Los problemas de stock de procesadores Intel serán peores a partir de primavera

Escrito por Javier (Javisoft) López

Nuevos rumores acerca de los problemas de suministro de Intel, donde los de Santa Clara parece que no están respondiendo a la demanda de procesadores como se esperaba y es muy posible que terminen este trimestre con peores cifras de lo esperado. Así, es muy posible que los problemas de suministro no acaben hasta, al menos, este verano, dato que AMD aprovecha para seguir subiendo su cuota.

La escasez puede empeorar en el segundo trimestre

Robert Swan

Ya han pasado varios meses desde aquel agosto de 2018, cuando todo comenzó.

Desde aquel entonces Intel ha invertido una gran cantidad de millones de dólares para intentar paliar la demanda que sufre de sus principales socios como HP, DELL o Lenovo.

Algunos de ellos han llegado a tener una brecha en el suministro de más del 5% en su peor momento, por lo que las cifras de pérdidas han debido de ser muy importantes.

La demanda de equipos como Chromebooks se va a incrementar en el periodo en el que estamos, junto con los portátiles, donde los primeros análisis vaticinan una reducción del 2-3% en los procesadores Core i3 y Core i5, siendo esta última la más afectada.

La mejoría en el suministro no llega y las previsiones fallan

Intel-CES-2019-01

Todo parecía indicar que Intel podría y debía paliar este problema mediante la inyección de capital y ampliación de plantas que tenía en marcha.

Incluso lanzó a sus inversores un comunicado de tranquilidad en el que dejaban claro que tomarían “al toro por los cuernos”.

Pero la realidad es otra muy distinta, ha pasado la época fuerte de navidad, donde los proveedores vieron aumentar sus brechas de suministro hasta incluso el 10% en ese trimestre y el problema continúa, donde las gamas bajas se están viendo muy afectadas.

Tanto es así, que las series Atom, Celeron y Pentium de nivel de entrada tuvieron una escasez de cientos de miles de CPUs, por lo que fabricantes como Lenovo, que se centran en estas gamas, tuvieron serios problemas para abastecerse.

Intel derivó la producción a la gama alta para ganar más dinero

PortSmash

Lo cierto es que Intel declinó las gamas inferiores a favor de las gamas más altas, las cuales son mucho más rentables económicamente y por ello les genera un mayor beneficio.

Sin embargo, procesadores como el i9-9900K o i9-9900X no han visto como su precio descendía hacia su MSRP original, por lo que dicha producción podría haberse destinado a procesadores Xeon para centros de datos y la nube.

Este movimiento está provocando que muchos ensambladores muevan la producción y equipos hacia sistemas AMD, sobre todo en portátiles, donde AMD ha pasado de una cuota del 9.8% al 15.8% en el primer trimestre de 2019.

Hasta tal punto llega la escasez de procesadores Intel que los analistas creen que, debido al movimiento de los ensambladores, la cuota de AMD podría crecer hasta el 18% en el segundo trimestre.

Sin embargo, también pronostican que este será el pico más alto de AMD, ya que la nueva producción conjunta de Intel en 14 nm debería aliviar la presión de los fabricantes sobre el gigante azul tras el verano, ya que se espera que la capacidad de producción aumente en un 25%, solventando todos los problemas citados de una vez por todas.

Además, la producción de 10 nm y Ice Lake llegará al mismo tiempo que el aumento del suministro, donde ya se empiezan a escuchar los primeros rumores de Comet Lake a 14 nm como precursor de Ice Lake para final de año y con un rendimiento similar, donde se apunta a que Intel podría terminar desarrollando los 7 nm EUV y dejar de lado los 10 nm directamente.

Fuente > Digitimes

Continúa leyendo