El SSD de los nuevos Apple MacBook Pro es lentísimo, ¿por qué?

Parece que Apple es experta en hacer las cosas a medias, o por lo menos, de no terminar las cosas debidamente. Cada lanzamiento de la compañía llega con algún problema a nivel de hardware y no es la excepción. La compañía ha presentado los nuevos MacBook Pro con los chips Apple Silicon M2 con un SSD lentísimo.

Apple anunció hace tiempo que dejarían de usar procesadores Intel para usar simplemente sus propios procesadores. Para ello, utilizan la arquitectura ARM, la misma que se utiliza en smartphone. El problema de la compañía parece que está siendo desarrollar chips potentes y que funcionen como los de Intel y AMD.

El procesador Apple Silicon M2 ralentiza los SSD

Las unidades de almacenamiento de estado sólido o SSD, se han convertido en las reinas del mercado. Nos ofrecen velocidades de lectura y escritura muy superiores a los discos duros mecánicos (HDD). Pero además, son más resistentes al carecer de partes móviles y consumen menos. Tantas son sus ventajas, que hasta las consolas los han empezado a adoptar.

Desde hace tiempo los sistemas de Apple utilizan unidades SSD, algo lógico si quieres ofrecer al usuario el mejor rendimiento. El problema parece estar en los nuevos MacBook Pro equipados con el chip Apple Silicon M2. Parece que este procesador estaría generando problemas de rendimiento con la unidad SSD.

Curiosamente, Apple en la presentación de estos portátiles no ha mencionado las unidades SSD en ningún momento. Pero algunos especialistas en Apple ya tendrían estos MacBook Pro basados en el chip M2. Estos han detectado en pruebas de rendimiento que las velocidades de lectura y escritura del SSD son bastante inferiores que con los sistemas basados en el chip M1.

Los datos publicados por MaxTech son del MacBook Pro 13 de 256 GB:

 MacBook Pro 13 (chip M1 y SSD de 256 GB)MacBook Pro 13 (chip M2 y SSD de 256 GB)
Velocidad de lectura2900 MB/s1446 MB/s (-50%)
Velocidad de escritura2215 MB/s1463 MB/s (-30%)

Algo que llama la atención es que el problema aparece solo en el portátil con el SSD de 256 GB, no se da con el portátil de 512 GB. Esto ha hecho sospechar al analista, quien ha decidido desmontar el portátil. Ahí ha sido cuando ha llegado la sorpresa y la explicación al problema.

El MacBook Pro de 13 pulgadas con el procesador M2, tiene un SSD de 256 GB solo tiene un chip de memoria de dicha capacidad. Los modelos del año pasado, con el chip M1 de también 256 GB de capacidad, tenían dos chips de 128 GB, cada uno.

No debería ser un problema, en principio

Inicialmente, usar un solo chip de memoria no debería ser mayor problema. Parece ser que la controladora de los MacBook está diseñada para paralelizar la escritura y la lectura. Esta teoría la extraemos de que el problema no parece en el MacBook Pro de 512 GB que también usa el chip M2.

Este problema parece más bien un ahorro de costes por parte de Apple que otra cosa. Para evitar diseñar dos sistemas o hacer una controladora específica para este portátil, han usado la misma para todos. Algo que estaría generando que el portátil de Apple con menor capacidad, tenga peor rendimiento.

Pese a todo, tenemos como 10 veces más velocidades de lecturas que con un HDD y el doble que con un SSD SATA. Eso no quita que exista un problema de diseño bastante curioso, que seguramente a los fans de la marca les dará igual.