Roccat Kulo 7.1 USB

Como Gamer, la utilización de un buen sistema de sonido que esté acorde a los juegos es casi obligatorio (eso de poder escuchar cómo se te acerca un enemigo por detrás no tiene precio). No obstante, no todos tenemos espacio en la mesa del ordenador, ni dinero para montar un buen sistema de altavoces + tarjeta de sonido dedicada que se desenvuelvan de manera decente con los juegos, y no siempre podemos estar jugando con el volumen a tope haciendo vibrar las estanterías de la casa, por lo que el uso de unos auriculares de buena calidad es obligatorio. Además, cuando estás inmerso en un juego online y necesitas comunicarte con tus compañeros con la máxima claridad y sin que el sonido de los altavoces interfiera con el micrófono de mesa, no viene mal que los auriculares cuenten con un micrófono integrado que tenga cancelación de ruido.

Con estas premisas en mente, ROCCAT ha lanzado al mercado sus nuevos auriculares Roccat Kulo 7.1 USB, que cuentan con una tarjeta de sonido integrada en formato USB que crea un entorno de sonido virtual 7.1.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Sacadas de la página web de Roccat.

El primer punto positivo que vemos en las especificaciones es que los conos son de un tamaño considerable, lo cual permitirá un mayor rango de sonidos. También podemos ver que el micrófono es bi direccional y cuenta con cancelación de ruido, lo que permitirá una comunicación clara incluso cuando tengamos mucho ruido de ambiente (ideal para LAN Partys).

Por otro lado, tiene un peso muy ligero, con solo 178g, lo que asegura que no nos cansaremos de tenerlos puestos al cabo de un tiempo, y su cable de 2.5m (en lugar de los 1.8m normales) nos permitirá incluso conectarlo a la parte trasera de la caja del ordenador con comodidad.

En cuanto a la conectividad, Roccat da la opción de utilizar la tarjeta de sonido USB 7.1, o bien conectar los dos minijacks de 3.5mm directamente a la tarjeta de sonido del ordenador.

Podéis ver el vídeo promocional en el siguiente enlace: Roccat Kulo 7.1 USB

ANÁLISIS EXTERNO.

Los Roccat Kulo 7.1 USB vienen embalados en una caja de cartón negra de estética Gamer, adornada con los motivos que caracterizan a la marca: negro, azul, blanco, y el logotipo y nombre de la compañía por todas partes. En la parte frontal podemos ver los auriculares a través de una ventana de plástico, rodeada por las principales características del periférico. Roccat ha puesto especial énfasis en la tarjeta de sonido 7.1 USB incluída a través de la foto ubicada justo en el centro. En esta foto también podemos ver uno de los laterales, en los que se ha imprimado el nombre de Roccat y su logo en la ventana transparente.

Por la parte trasera podemos ver un esquema con las características principales destacadas, y en la parte de abajo las mismas descritas con un poco más de detalle en 9 idiomas diferentes. Por supuesto está incluído el Castellano.

En el otro lateral encontramos descritas algunas de las características del aparato, tales como la función de auto mute del micrófono, el control de volumen, la ergonomía de los auriculares, y el refuerzo metálico de la diadema. También aparecen unas declaraciones de Sébastien “krl” Pérez, un Gamer francés que ha ganado varios títulos mundiales utilizando estos auriculares.

En la parte superior de la caja encontramos una pequeña ventana transparente a través de la cual podemos ver el refuerzo metálico de la diadema.

Sacamos los auriculares de la caja y los encontramos atados a otra protección más de plástico. Personalmente, me gustan mucho los embalajes de los productos de Roccat, se aseguran de que nunca te van a llegar dañados aunque sean golpeados durante el transporte.

Antes de ver en detalle los auriculares, vamos a pararnos un momento a ver los accesorios que trae consigo. Comenzamos por la libreta que traen todos los productos de Roccat, que contiene una guía de instalación rápida, una hoja con información sobre la garantía, y una tarjeta con un número que servirá para registrar el producto en la web de Roccat y recibir asistencia personalizada sobre el mismo.

La tarjeta de sonido 7.1 USB. Como podemos observar, tiene un tamaño realmente pequeño.

El conector USB, con el distintivo Roccat Kulo Stereo USB. Al principio me parecía una “pijada”, pero cuando tienes 5 ó 6 USB conectados en la parte trasera de la torre, te viene bien poder indentificar qué conector corresponde a cada dispositivo, la verdad.

La tarjeta de sonido, que como vemos cuenta con dos minijacks de 3.5mm.

Y ya liberados de su prisión de plástico y cartón, aquí vemos los Roccat Kulo 7.1 USB en todo su esplendor.

Como comenté antes, cuentan con dos conectores minijack de 3.5mm para conectarlo o bien a la tarjeta de sonido virtual 7.1 USB incluída, o bien a la tarjeta de sonido del PC. Ambos conectores están identificados por colores (verde es sonido y rosa es micrófono).

A unos 30 centímetros de los auriculares se encuentra este control de volumen. Esto viene bien, dado que queda a la altura del pecho aproximadamente, muy a mano para variar el volumen a nuestro antojo. Me gusta que sea como una barra de desplazamiento en lugar de una ruedecita, ya que nos permite ajustar el volumen con mayor precisión.

Veamos en detalle los auriculares en sí. Este es el aspecto que tienen por ambos lados.

Detalle de el lateral derecho. El aspecto me recuerda al de un “transformer” y me gusta. Además esas hendiduras sirven para que el auricular se mueva en todos los sentidos, de manera que se adapte de la mejor forma posible a la oreja del usuario.


Detalle del lateral izquierdo. Aquí tenemos también el micrófono. También podemos ver la almohadilla superior, para aumentar la comodidad y la ergonomía de todo el conjunto.

La varilla del micrófono es completamente flexible, de manera que podamos situarle delante de la boca si queremos. Es muy agradable al tacto. Además cuenta con función de cancelación de ruido y de auto mute, la cual se activa automáticamente cuando tenemos la varilla levantada, y se desactiva cuando la bajamos para ponernos el micro delante de la boca.

En la siguiente foto podemos ver el refuerzo metálico con el que cuentan los Roccat Kulo 7.1 USB. Ni que decir tiene que este refuerzo es flexible, de manera que permitirá a los auriculares adaptarse a nuestra cabeza. Por supuesto, también son regulables en tamaño.

Por último, estas son las almohadillas que estarán sobre nuestras orejas. Son de un material blando y cómodo, que no hace daño ni después de varias horas de uso.

Una vez analizado el aspecto que tienen, es hora de ver qué tal se comportan.

TESTEO.

Es evidente que cualquier análisis que nadie haga sobre unos auriculares va a ser subjetivo, dado que la calidad del sonido percibido depende del oído de cada cual. Sin embargo lo que sí puedo aseguraros es que estamos analizando unos cascos de gran calidad de sonido.

En uso, al contrario de lo que me pareció en un primer momento, son bastante cómodos y para nada pesados. Digo que la primera impresión no era así, dado que no son auriculares de los que “cubren” la oreja, sino que la almohadilla está directamente pegada a ésta, “aplastándola”. Sin embargo, después de ajustarlos bien al tamaño de mi cabeza, no son para nada incómodos y no aplastan la oreja. Incluso después de unas cuantas horas de uso se hacen más cómodos todavía, dado que se van dando de si, acomodándose totalmente a la forma de la cabeza. Cuando tienes los auriculares puestos, a pesar de no “cubrir” la oreja por completo como harían unos Logitech G35 por ejemplo, aislan el oído bastante bien del ruido exterior, y a no ser que estés al lado de un camión, solo estarás escuchando lo que sale por los auriculares y no el ruido exterior. Un punto en contra en lo que a ergonomía se refiere es que cuando hace bastante calor en el ambiente, se nota que dan calor en las orejas, produciendo sudoración, pero esto es inevitable cuando se utilizan auriculares de este tamaño.

El control de volumen es muy cómodo de manejar, e interactua de manera predeterminada con el sistema operativo. El micrófono es extremadamente cómodo. Sube y baja cómodamente, pero está lo bastante duro para que que quede en la posición en la que le dejamos. Además, como es flexible, se adapta perfectamente a la posición de la boca. La función de mute al levantar la varilla del micrófono funciona a la perfección. En cuanto a la calidad del micrófono, solo puedo decir que es sublime. Lo he probado con varios programas de voz: TeamSpeak 2 y 3, Ventrilo y Skype. En todos los casos, la persona con la que he estado probándolo me ha dicho que me escucha alto y claro, sin ningún ruido de fondo ni distorsión. De hecho, mis amiguetes ingleses del EVE Online me dijeron literalmente “the sound is crystal clear”.

En cuanto a las conexiones, como comenté anteriormente tenemos dos opciones: utilizar la tarjeta de sonido externa 7.1 USB, o bien conectar los minijacks directamente a la tarjeta de sonido. Si hacemos esto último, tenemos unos auriculares de excelente calidad, pero utilizando la tarjeta de sonido que crea el entorno virtual 7.1 es donde vemos la verdadera diferencia. Antes de analizar cómo se escuchan los Roccat Kulo 7.1 USB en los diferentes entornos, vamos a comentar un poco su programa de configuración.

Esta es la pestaña principal de configuración. Aquí podremos determinar los canales de entrada del sistema y la salida analógica de sonido. Lo más importante es que podemos activar el entorno 7.1 virtual (Modo DSP). Una vez hecho, la pantalla cambia de la siguiente manera.

Como resulta evidente, aquí podemos cambiar la ubicación “física” de cada uno de los 7 altavoces virtuales, así como variar los niveles de sonido de los mismos. Tengo que decir que el efecto creado es muy bueno, pero no llega a ser excelente.

En la siguiente pestaña tenemos el mezclador, donde podremos variar los volúmenes de auriculares y micrófono manualmente.

En esta tercera pestaña encontramos un ecualizador, en el que además de poder variar cada uno de los niveles a mano, podemos seleccionar 12 preselecciones para cada tipo de música o entorno. Además podemos seleccionar el “tamaño de la habitación” (lo entrecomillo, dado que hay que recordar que el entorno 7.1 es virtual) y decirle a qué distancia queremos que estén los altavoces virtuales.

En esta pestaña podemos habilitar la cancelación de eco del micrófono y variar sus niveles de sonido en la parte de arriba. En la parte de abajo encontramos dos curiosas características. La “Conmut. Clave” nos permite hacer que la música (o lo que estemos escuchando) se oiga más alta o más baja, sin tocar la voz. La parte de abajo, “Cancelación vocal”, lo que hace es precisamente eso, subir o bajar la voz del cantante hasta incluso desactivarla. En algunas canciones, podemos anularla totalmente, convirtiéndolas en instrumentales. Curioso.

Por último, encontramos la típica ventana con información.

Y ahora, vamos a lo importante… ¿cómo suenan? Estas han sido mis impresiones. Hay que tener en cuenta que antes de hacer ninguna de estas pruebas he sometido a los Roccat Kulo 7.1 USB a 120 horas de ruido blanco para “romper” los conos.

Música.

La calidad de sonido es buena, sin llegar a ser excelente. No obstante esto cambia si nos ponemos a escuchar por ejemplo el DVD de un concierto que cuente con Dolby Surround, donde entra en juego el as en la manga de estos auriculares: el entorno virtual 7.1. Si subimos el volumen y cerramos los ojos, da la impresión de que estamos allí mismo… ¡impresionante!

Películas.

En las películas con sonido estéreo se logra crear un efecto surround bastante bueno, aunque como dije, no llega a ser excelente. La cosa cambia con películas que cuenten con sonido Dolby Surround, donde realmente se notan estos auriculares, ya que aunque solo cuenta con dos canales reales (estéreo), te da la impresión de estar escuchando incluso las cosas que no se ven en las imágenes. En películas como “Furia de Titanes” me he visto totalmente inmerso en la misma, con especial atención en los graves (explosiones y etcétera) donde el resultado es impresionante.

Juegos.

Es aquí donde se nota una gran diferencia. He probado los Roccat Kulo 7.1 USB con un ordenador portátil que cuenta con un solo altavoz mono, pero salida estéreo, utilizando la tarjeta de sonido USB para crear el entorno virtual 7.1 en juegos como Call of Duty Black Ops y Battlefield 2. El resultado es increíble, se escucha a los enemigos cómo se te acercan por detrás gracias al logrado posicionamiento sonoro de los “altavoces” virtuales, como si estuviera en mi ordenador de sobremesa, donde tengo un sistema de altavoces 5.1, pero con más inmersión en el juego si cabe (al no haber sonidos externos).

CONCLUSIÓN.

Si no tenemos espacio para instalar un sistema de altavoces 7.1 ó 5.1 en nuestro escritorio de sobremesa, o si tenemos un portátil que no cuenta con un gran sistema de sonido pero nos encanta ver películas, escuchar música o jugar, los Roccat Kulo 7.1 USB son una gran elección, una apuesta segura. Incluso si contamos con un buen sistema de sonido en el equipo serán una opción acertada para esos momentos en los que queremos disfrutar de la mejor inmersión en lo que estemos haciendo pero no queremos molestar a los que estén a nuestro alrededor con los altavoces a todo volumen. Además, pueden ser utilizados en cualquier sistema de audio, dado que se puede quitar la tarjeta de sonido y utilizar los minijacks de 3.5mm, lo cual es una ventaja.

En definitiva, unos auriculares muy recomendables de gama media-alta que bajo mi punto de vista, son ideales para juegos por encima del resto de aplicaciones.

PROS:

– Tarjeta de sonido USB 7.1 virtual integrada.
– Permite aprovechar la tarjeta de sonido existente.
– Muy buena calidad de sonido.
– Muy buen posicionamiento sonoro.
– Extremadamente cómodos.
– Calidad del micrófono excelente.
– Excelente elección de materiales.

CONTRAS:

– La calidad de sonido en música podría ser mejor.
– El cable no lleva aislamiento EMI.
– Precio (Unos 75€).

Por todo ello, desde HardZone recomendamos los Roccat Kulo 7.1 y le otorgamos nuestro galardón de plata.

 

Queremos agradecer a ROCCAT por habernos proporcionado el material para la realización de este análisis.

Compártelo. ¡Gracias!