Este es el rendimiento de la Intel Iris Xe Max, su primera GPU dedicada

La arquitectura Intel Xe es con las que Intel pretende dejar de ser la tercera en discordia en lo que a procesadores gráficos se refiere, ya que actualmente se encuentra a un abismo de distancia respecto a AMD y NVIDIA en términos de rendimiento. No obstante, ahora han aparecido los primeros datos de rendimiento de la Intel Iris Xe Max, la primera GPU dedicada de Intel, y según los datos que arrojan no parece ser que lo estén consiguiendo ya que apenas puede con una NVIDIA MX330.

Uno de los mercados potenciales para las gráficas dedicadas de Intel es la de los portátiles para gaming, y aunque actualmente la mayoría de ellos suele venir con una GPU dedicada de NVIDIA, Intel quiere quedarse con una parte del pastel y vender el paquete entero de CPU y GPU para portátiles, ya sea esta última en un chip aparte o integrada dentro del mismo chip que la CPU.

Tiger Lake H

Intel Iris Xe Max es Intel DG1 para ordenadores portátiles

Intel DG1 card

A principios de este año vimos como Intel lanzaba solo para los desarrolladores las llamadas Intel DG1 en forma de una tarjeta gráfica dedicada con 3 GB GDDR6.

Dicha GPU la vimos funcionando por primera vez en una pequeña demo en el CES que se celebró a principios de año, en la presentación de Intel, y no parecía ser una GPU de alto rendimiento sino más bien de gama baja, ya que lo poco que se vio decepcionó en cuanto a su rendimiento.

Intel Iris Xe Max Specs

Pues bien, Intel ha decidido utilizar esa misma GPU y su memoria para crear el Intel Iris Xe Max para portátiles, lo cual hace que se convierta en la primera GPU dedicada de Intel para este tipo de ordenadores al tener su propia VRAM y no estar integrada dentro del mismo chip que la GPU compartiendo memoria.

La Intel Iris Xe Max no estaría a la altura como GPU para gaming

Intel Iris Xe Max Geekbench 5

Sí hacemos caso a los resultados obtenidos en el benchmark Geekbench 5, podemos observar que estamos ante una GPU dedicada de gama bastante baja en cuanto a rendimiento, por lo que no competiría de tú a tú contra la Radeon RX 5300 de AMD y la GTX 1650 de NVIDIA por poner un ejemplo, ya que son las apuestas más modestas de AMD y NVIDIA para mercado del gaming en portátiles, lo que se traduce en que Intel aún tiene un largo camino por recorrer para plantarles cara y ser una opción.

Dado que estamos hablando de una GPU con 768 ALUs puede resultar bastante injusto comparar el Iris Xe Max con la GTX 1650 que tiene 1024 ALUs, núcleos CUDA según NVIDIA, y la RX 5300M con 1408, pero hay que tener esto en cuenta todo esto para tener una idea más exacta de dónde se encuentra esta GPU de Intel en el mercado.

Una gráfica dedicada para la gama más baja del mercado

Intel Iris Xe Max Logo

Con la información sobre su rendimiento está claro que el objetivo de Intel es retirar del mercado a NVIDIA en lo que es la gama más baja de gráficas dedicadas, no las dedicadas para gaming sino las que estarían un peldaño por debajo, si bien es cierto que serían algo mejores que las integradas, ya que con 11885 puntos en Geekbench 5 estaría un poco por encima de la GeForce MX330, la cual obtiene unos 11162 puntos en total.

Hay que recordar que la GeForce MX330 tiene una configuración de 384 núcleos CUDA en un bus de 64 bits GDDR5, mientras que el Iris Xe Max tiene el doble de ALUs y un bus de 96 bits GDDR6, lo cual no deja en muy buen lugar a la arquitectura Intel DG1.

Iris Xe Max Sandra

No obstante, no todo es negativo para el Intel Iris Xe Max dado que en el benchmark SiSoft Sandra nos encontramos con que obtiene mejores resultados que la GeForce GTX 1050 Ti, pero incluso así sería una potencia demasiado justa como para ser una opción válida como GPU dedicada para gaming de cara al futuro a estas aturas.

En todo caso tanto Geekbench 5 como SiSoft Sandra miden parámetros distintos en sus pruebas de rendimiento, midiendo Geekbench su capacidad en cuanto a computación pura y dura y no como procesador gráfico.