Intel prohíbe publicar benchmarks de sus procesadores tras un nuevo parche de vulnerabilidades

En un movimiento bastante sorprendente por parte de Intel, nos hemos enterado que Intel ha añadido una nueva cláusula a su licencia de software, relativa a los parches que la empresa ha ido lanzando estos meses atrás. Esta nueva clausula prohibiría que los usuarios de sus procesadores publicaran los resultados de benchmarks comparando el rendimiento antes y después de aplicarlos.

Los comienzos de este año en cuanto a las vulnerabilidades de Intel no han sido especialmente auspiciosos para la compañía. Desde el descubrimiento del las vulnerabilidades Meltdown y Spectre a principios de este 2018, más las subsecuentes variantes de esta última vulnerabilidad, la marca ha estado en el ojo del huracán durante varios meses, hasta que se han lanzado varios parches que controlaban los posibles efectos adversos de estas.

Sin embargo, el problema de la vulnerabilidad Spectre es que afecta al motor de rendimiento más importante de los procesadores: la ejecución especulativa Esta función es la responsable, en gran medida, del gran incremento en rendimiento que han tenido los procesadores de Intel, de AMD y de ARM a lo largo de los años y es una característica que se puede encontrar empleada en procesadores tan antiguos como los antiguos Intel Core 2 Duo, por poner un ejemplo.

La nueva cláusula de Intel podría no ser legal en algunos países

En la anterior captura de pantalla podéis ver como la cláusula V impediría al usuario que va a instalar el correspondiente parche en su procesador, publicar comparativas de rendimiento de su sistema antes y después de aplicar el susodicho parche. Esta última cláusula no tiene mucho sentido, dado que algunos de los grandes clientes de Intel son empresas como AWS, Microsoft, Google, etc que suelen informar de este tipo de sucesos a sus clientes de manera habitual, para que estén bien informados del rendimiento que pueden esperar de sus servidores. Es más, es muy posible que esta cláusula que oculta información a los ojos de los clientes, sea ilegal en varios países e Intel se viera obligada a eliminarla de su acuerdo de licencia legal para sus parches del microcódigo de sus procesadores.

Con todo y con eso, Intel ya ha prometido que los próximos procesadores Coffee Lake-R tendrían, desde el principio, eliminados dentro del propio núcleo las vulnerabilidades Meltdown y Spectre, de manera que no necesitarían ningún tipo de parche para funcionar. Al contrario de lo sucedido a principios de año con los procesadores Coffee Lake-S, a los que pilló de lleno estas vulnerabilidades al poco tiempo de haber sido lanzados al mercado.

ACTUALIZACIÓN: Intel ha acabado retirando la cláusula que prohibía la publicación de los benchmarks.