Qué es el QVL de una placa base y cómo nos puede ayudar

Todas las placas base que están ahora mismo a la venta en el mercado del DIY, vienen acompañadas de un documento denominado QVL. Este documento, del cual siempre es aconsejable consultar la versión online del mismo dado que suele estar más actualizada, puede ser la diferencia entre un montaje sin complicaciones o un montaje realmente infernal porque nuestro ordenador no quiera arrancar, después de haberle instalado todos los componentes.

La QVL (o Qualified Vendor List) es una lista que hay que consultar siempre antes de comenzar la compra de los componentes del ordenador. Y es que la lista QVL de la placa base no deja de ser la lista de componentes compatibles con la placa base. De la cual, como ya hemos comentado, hay que consultar siempre la versión online que tienen todos los fabricantes de placas base en sus respectivas páginas web. Haremos esto por dos motivos:

  • Si la placa base es muy reciente, para conocer toda la lista inicial de componentes compatibles con la placa base.
  • Si la placa base ya tiene un tiempo, para conocer los componentes compatibles que se han ido sumando a la lista.

En esta lista podremos encontrar tanto los procesadores que son compatibles (y a partir de qué revisión de la BIOS ese procesador es compatible) como los diferentes modelos de memoria RAM, las frecuencias a las que pueden funcionar y sus posibles configuraciones extra, relativo a la cantidad de módulos de RAM que se pueden montar en la placa base y si afecta a la frecuencia de funcionamiento de estos.

Ejemplo de QVL de memoria de una placa base ASUS

¿Cómo nos ayuda el QVL?

La función del QVL es evitar que nos equivoquemos a la hora de comprar un componente que no va a ser compatible con la placa base. Por ejemplo, las placas base con el chipset AMD B350 eran inicialmente compatibles con todos los procesadores AMD Bristol Ridge y Summit Ridge (los AMD Ryzen de 1ª Generación). Más adelante se les añadió la compatiblidad con los procesadores AMD Raven Ridge (las primeras APU Ryzen) para, finalmente, añadirles la compatibilidad con los procesadores Ryzen de 2ª Generación. Si hoy en día os compráis un procesador AMD Ryzen 5 2600 y una de estas placas base, tenéis muchas posibilidades que, al llegar la placa base no funcione con el procesador nuevo, dado que la BIOS que tendrá no estará, casi con total seguridad, actualizada para poder soportar esos procesadores. Esto mismo es lo que sucedió en su momento cuando AMD lanzó las APU Raven Ridge a principios de este año.

Sin embargo, donde más nos puede ayudar la QVL es para comprobar si un módulo de RAM es soportado por la placa base. En la QVL están todos los módulos de memoria RAM que el fabricante ha testeado y puede afirmar que funcionan con ese modelo específico de la placa base y con la BIOS con la que sale al mercado. A medida que van saliendo nuevas revisiones de la BIOS, el fabricante va incorporando nuevos modelos de RAM a su QVL, dado que en cada revisión de la BIOS se suelen incluir nuevos modelos de RAM que se han testado y cretificado que funcionan sin problemas.

Por eso, antes de lanzarse a lo loco a comprar componentes, lo primero que un usuario responsable ha de hacer es consultar la QVL del fabricante para el modelo de placa base que se va a comprar, lo que le va a evitar muchos dolores de cabeza en el futuro.