AMD mejora su cuota de mercado en 2017, mientras que NVIDIA e Intel bajan

Los datos económicos de las empresas más importantes del sector, en el último trimestre, nos dejan unos datos muy llamativos que sentencian el cambio en la tendencia del mercado y la mejora de la cada vez mayor posición de AMD.

AMD presenta unos resultados estrella este 2017

AMD ha sido la clara ganadora en este trimestre, el Q4 de 1027, a pesar de la caída en las ventas de tarjetas gráficas la compañía ha conseguido seguir creciendo. Esta caída en las ventas de GPU se ve clara al observar una bajada del 1,5% respecto a años anteriores. Esta comparativa muestra una caída del 4,8% de la venta de GPU, un 2% en la venta de gráficas para ordenadores de sobremesa y un 7% en la de gráficas para portátiles.

El minado ha perjudicado seriamente las ventas, aunque no tanto los beneficios

Por su parte, los mineros han comprado 3 millones de gráficas dedicadas en todo el 2017, lo que implica una ganancia de 776 millones de dólares. AMD ha sido la empresa que más beneficios ha obtenido con este sector.

AMD ha vivido una experiencia paralela a la caída de ventas, ya que ha conseguido aumentar su cuota de mercado en un 8,1%, unas cifras muy buenas que la sitúan muy cerca de NVIDIA. Este 8% ha llegado de los principales competidores: NVIDIA e Intel, la cuota de NVIDIA ha caído un 6% y la Intel un 2%; quedando así:

  •  AMD con un 14,2%
  • NVIDIA con un 18,4%
  • Intel con un 67,8%

Intel ha sido el menos afectado por la caída de ventas de GPU, ya que ellos venden sus gráficas integradas en los procesadores y la especulación y faltas de stock no han afectado a este mercado.

Si la demanda no se normaliza, la tendencia apunta a que seguirán cayendo las ventas

La empresa encargada de hacer este análisis confirma lo que ya decían AMD y NVIDIA, los gamers son la principal fuente de ingresos de las compañías y el repunte del consumo causado por los mineros ha afectado totalmente a estos usuarios. Esto ha podido causar la caída en la venta de GPU a nivel global, los precios son cada vez más altos y en muchos lugares no hay stock de las principales gráficas lo que hace imposible su venta.

Si las empresas consiguen hacer frente a la enorme demanda actual de GPU, puede que consigan repuntar sus resultados, si no, lo más seguro es que el mercado se vea perjudicado hasta que consiga normalizarse la demanda.