Intel ya soporta PCIe 4.0, pero no lo activará en sus nuevas CPUs

Intel ya soporta PCIe 4.0, pero no lo activará en sus nuevas CPUs

Javier López

Intel se las prometía muy felices hace solo unos pocos meses, donde afirmaron que su plataforma Comet Lake-S estaría lista para finales de 2019 y con ello competirían con Zen 2 hasta la llegada de Ice Lake a 10 nm. Estamos terminando enero de 2020 y la plataforma ha sido retrasada dos veces según los rumores, donde ahora estos afirman que los de Swan han incluido PCIe 4.0 para competir con AMD, pero no irá activo en sus procesadores y placas base, ¿qué está ocurriendo?

Los problemas se acumulan en Intel y lo peor, quizás, es que no están dando salida y solución de cara a usuarios e inversores. La transición a los prometidos 10 nm se está haciendo con los retrasos ya anunciados y admitidos por la empresa, no sin esfuerzo, donde además ahora enfrentan más frentes con la última información que se ha vertido.

Comet Lake-S y Z490 con LGA1200 solo «soportarán» PCIe 3.0

Intel-Comet-Lake-S-04

Lo vivido en AMD con PCIe 4.0 y su salida al mercado sentó un potente precedente que parece no querer repetir Intel. Las decisiones en post de la estabilidad están muy bien vistas por sus usuarios en la mayoría de casos (no sienta bien cambiar de placa base o socket, pero sí gusta la estabilidad que brindan).

En agosto vimos como AMD tenía que salir al encuentro de los rumores (en primer momento) y evidencias (en segunda instancia) sobre el hecho de que muchas placas base fuera de X570 podían ofrecer soporte para PCIe 4.0 sin problemas.

UEFIs y BIOS recorrieron Internet y fueron silenciadas al poco tiempo con nuevas versiones que retiraban dicho soporte por orden de Lisa Su. AMD no quiso exponerse a diversos problemas con sus GPUs y SSD de otros fabricantes en modelos no listos de serie para el soporte y tomó la decisión salomónica.

Ahora es Intel la que está en ese mismo problema, ya que según se informa, Comet Lake-S en sus procesadores tendrá disponible y habilitado un controlador PCIe 4.0, entonces ¿dónde está el problema?

Las placas base, en su totalidad, no dan la talla

PCIe-4.0

 

PCIe 4.0 llegó como estándar ofreciendo el doble de velocidad que PCIe 3.0, pero también requiere unos requisitos mucho más altos de integridad de la señal, en definitiva, más estrictos. Esto, sumado al hecho de que Comet Lake-S llegará con unos valores TAU más altos para el estado PL2 (56 segundos y hasta 250 vatios, el doble que Coffee Lake-S), no ayudan a las placas base de menor gama bajo el socket LGA1200 con el llamado jitter.

Y aquí está precisamente el problema, paliar el jitter que se genera por tal ancho de banda y unirlo a los nuevos valores TAU es un problema para los fabricantes de placas base, ya que se requiere una serie de generadores de clock que estabilicen este problema para la interfaz PCIe 4.0.

Además, se va a requerir unas fases de alimentación y MOSFET tanto para las CPU como para las GPU de mayor calidad, lo que repara directamente en unos costes mayores que muchos fabricantes no quieren asumir dentro de ciertas gamas de placas base.

El TAU, otra piedra en el camino para PCIe 4.0

TDP PL1 PL2

La solución de Intel ha sido paliativa, ya que ha permitido que los fabricantes ajusten el TAU a valores como Coffe Lake-S para intentar que con ello el jitter se reduzca y terminen adoptando PCIe 4.0, pero esto no parece haber convencido a los AIB, ya que implicaría que sus modelos estarían perdiendo rendimiento sostenido frente a modelos superiores y a su competencia directa en el mercado.

Por si fuese poco, las placas base están en su etapa final de desarrollo, por lo que los cambios pueden ser mínimos en el diseño y todo hace indicar que Intel optará por una decisión salomónica: no habilitar PCIe 4.0 en las placas base con chipset Z490 en un primer momento, tras lo cual y cuando llegue Rocket Lake-S, habilitar mediante UEFI algunos modelos concretos (gama alta) y lanzar nuevo chipset con nuevas placas base que ya sí den soporte de serie a esta interfaz.

Por lo tanto, en 2021 tendremos unas placas base Z490 con PCIe 4.0 habilitado con la salida de los nuevos procesadores de 11ª Generación, y nuevas placas Z590 con soporte y mejoras físicas para PCIe 4.0. Así pues, Intel opta por una vía más diplomática si cabe que AMD, veremos como termina la guerra entre fabricantes por ofrecer esta interfaz y si finalmente Intel la implementa sin problemas.