Olvida todo lo visto en SSD, Marvell consigue 14 GB/s bajo PCIe 5.0

Olvida todo lo visto en SSD, Marvell consigue 14 GB/s bajo PCIe 5.0

Josep Roca

Hace unos días apareció anunciado el primer controlador de memoria flash compatible con la quinta generación de la interfaz PCI Express. Algo que nos parece a día de hoy casi ciencia ficción, en especial porque los SSD NVMe bajo PCIe 4 hace relativamente poco que han aparecido. ¿Qué desafíos plantea el uso del SSD NVMe PCIe 5.0 en nuestros PCs?

No hay ninguna duda que estamos en la década del SSD, los cambios tecnológicos que van a haber en los próximos años van a suponer la adopción masiva de este formato de almacenamiento, cuya principal ventaja está en la velocidad de acceso, tanto en latencia de acceso como en ancho de banda. En este último caso por el uso de las interfaces PCI Express, cuya quinta generación está a la vuelta de la esquina. 

Marvel Bravera SC5:  SSD NVMe bajo PCIe 5.0

SSD NVMe PCIe 5.0

Bajo su marca Bravera, Marvell presentó hace unos días su nueva línea de productos SC5, la cual consiste en una serie de unidades SSD NVMe M.2, pero con una particularidad que los diferencia del resto de unidades lanzadas hasta ahora en el mercado, ya que son compatibles con la versión 5.0 del estándar PCI Express.

Esto se traduce en que tienen una velocidad de transferencia que puede llegar hasta los 14 GB/s entre el controlador flash y la interfaz PCI Express del sistema. El doble que los 7 GB/s de los SSD NVMe bajo PCI Express 4.0. En concreto lo harán con dos versiones de su controlador de memoria. El MV-SS1331 de 8 canales y el MV-SS1333 de 16 canales. Hay que recordar que los canales son la cantidad de chips NAND Flash instalados en la unidad SSD con los que el controlador flash interactúa.

En cuanto al PC sabemos que mientras Intel apostará por el PCI Express 5.0 al completo, AMD por el momento no lo hará con los chipsets que acompañarán el socket AM5, aunque es pronto para afirmarlo y puede que AMD realice un paso atrás.

Los desafíos para la adopción del PCIe 5 en los SSD

Pad térmico SSD

El problema principal para el PCIe 5.0 es el calor y el consumo, el salto del PCI Express 4.0 al 5.0 supone duplicar el ancho de banda sin aumentar la cantidad de pines para total compatibilidad hacia atrás, lo que significa un aumento considerable del consumo energético a la hora de transmitir datos y con ello también de la calor transmitida. En estos momentos los SSD NVMe PCI Express 4.0 son un enorme desafió para ciertos factores forma como son los ordenadores portátiles y dicho problema se acentuará aún más con los NVMe PCIe 5.0.

Otra de las ventajas que posiblemente veremos en los SSD de nueva generación estará en la adopción de sistemas por hardware de compresión y descompresión de datos a tiempo real, pero con la capacidad de funcionar con varios gigabytes por segundo de ancho de banda. Esta medida ya la hemos visto en las consolas y requiere cambios en las CPU de siguiente generación. Con ello los SSD NVMe ganan virtualmente una mayor capacidad de almacenamiento, pero esto consume una gran cantidad de potencia de la CPU.

Sea como sea, estamos hablando de varias decenas de veces el ancho de banda de un SSD SATA y por tanto de un aumento de rendimiento considerable. Tampoco podemos olvidar que todo SSD NVMe PCI 5.0 será compatible con las generaciones PCIe anteriores.