Tecnología de carga inalámbrica Qi: ¿qué es y cómo funciona?

Ya terminando el año y con todas las grandes ferias del mundo realizadas en sus diferentes países, hemos visto un aumento bastante importante de los dispositivos con carga inalámbrica Qi, desde monitores hasta alfombrillas, pasando por soportes de auriculares. Un aumento considerable que parece prever que habrá una explosión en 2020 de este tipo de tecnología, pero ¿qué es realmente y cómo funciona?

Tecnología Qi: el futuro ya ha empezado

Carga-Qi-2

Hay veces que una tecnología no termina de despegar, no termina de ser aceptada por sus usuarios y por ello termina finalmente en el olvido o sustituida por otra que se implemente sin problemas entre los productos y la gente.

Normalmente este tipo de tecnologías son propietarias y aunque la empresa que la implemente sea muy grande (caso de Apple con sus conectores para cargadores) al final los usuarios queremos comodidad, un solo cable para todo, una sola conexión para todo, en definitiva, facilidad para el día a día, que para eso pagamos ¿no?

La respuesta a la necesidad de cargar sus dispositivos sin ningún tipo de cable, es decir, de forma inalámbrica, llegó de mano del Wireless Power Consortium, los cuales idearon junto con los socios que quisieron entrar en el programa una tecnología que se basa en la transmisión de potencia a distancia.

cargador-qi-4

Dicha potencia se establece como inducción electromagnética mediante un campo magnético y es generada por una base a modo de carga con una bobina transmisora, donde en el dispositivo a cargar se tiene que introducir otra bobina que haga de receptora, de manera que el campo magnético y la transferencia de energía siempre sea constante.

El principal problema que encontraron fue que la carga dependía de la posición donde se encontrase el dispositivo, ya que la distancia de bobina a bobina era un problema y tenían que estar en un punto específico y en cierta postura.

La solución fue igual de simple que el problema: colocar diversas bobinas a lo largo de la base de carga y del dispositivo, donde se potencie el campo magnético y no se dependa de una postura específica para dicha carga.

Dos tipos de cargas, dos estándares en plena competición por ganar la batalla

carga-Qi-5

Actualmente no hay un estándar Qi definitivo, ya que aunque parezca lo contrario, los fabricantes pelean en dos bandos distintos por norma general: los que se portan dispositivos con carga magnética inductiva y los que portan sistema de resonancia magnética.

Lo curioso es que ambos funcionan a través del mismo principio de acoplamiento inductivo, las diferencias llegan en la eficiencia.

Los dispositivos con carga inductiva se están imponiendo en el mercado porque son más eficientes energéticamente hablando, pero a cambio es menos precisa en términos de distancia y alineación con la base, algo que parece no estar afectando demasiado a la mayoría de usuarios.

Cargador-Qi

La solución a este pequeño inconveniente parece llegar con unas simples marcas de posicionamiento en cada dispositivo que porte una base, haciéndole entender al usuario cómo debe colocar su producto para que cargue correctamente.

En cualquier caso, no debemos preocuparnos de qué tipo de carga rápida tiene el dispositivo base y dispositivo a cargar, ya que funcionarán perfectamente por las bases del mismo estándar Qi, solamente diferirán en los aspectos implicados de eficiencia y posicionamiento.