Análisis: be quiet! Dark Power Pro 11 750 W

be quiet! Dark Power Pro 11 750 W analisis

Hoy os traemos una nueva review de fuente de alimentación por parte de be quiet!, después de haber analizado fuentes como la be quiet! Straight Power 11 650W o la be quiet! System Power 9 600W. El primero de ellos cuenta con certificación 80Plus Gold, mientras que el segundo es un modelo más modesto con eficiencia 80Plus Bronze. Por ello, la compañía nos ha cedido la be quiet! Dark Power Pro 11; en concreto, el modelo de 750W, que cuenta con certificación 80 Plus Platinum, situada entre Gold y Titanium (la mejor).

Índice

    1. Características técnicas
    2. Unboxing y aspecto externo
    3. Análisis interno
    4. Prueba
    5. Conclusión

Características técnicas de la be quiet! Dark Power Pro 11 750 W

La be quiet! Dark Power Pro 11 es el modelo de más alta gama con el que cuenta be quiet! (situado en su categoría High-end), siendo el único en contra con certificación Platinum del que es uno de los mejores fabricantes de fuentes de alimentación del mercado.

La Dark Power Pro 11 está disponible en seis modelos diferentes, con versiones de 550W, 650W, 750W, 850W, 1000W y 1200W. Todas vienen con una garantía de 5 años, algo que es muy de agradecer en un producto que es clave para garantizar una buena durabilidad en nuestros componentes. Sus dimensiones son de 193 x 150 x 86 mm.

La certificación 80Plus Platinum le otorga a la fuente una eficiencia de hasta el 94% de conversión de electricidad al 50% de carga, con un mínimo del 90% tanto en cargas bajas como al 100% de uso. En el raíl de 12V es capaz de ofrecer hasta 744W.

Es por ello que siempre es recomendable comprar una fuente de alimentación cuya carga en situaciones como juegos vaya a situarse en el 50%, ya que así obtendremos la mayor eficiencia energética que si compramos una de mucha más capacidad u otra que esté casi siempre al máximo. Esta es una buena razón para elegir siempre una fuente de 650 W en un PC con una sola gráfica y procesador de gama alta (o 750 W si queremos margen o tenemos muchas unidades de almacenamiento)

El ventilador de la fuente es muy silencioso, aunque curiosamente no está siempre parado como encontramos en otras fuentes. Cuando la fuente está en carga baja, encontramos que gira muy lentamente y de manera totalmente inaudible, por lo que usándolo no nos daremos ni cuenta.

Esto es en parte gracias a una serie de optimizaciones que ha hecho el fabricante, además de contar con un ventilador be quiet! Silent Wings 3 135 mm, que tiene garantizadas 300.000 horas de vida útil. El nivel de ruido varía con la carga. Entre el 20 y el 50% emite 10,4 dBa, mientras que al 100% de carga llega hasta los 20,1 dBa. Por ello, en carga siempre vamos a oír otros componentes por encima de la fuente, como el ventilador del disipador del procesador o los de la tarjeta gráfica.

Este ventilador cuenta con unas aspas que optimizan el flujo de aire para ser lo más silenciosas posibles, además de un cojinete con fluido dinámico y con un núcleo de cobre, acompañado de un motor de 6 polos que genera menos vibraciones, tiene transiciones más suaves, consume menos, y requiere poco voltaje para arrancar. Así, tenemos una fuente optimizada para hacer el menor ruido posible.

El consumo en reposo (standby) es de sólo 0,13 W, y la compañía garantiza una durabilidad de la fuente a 25ºC de 180.000 horas; o lo que es lo mismo, el equivalente a tener el ordenador encendido las 24 horas del día durante 20 años y medio.

La serie Dark Power Pro también cuenta con una “Overclocking Key”. Lo que hace es, básicamente, unir los cuatro raíles de 12 V en los que está dividida en un único raíl de 12 V. Esto se hace a través del puente que la compañía incluye. Tan sólo tenemos que conectarlo a la placa, presionar el interruptor, y una luz LED nos indicará que está activado. Esto puede ser necesario en el caso de que necesitemos una mayor potencia de ella, pero con una sola tarjeta gráfica no será necesario utilizarlo.

El producto, que además está diseñado y pasado por un control de calidad en Alemania, cuenta con un diseño casi 100% modular, exceptuando el conector ATX 20+4 para la placa base, que va unido a la fuente. Esto no es realmente un inconveniente, ya que siempre vamos a necesitarlo, aunque puede incomodar algunas instalaciones.

En el manual (descargable en la web en este enlace en español y otros idiomas) encontramos detalladas todas las protecciones con las que cuenta la fuente, entre las que encontramos:

  • OCP (protección contra sobrecorriente)
  • UVP (protección contra subtensión)
  • OVP (protección contra sobretensión)
  • SCP (fusible contra cortocircuitos)
  • OTP (fusible para la temperatura)
  • OPP (protección contra sobrecarga)

Por último, contamos con compatibilidad con las siguientes especificaciones:

  • Intel ATX12V Power Supply Design Guide, versión 2.4 (así como con las versiones anteriores V2.31, V2.3, V2.2, V2.01, V2.0)
  • ATX System Design Guide, versión 2.2 y 2.1
  • BTX, versión 1.0a
  • E-ATX Server Dual Mainboards con conector de 8 pines
  • EPS12V, versión 2.92
  • Estado de Intel C6/C7 de la nueva generación de procesadores
  • Directivas Energy Star 6.0 & Directiva ErP

Unboxing y aspecto externo

En total, la fuente incluye 19 cables. Son tantos los cables y accesorios que incluye, que vienen en una caja para todos ellos, la cual es bastante robusta. Entre ellos encontramos los siguientes:

  • ATX 20+4 pines para placa base: 60 cm
  • 2x 12 V P4: 70 cm
  • 1x 12 V P8: 70 cm
  • 3x PCIe 6+2 pin + 6+2 pin: 60 cm
  • 1x PCIe / MB 6 pin: 60 cm
  • 1x 2 SATA + 2 MOLEX + 1 FDD
  • 2x 3 SATA
  • 1x 2 MOLEX + 1 FDD
  • 1x 3 MOLEX
  • 1x MB Connect
  • 4x External fan connector
  • 1x Overclocking key
  • 4x Conectores para ventiladores

Dependiendo del modelo de fuente, se incluyen más o menos cables. En el siguiente diagrama se pueden ver los que incluye cada modelo.

Como vemos, tenemos una gran cantidad de cables para poder conectar una amplia variedad de periféricos. Entre ellos tenemos la posibilidad de conectar hasta tres tarjetas gráficas o hasta 8 unidades de almacenamiento vía SATA sin recurrir a los MOLEX. Además, tenemos la posibilidad de conectar ventiladores directamente a la fuente por si tenemos la placa base llena, los cuales se gestionan mediante control inteligente. También encontramos bridas de plástico y otras cinco con velcro, que se suman a las cinco que incluyen los propios cables. Como vemos, gestionar los cables en el interior de nuestra caja no va a ser ningún problema.

Los cables de la fuente vienen todos protegidos por una malla protector de nylon con puntas termoretráctiles. Esto permite que los cables estén más aislados, pero también es menos vistoso y hace que los cables abulten más. Otras marcas ofrecen cableado plano o individual en sus fuentes más caras, por lo que este es un pequeño contra.

Análisis interno

Para acceder al interior de la fuente es necesario quitar mas de una decena de tornillos, además de las gomas adherentes que tiene en cada uno de los lados la fuente. Después de quitar todo, nos queda la tapa con el ventilador por un lado y el interior de la fuente en otra. En el interior encontramos bastante cableado fácil de identificar, ya que cada cable usa un color o grosor distinto. El rosa y negro es el del ventilador, el cual podemos desconectar si queremos sustituirlo o limpiarlo a fondo (aunque abrir la caja invalida la garantía).

El interior es bastante espacioso y aireado, con espacio entre los componentes para tener una buena refrigeración. Los condensadores, como podemos ver en la foto, están fabricados por Rubycon, marca japonesa de gama alta que es sinónimo de calidad y durabilidad, aguantando hasta 105 ºC. Además, encontramos disipadores repartidos por uno de los lados cerca de los condensadores para poder facilitar que la fuente opere a las menores temperaturas posibles, además de uno cerca de la zona central.

Prueba

La conectividad de la fuente nos garantiza que no nos va a faltar nada. Podemos conectar un total de hasta cuatro tarjetas gráficas (para la cuarta necesitaríamos otro cable), aunque puede que para eso necesitemos más potencia. Los conectores para las unidades de almacenamiento sólo tienen una fila de pines, lo que los hace más anchos y bajos para facilitar su conexión y desconexión.

En el medidor de voltajes encontramos que la fuente ofrece unas cifras perfectas y muy estables, sin que haya ninguna diferencia significativa entre ninguno de ellos. En operación en baja carga la fuente de alimentación es totalmente silenciosa, con el ventilador girando muy suavemente, pero de manera inaudible. En el caso de necesitar una mayor carga, el PWM del ventilador lo hace girar a más RPM. El ventilador está controlado por la fuente en función de la temperatura.

La longitud de los cables es ideal, no habiendo tenido ningún problema para conectar el procesador o la tarjeta gráfica, si bien los cables quedan algo más abultados que con otras fuentes sin cables mallados. A mí, personalmente, me gustan más los cables mallados para dar una mejor sensación de limpieza y de que no hay cables girados que te obliguen a utilizar peines para enderezarlos.

Conclusión

Estamos ante una fuente de alimentación con una calidad muy difícil de igualar. Su certificado de eficiencia 80Plus Platinum nos garantiza una eficiencia energética entre el 90 y el 94% dependiendo de la carga, lo cual suele ahorrarnos decenas de euros en el largo plazo, además de tener una fuente más estable y de mayor calidad para garantizar que no se nos va estropear ningún componente. Este modelo en concreto permite elegir entre una amplia variedad de potencias, yendo desde los 550W hasta los 1200W para adaptarla lo mejor posible a nuestro PC.

Los únicos inconvenientes que le podemos encontrar a esta fuente es que no sea 100% modular, con un cable de 20+4 pines que tiene un diámetro bastante grande. Estos cables son más difíciles de girar y moldear, pero también quedan más limpios y disimulados dentro de la caja. Por último, su precio de 189,90 euros es algo prohibitivo para muchos; sobre todo porque cuando hay fuentes de la misma potencia y misma certificación por 30 o 40 euros menos (y 100% modulares). A pesar de ello, tiene funciones que otras no tienen, como el poder conectar más ventiladores. En definitiva, no podemos más que recomendar su compra.

Pros

  • Certificación 80Plus Platinum, con eficiencia entre el 90 y el 94%
  • Condensadores japoneses de Rubycon
  • Completamente silenciosa en cargas bajas y medias
  • Gran variedad de modelos para elegir entre 550 y 1200 W
  • Gran cantidad de cables, los cuales van mallados y tienen longitud suficiente
  • Protecciones OCP, OVP, UVP, SCP, OTP, y OPP
  • Gran variedad de potencias para elegir

Contras

  • No es 100% modular
  • Precio algo elevado en comparación con otras fuentes Platinum de 750 W

Por ello, la be quiet! Dark Power Pro 11 750 W recibe el galardón de platino a juego con su eficiencia, y nuestra recomendación por su rendimiento. Podéis comprarla en Amazon por un precio de 189,99 euros.

EUR 185,37 EUR

Revisado por Alberto García el 12 septiembre 2018

Los comentarios están cerrados.