Sony todavía duda del precio de la PS5 debido a su coste

Sony todavía duda del precio de la PS5 debido a su coste

Rodrigo Alonso

Según los analistas de mercado, la escasez de componentes de hardware que estamos sufriendo en este momento estaría llevando a Sony a tener problemas en cuanto a los costes de fabricación de su próxima consola PS5, más elevados de lo esperado, motivo por el que la compañía todavía duda sobre el precio que tendrá la PS5 en el momento de su lanzamiento, en las próximas Navidades.

La compañía japonesa ya ha anunciado la PS5, y se está preparando para reemplazar gradualmente a la actual PS44 que ya tiene seis años de vida. Por norma general, el año en el que Sony lanza una nueva consola suele anunciar el precio unos 9 meses antes (esto sería ahora, en febrero), y comienza la producción unos seis meses antes. No obstante, debido al coste de fabricación de la consola, puede ser que Sony adopte una estrategia de «esperar y ver» respecto al precio.

Cuesta 450 dólares fabricar una PS5

IHS Markit estimó que fabricar una PS4, lanzada en 2013 a un precio de 399 dólares, le costaba a Sony 381 (por lo que su margen de beneficio ya era ínfimo en ese entonces). Según los mismos analistas de mercado, fabricar una PS5 cuesta alrededor de 450 dólares, por lo que para tener un margen de beneficios similar deberían ponerla a la venta en torno a 470 dólares como mínimo.

Aquí vienen las dudas, y es que la consola actual más cara de Sony es la PS4 Pro que cuesta 399 dólares (sin descuentos) y los usuarios ya son reticentes a comprarla debido a su alto precio, especialmente en comparación con la contrapartida de Microsoft.

El mayor dolor de cabeza de Sony en este momento es asegurar un suministro estable de chips DRAM y memoria NAND Flash (SSD) para la consola, altos con una alta demanda por la industria de los smartphones y con los problemas de fabricación que hay ahora mismo en China, con muchas fábricas cerradas a causa del Coronavirus.

¿Qué precio tendrá la PS5 y cuándo lo sabremos?

Las compañías fabricantes de hardware para videojuegos (esencialmente Sony y Microsoft) a menudo venden sus consolas con ínfimos márgenes de beneficio, e incluso con pérdidas en algunos casos, esperando ganar dinero con la venta de los videojuegos para dichas consolas más que con las consolas en sí mismas. El CEO de Sony, Kenichiro Yoshida, dijo que el negocio de la venta de consolas debe ser juzgado a tenor del número de usuarios activos, no el número de consolas vendido.

«Debemos mantener el coste de los materiales de PS5 bajo control para asegurar el poder hacer el número correcto de unidades en la producción inicial».

Estas palabras del director financiero de Sony dejan entrever que es posible que no haya consolas PS5 suficientes en el momento de su lanzamiento para abastecer la demanda. Con esto nos están diciendo que no quieren gastarse más de la cuenta en la producción inicial, y ya sabéis lo que pasará con esto: no habrá consolas suficientes para todos.

En todo caso, parece que Sony va a esperar a que sea Microsoft quien de el próximo paso con su Xbox One Series X, que saldrá a la venta en las mismas fechas, antes de establecer un precio de venta definitivo para la PS5. La previsión es que muy difícilmente veremos la consola a 399 euros, sino que más bien estaremos hablando de 450 euros o incluso 500 euros.