Análisis: Razer Kraken Tournament Edition

Ver noticia 'Análisis: Razer Kraken Tournament Edition'

Continuamos con la tanda de análisis del pack de Razer “Raise the level cap”, y tras los análisis del ratón Razer Mamba Wireless y el teclado Razer BlackWidow Elite, le llega el turno al tercer y último periférico incluido en el pack: hoy analizamos los auriculares Razer Kraken Tournament Edition, unos auriculares pensados para ser utilizados durante horas y horas y tener el mejor sonido sin sufrir cansancio.

La familia de productos Kraken de la marca es, seguramente, la que más versiones distintas tiene en su catálogo y, sin embargo, la que menos cambios presenta entre ellas. Hace poco analizamos los Razer Kraken Pro V2, y si bien éstos sí que presentaban numerosos cambios con respecto a la versión anterior, realmente en cuanto a estética y construcción no hay muchas novedades en el frente. Lo mismo sucede con estos Kraken Tournament Edition, unos auriculares que mantienen la misma estética que el resto de auriculares de la familia, y cuya principal novedad es la inclusión de una tarjeta de sonido externa que permite contar con sonido THX Spatial, dotando al dispositivo de sonido envolvente virtual.

Claro, que no tenga muchas novedades en cuanto a diseño no quiere decir que no sean diferentes al resto, y eso lo vemos en las características técnicas. Razer ha mejorado los imanes de neodimio de 50 mm de los auriculares, haciendo que ahora sean capaces de entregar una respuesta en frecuencia que va desde los 12 Hz hasta los 28 KHz, sumando así un mayor rango de frecuencias que son capaces de representar y que, traducido, significa que los usuarios podremos escuchar mejores y mayores matices de audio.

Una de las principales facultades de los Razer Kraken Tournament Edition son sus orejeras renovadas, unas orejeras que ya vimos en los Kraken Pro V2 y que nos encantaron puesto que hacen que podamos utilizarlos durante horas y horas sin sufrir cansancio en las orejas. Además, aunque en la zona exterior cuentan con piel sintética, Razer ha puesto en la zona interior una inserción de tela que permite transpiración, tomando lo mejor de los dos tipos (piel sintética y tela).

Por otro lado, el interior de las orejeras tiene ahora espuma sintética con efecto memoria, muy blanda y agradable, y han añadido una capa adicional de gel con efecto frío que logrará que aunque los utilicemos durante muchas horas en entornos de mucho calor, no se produzca sudoración o, al menos, que ésta se vea muy paliada.

Índice

Características técnicas

 

Embalaje y análisis externo

Igual que en el Mamba Wireless y el BlackWidow Elite, estamos ante el pack “Raise the level cap” de Razer en el que los tres periféricos vienen embalados en la misma caja de grandes dimensiones. Ésta está fabricada en cartón duro de color neutro con el logo de Razer en negro sobre él, además del slogan “For gamers. By gamers”. La caja se abre en forma de cofre y nos muestra una cubierta de color verde fosforescente con serigrafiado a láser cubriendo los productos del interior.

Bajo esta cubierta encontramos los tres dispositivos perfectamente cubiertos por gomaespuma de color negro.

Comenzamos viendo los accesorios que, en este caso, son la principal novedad de estos auriculares: la tarjeta de sonido externa USB, que nos permitirá utilizar los auriculares con sonido THX digital envolvente entre otras cosas, como conectarlos, obviamente, por USB (dado que los auriculares en sí tienen conector minijack combo de 3.5 mm).

Se trata de una “consola” de control que nos permitirá modificar el volumen general, modificar el nivel de bajos, silenciar el micrófono y activar el sonido THX Spatial, además de la opción que nos parece más interesante, que es una rueda que permite equilibrar los niveles entre el audio y el volumen del chat de voz.

Aquí tenemos los Razer Kraken Tournament Edition, totalmente en color negro y con la forma y diseño habituales de esta familia.

Las orejeras son redondeadas, con el logo de Razer en ellas aunque en este caso no se ilumina. La diadema es como siempre extensible y bastante plana, sin acolchado en ella.

El cable es bastante fino y cuenta con una pequeña consola de control en el propio cable que nos permitirá modificar el volumen únicamente. El cable termina, como comentamos antes, en un conector minijack combo de 3.5 mm.

Finalmente, el micrófono tiene una varilla extensible y endeble que nos permitirá colocarlo en la posición que queramos.

El software: Razer Synapse

Ya conocemos de sobra Razer Synapse, el software unificado de Razer que nos permite controlar y configurar todos los periféricos de la marca. En este caso vamos a ver las opciones que nos interesan, las del Kraken Tournament Edition.

En la pantalla principal, simplemente se nos muestra un diagrama de la consola de control y cuenta con un enlace directo a las propiedades de audio de Windows para que podamos establecer el dispositivo como predeterminado.

En la segunda pestaña tenemos el mezclador, que nos permitirá activar y desactivar el sonido THX Spatial, así como calibrar el sonido direccional virtual.

En la pestaña mejora tenemos dos opciones extra: una para normalización del sonido que lo que hará será equilibrar los sonidos muy altos y los muy bajos (por ejemplo, sonidos de explosiones que suenan demasiado altas, etc.) y la opción claridad de voz, un sistema de reducción de ruido por software.

La cuarta pestaña es la del ecualizador, que cuenta con los habituales perfiles pre configurados y que nos permitirá crear los nuestros propios.

Finalmente, la quinta pestaña nos permite configurar las opciones del micrófono, incluyendo la reducción de ruido por software.

Probando los Razer Kraken Tournament Edition

Comenzamos hablando como siempre de la ergonomía, y he de decir que sin duda es uno de los puntos más fuertes de estos auriculares. Son cómodos desde el primer momento, pues las orejeras toman la forma de las orejas sin casi aplicar presión, por lo que desde el principio parece que no tienes nada puesto -salvo por la sensación inicial de reducción de ruido en los oídos- si no fuera por el peso de la diadema. Bajo mi punto de vista, estos Kraken Tournament Edition son los auriculares más cómodos que Razer ha construido nunca, y me parece un grandísimo acierto el haberle puesto la zona interior de las orejeras de tela pues, efectivamente, aíslan del ruido exterior como los de piel sintética y a la vez transpiran como los de tela. Fenomenal.

La ergonomía es casi perfecta. Y digo casi porque la diadema sigue siendo ancha y dura, y no podemos dejar de notarla. Creo que Razer debería ponerle una almohadilla en la diadema del mismo material que las de las orejeras y tendría una ergonomía perfecta.

A pesar de que los Kraken Tournament Edition son compatibles con consolas, hemos querido probarlos en PC para así poder aprovechar todas sus opciones. Los hemos estado utilizando durante muchas horas seguidas tanto en juegos como escuchando música y viendo una película, probándolo tanto en modo normal (estéreo) como con el modo THX Spatial.

Comenzamos hablando del modo estéreo convencional. Inicialmente notaba el sonido con pocos matices, muy plano. No obstante, en el momento en el que puse un perfil de ecualización en el software la cosa cambió, y de qué manera: los Kraken Tournament entregan un sonido muy nítido y rico en matices, especialmente notables en los bajos. Es la primera vez que me topo con unos auriculares tan dependientes de la ecualización por software, pero para mí eso no es una desventaja sino todo lo contrario puesto que nos permitirá jugar mucho más con los parámetros para adaptar el audio a nuestras preferencias.

Pasamos a activar el modo THX Spatial, y la cosa cambia. En la música, el sonido -para mi gusto personal- empeora, porque hace que parezca que está en una cueva… es complicado de describir. En las películas el sonido mejora, le da mayor profundidad y cierto toque de posicionamiento, pero no es nada espectacular. Ahora bien, en los juegos sí que cambia la cosa: los sonidos tienen mayor profundidad conservando los matices, y lo mejor de todo es sin duda el audio posicional, muy conseguido -algo que se puede comprobar incluso desde el software de Razer-. Por lo tanto la conclusión es que, personalmente, yo solo activaría el THX Spatial en juegos. Y lo haría en todos.

Finalmente, queda hablar sobre la comunicación por voz. En este caso el micrófono tiene patrón unidireccional, pero la cancelación de ruido es por software únicamente. Esto se traduce en que la voz se escucha bastante natural y muy nítida, pero se cuela algo el ruido ambiental. Si activamos todas las opciones de mejora que permite Razer Synapse no se cuela prácticamente nada de ruido ambiental, pero la parte mala es que la voz se escucha bastante obtusa, como si habláramos desde un zulo muy pequeño.

Conclusión

Tras estar probando estos nuevos Razer Kraken Tournament, puedo decir sin miedo a equivocarme que son lo más próximo a la ergonomía perfecta, y simplemente añadiendo un acolchado a la diadema creo que serían perfectos. A esto hay que sumarle una calidad de audio muy buena, especialmente en juegos y con el modo THX Spatial activado. Es cierto que son unos auriculares de 90 euros, pero a lo que ya os hemos contado sumadle el hecho de que son compatibles con PC, consolas e incluso dispositivo móviles.

Las partes malas son pocas y no demasiado notables, pero aun así también hay que mencionarlas: por un lado lo ya comentado de que la diadema sin apenas acolchado hace que la ergonomía no sea perfecta. Lo segundo es la ausencia de cancelación activa de ruido en el micrófono hace que dependamos demasiado del software y, aun así, la voz no queda natural con ello.

PROS:

  • Muy buena calidad de sonido.
  • Tecnología THX Spatial de audio posicional.
  • Muy buena calidad de materiales.
  • Excelente ergonomía.
  • Compatibles con PC, Mac, consolas y móviles.

CONTRAS:

  • Echo de menos almohadilla en la diadema.
  • Seguro que Razer puede hacerlo mejor en cuanto al micrófono.
  • Diseño estético ya muy visto en esta familia.

Por todo ello, estos Razer Kraken Tournament Edition se llevan nuestro galardón de Oro, así como nuestra recomendación por su rendimiento.

Revisado por Rodrigo Alonso el 20 septiembre 2018

Los comentarios están cerrados.