Intel reconoce la utilidad de los procesadores de 8 núcleos para juegos

El proceso de aumento de núcleos por parte de Intel en sus procesadores no llega sólo, sino que promete una mejor integración de los juegos en estos en los sistemas multinúcleos. No es una novedad que los juegos no puede aprovechar a penas el multicore de los procesadores, pero Intel quiere cambiar esto.

Actualmente los procesadores multinúcleo ayudan en la gestión de programas que necesitan varias líneas de ejecución paralelas, como los programas de edición, así como para soportar fácilmente la multitarea de nuestros equipos. Los juegos requieren poco de los núcleos de los procesadores ya que los cálculos han de ser secuenciales y no pueden ser paralelizados.

Intel se une a estudios de desarrolladores para conseguir que los juegos aprovechen las CPU multinúcleo

Esto se convierte en el principal cuello de botella de los juegos, el renderizado. Se tienen que calcular los datos de forma secuencial y después ser ejecutados en un orden concreto, por lo que el paralelismo poco tiene que hacer.

Esta conferencia llega de la mano de Intel y diferentes estudios de videojuegos en el GDC 2018. En cuanto a la escalabilidad de las CPU, mostraron en una gráfica como a partir de los ocho núcleos las mejoras son demasiado pequeñas, si nos fijamos en la mejora que estamos viviendo actualmente: de los cuatro núcleos a los seis hay una mejora de casi un punto; mientras que de los seis a los ocho es de menos de medio punto.

Para poder conseguir paralelizar el código de un juego, debería de dividirse las tareas del motor en diferentes procesos: renderizado, lógica del juego y simulación y construir un planificador del trabajo lo suficientemente robusto para que no se vea afectado el resultado.

En cuanto a la experiencia de usuario, se pretende potenciar esta escalando el rendimiento con los núcleos, así como los efectos evitando que afecten al juego.

Los desarrolladores también han hablado de cómo afecta al rendimiento el Hyper-Threading, cuando dividimos un núcleo en dos dividimos en dos su potencia y recursos, como la caché L1. Al querer acceder dos procesos a una misma caché puede producirse un aumento del tiempo de acceso, por lo que se pierde la potencia del procesador. Si se hace la división menos literal, dejando cada hilo para tareas diferentes, puede mejorarse el rendimiento en vez de perderlo.

En esta conferencia han participado los creadores de Total War: Warhammer 2 y Conqueror’s Blade, dónde nos contaban los objetivos de la colaboración con Intel en el proyecto por conseguir mejorar el soporte de los juegos con los multinúcleos. Entre los objetivos nos encontramos con el poder soportar más de mil jugadores con IA y estados diferentes, campos de batalla dinámicos, fácil de escalar… El proyecto promete, la meta está fijada en unos dos meses y medio, por lo que puede que pronto veamos novedades.