

Por fin vamos a la zona superior y en el primer punto donde nos vamos a parar es en la zona de la derecha donde encontramos las dos bahías de 5 1/4 y la jaula para poder instalar tres discos de 3,5 o 2,5″. Es muy importante dejar claro que ambos accesorios son muy fáciles de extraer con que el interior de la caja quedaría aún más diáfano y el flujo de aire sería aún mayor al encontrar menos obstáculos.

Si quitamos las sujeciones para los dispositivos de 5 1/4 y la jaula para discos de la zona de la derecha, como hemos dicho anteriormente, podremos poner sin problema un tercer ventilador de 120 o 140 mm y además ganamos muchísimo espacio, por ejemplo, para poder instalar tarjetas gráficas del tamaño máximo conocido pues pasaríamos de poder poner GPUs de 296 mm a poner GPUs de hasta 412 mm. Tamaño que, si no me equivoco, aún no tiene ninguna tarjeta gráfica del mercado.

Una vez extraídos dichos accesorios podemos apreciar con más nitidez los ventiladores que vienen de serie y podemos ver el hueco que queda para instalar el tercer ventilador si lo consideramos oportuno.

Los dos ventiladores que pone Cooler Master de serie en la parte frontal son del propio fabricante y con su número de serie (DF1402512SELN) podemos saber que son de 140 mm de hasta 1200 RPM y con una nivel de ruido máximo de hasta 19 dbA, con lo que podemos concluir que son bastante silenciosos. Los conectores a la placa son de tres pines.

En la parte superior ya os decíamos que la estructura para poder fijar el radiador es totalmente extraíble por lo que la sencillez es una de las grandes ventajas a la hora de montar dicho radiador. Se pueden instalar, en la parte superior, radiadores dobles bien de 120 mm o 140 mm y entre la estructura y hasta donde llega la placa hay bastante espacio por lo que los ventiladores del radiador pueden ir por dentro de la caja sin que entorpezcan la instalación de, por ejemplo, el cable de alimentación de la CPU.

En la parte trasera poco que decir, el típico ventilador de 120 mm que se utilizará para extraer el aire caliente generado por el procesador en el interior de la caja.

La zona donde se instala la placa es bastante diáfana por lo que es muy sencillo trabajar en ella. En ella destaca el gran hueco que hay para poder cambiar el disipador de la placa sin necesidad de quitarla podiendo acceder desde la parte de atrás al backplate de dicho disipador. Este hueco, ya se ha convertido en un clásico dentro de las actuales cajas. E igual de clásicos son los huecos recubiertos de goma que se han abierto en la parte derecha para poder pasar los cables que vienen desde la parte trasera para conectarse a la placa.

Nos vamos a la parte trasera de la caja y una de las sensaciones que primero nos produce al echar un vistazo es la gran cantidad de espacio que haya para esconder los cables así como las facilidades que concede el fabricante para tenerlos ordenados si queremos. En conclusión, la gestión del cableado de esta caja es otro de sus puntos fuertes. Uno más a introducir en la larga lista de esta magnífica caja. Entre la bandeja de la placa base y el panel lateral hay unos 3 cm preciosos que nos permiten dejar cómodamente todo el cableado sin que entorpezca después a la hora de cerrar la caja.

Y por si estro fuera poco, el fabricante ha puesto a nuestra disposición una serie de velcros para que podamos sujetar elegantemente los cables y dejarlos totalmente ordenados facilitándonos la ordenación de los mismos.

EL MONTAJE

El montaje es extremadamente sencillo aunque, como ahora veréis, hemos encontrado algunos pequeños fallos aunque no restan la gran calidad de esta caja.

Sin duda, la gran cantidad de huecos y el gran espacio en la parte de atrás nos permite hacer una instalación limpia de cables, principal objetivo de los fabricantes de cajas. Si quitáis las bahías de 5,25 y la jaula de discos de 3,5, podéis ver que queda un espacio brutal que, como os decía más arriba, nos da la opción de poner cualquier tarjeta gráfica del mercado. Igualmente, tanto espacio posibilita poner un radiador triple en la parte frontal sin ninguna dificultad. Como podréis observar, la modularidad de la caja nos permite múltiples combinaciones.

Además, otra de las ventajas de poder eliminar la jaula de discos y las bandejas de 5,25 es, sin duda, la de facilitar el flujo de aire con lo que los componentes del sistema, sobre todo procesador y GPU, salen muy beneficiados.

La zona de la fuente de alimentación es la que quizás me ha dejado un poco decepcionado. No por espacio que puedes poner cualquier fuente del mercado, no por diseño que le han puesto un para de elevaciones para que se eleve en un centímetro respecto del suelo y pueda coger el aire y no en cuanto a gestión de los cables gracias a los dos huecos que tiene la plataforma para poder pasar los cables de la GPU. En todos esos aspectos quedamos francamente contentos pero el “pequeño pero” es puramente estético y es que hubiera agradecido que pusieran un pequeño embellecedor o puerta (como hicieron con las Cosmos 2) para que los cables sobrantes que quedan al lado de la fuente no se vean.

CONCLUSIÓN 

Sin duda estamos ante un grandísimo fabricante de cajas y sus últimas creaciones no pueden ser mediocres. El problema es que innovar en el mundo de las cajas de PC es extremadamente complicado porque está todo inventado (o casi todo). Y este caso no es una excepción. Alguna mejora como el hecho de poder extraer el accesorio superior de la caja para montar la líquida sin necesidad de pasar incomodidades cuando lo tienes que hacer desde la caja. En fin, no podemos decir que nos haya impresionado si bien es cierto que, como so decía antes, es complicado innovar en este tipo de hardware.

Desde el punto de vista de temperaturas y ruido cumple con creces. Las pruebas las hicimos sin las bandejas de 5,25 y las jaulas de 3,5″ y los resultados de temperaturas han sido muy buenos en general. Con la RX480 de Powercolor no hemos pasado en ningún momento de los 65 grados en carga, temperaturas que nos han sorprendido gratamente teniendo en cuenta el margen en cuanto a temperaturas que podemos manejar. Y en cuanto al ruido, hay que reconocer que los paneles laterales de acero y el chasis también de acero amortiguan mucho el ruido de los componentes del interior. Los ventiladores que monta Cooler Master son de por sí muy silenciosos y a ello hemos de sumar que hemos aprovechado para montar la nueva Refrigeración Líquida AIO de Cooler Master (que analizaremos en breve) y se comporta de forma muy positiva desde el punto de vista del ruido.

VENTAJAS

  • Buena calidad de materiales (al menos paneles y chasis)
  • Buena gestión de cables (suficiente espacio entre la bandeja de la placa y el panel)
  • Buen aislamiento del ruido y buenas temperaturas
  • Modularidad

INCONVENIENTES

  • Estéticamente se podría hacer más con la madeja de cables de la PSU
  • Quizás el precio sería mejorable

 

Compártelo. ¡Gracias!