Te dijimos que los SSD necesitarían ventilador… y aquí está el primero

Desde hace ya algún tiempo venimos contándote que los SSD de próxima generación serán el doble de rápidos que los actuales, pero la contrapartida es que se calentarán mucho más… tanto que necesitarán un disipador con refrigeración activa como los que utilizamos en procesadores o tarjetas gráficas. Bien, pues al final el tiempo nos da la razón, y el fabricante JONSBO ha lanzado al mercado un disipador para SSD con ventilador… y no uno cualquiera, como verás a continuación.

Las altas temperaturas son, probablemente, el enemigo número uno de los dispositivos de hardware. Los aparatos están diseñados para funcionar en un rango de temperaturas bastante estrecho, y además en el caso de los SSD hay un mecanismo de protección llamado Thermal Throttling que reduce su rendimiento para que baje la temperatura cuando esta llega a cierto punto, arruinando en muchos casos la experiencia de uso.

Este disipador de SSD lleva un ventilador de 14.000 RPM

El dispositivo tiene por nombre JOBSBO M.2-20, y se trata de un disipador para SSDs de formato M.2 fabricado con dos piezas de aluminio, una que es la que va en contacto con el SSD formada por láminas como es habitual, y una superior que no es sino una cubierta para crear un efecto túnel… ¿por qué? Porque también lleva un ventilador de 20 mm de diámetro en uno de los lados que empujará el aire fresco por este túnel y así refrigerar efectivamente toda la superficie del disipador.

JOBSBO M.2-20 ventilador SSD

Este ventilador funciona a una velocidad máxima de 14.000 revoluciones por minuto, un dato que puede parecernos exagerado pero que en realidad no lo es tanto si tenemos en cuenta su pequeño tamaño. Según el fabricante, es capaz de mover 1,35 CFM de flujo de aire con una presión estática de 4,31 mmH2O, emitiendo tan solo 24 dBA de ruido máximo, algo que parece ilógico dada la velocidad de funcionamiento, pero así lo define el fabricante.

Como supondréis, este conjunto de ventilador y disipador para el SSD tiene como objetivo reducir notablemente la temperatura de funcionamiento del dispositivo de estado sólido, y según el fabricante consigue reducirla hasta 33ºC, por lo que será ideal para los SSD PCIe 5.0 de próxima generación que, como hemos visto ya varias veces en el pasado, se calientan muchísimo y hacen casi obligatorio el utilizar un disipador con ventilador como este.

Temperatura

¿Todos los nuevos SSD necesitarán ventilador?

La respuesta corta a esta pregunta es que probablemente sí. Ya hemos ido viendo la evolución en las anteriores generaciones de SSD, con los primeros M.2 PCIe 3.0 que no necesitaban disipador salvo los de gama más alta, y con los M.2 PCIe 4.0 que, casi todos ellos, necesitan un disipador pasivo para poder funcionar a una temperatura adecuada.

El problema es que cuando la temperatura del SSD es de por sí muy elevada, no se puede depender de un disipador pasivo, ya que este depende a su vez de la refrigeración activa de la caja del PC. Añadiendo un ventilador propio a la ecuación se resuelve este problema, y ahora sí se puede garantizar que el SSD funcione en un rango de temperaturas adecuado para que no se produzca Thermal Throttling o que incluso pueda llegar a estropearse.

3 Comentarios