Los procesadores para ordenadores portátiles son cada vez más baratos

Los procesadores para ordenadores portátiles son cada vez más baratos

Roberto Sole

Se está generando en el mercado de la informática una situación curiosa y contradictoria al mismo tiempo. El precio de los procesadores y tarjetas gráfica ha subido, mientras que el de los SSD y la RAM se ha desplomado. Pues bien, ahora también sabemos que los procesadores para ordenadores portátiles han bajado de precio.

Ante de nada, debemos aclarar que no se fabrican diferentes tipos de procesadores. Lo habitual es lanzar un diseño a «imprimir» y los que tienen defecto se usen para otras gamas y modelos. Y es que el proceso de fabricación suele tener pequeños errores que provocan que una CPU no cumple con los estándares deseados.

El mercado de procesadores en el punto de mira

Las ventas de ordenadores nuevos han caído en picado tras la COVID-19, cayendo la demanda. Actualmente, la demanda de nuevos sistemas es la más baja de la última década. Esto ha provocado un desplome del precio de la memoria RAM y los SSD, pero no pasa en todos los segmentos igual.

Intel y AMD han subido los precios de sus procesadores, siendo los más caros de la historia para ordenadores de sobremesa. Curiosamente, si hablamos de procesadores para ordenadores portátiles, la cosa cambia.

ordenador portátil Intel nuc

Precisamente, vamos a centrarnos en Intel, quien ha presentado los datos financieros del primer trimestre de 2023. En general, la compañía ha registrado una caída de ingresos del 36%, situándose en cifras de 2010. Además, la compañía registra dos trimestres en caída de ingresos.

El informe financiero indica que los envíos de procesadores de escritorio y portátiles han caído un 32%. Pero, al mismo tiempo, se ha dado un aumento del 5% en los ingresos de promedio. Detrás de este curioso dato estaría la demanda de sistemas para centros de trabajo y para gaming.

Sin duda, ahora vienen los datos más relevantes. El precio de los procesadores de Intel para sobremesa ha subido un 5%. Al mismo tiempo, el precio de los procesadores para portátiles han caído un 9%. Incluso, se destaca que los procesadores de gama baja han aumentado en ventas de manera sustancial.

procesador Intel core

Un mercado cada vez más exclusivo

Si miramos el conjunto, los ordenadores se han encarecido a lo bestia. Las tarjetas gráficas de NVIDIA solo hacen que subir de precio generación tras generación. El agregar hardware, que no todo el mundo quiere, encarece el producto final, así como aumenta el consumo y los problemas térmicos.

Junto con procesadores y gráficas, también han subido los precios de las placas base. Este componente fundamental se ha encarecido de media sobre un 10% en los últimos tres años. Haciendo que cada vez sean, los ordenadores, menos accesibles.

Bajo mi punto de vista, el usuario medio se ve empujado hacía nuevas vías. La primera, comprar una Xbox Series X o PS5 para jugar, por sus precios competitivos. Otra opción es el Cloud Gaming, siendo uno de los servicios más populares en la actulidad NVIDIA GeForce Now.

Si uno quiere trabajar, estudiar o navegar, compra un ordenador portátil económico y con eso, suficiente. Al final, sale más a cuenta comprar una Xbox y un portátil de unos 400-500 euros que comprar un ordenador gaming de cientos de euros.

Vamos para atrás. El hardware es cada vez más caro y más ineficiente (aunque vendan lo contrario). También le van agregando elementos que igual no son tan fundamentales como hacen ver.

¡Sé el primero en comentar!