Aquí está la Sapphire Radeon RX Vega 56 Pulse, con diseño personalizado

Escrito por Juan Diego de Usera

Tras muchos vaivenes, por fin ha salido al mercado la tarjeta gráfica Sapphire Radeon RX Vega 56 Pulse. Este modelo pretende ser una opción mucho más económica que el modelo Nitro+ de esta tarjeta gráfica, para lo que la marca ha prescindido del gran disipador original de tres ventiladores, sustituyéndolo por otro de dos ventiladores, bastante más simple.

Poco a poco comienzan a llegar con cuentagotas a las tiendas los primeros modelos personalizados de las Radeon RX Vega. Sin embargo, la realidad es que en estos momentos la cantidad de tarjetas gráficas que hay en inventario en las tiendas es prácticamente nula. Da igual a qué tienda te dirijas que en la gran mayoría, a no ser que busques modelos de gama de entrada, el resto de modelos están agotados y sin fecha de reposición.

¿A qué se debe ésto? A dos factores, principalmente: al incremento en la demanda de la memoria RAM y a la escasa capacidad de AMD y Nvidia para afrontar la crisis de tarjetas que estamos viviendo actualmente. Sobre el mercado prisionero de la memoria RAM ya he hablado con anterioridad, así que no voy a entrar en ello. Pero lo grave es que los dos principales productores de núcleos gráficos no estén sacando al mercado un mayor número de éstos para paliar un poco al menos el incremento en la demanda de estas fechas.

La Sapphire Radeon RX Vega 56 Pulse pretende ser una alternativa económica

La nueva RX Vega 56 Pulse pretende ser una alternativa más económica a la actual Sapphire Radeon RX Vega 56 Nitro+. Teniendo en cuenta que esta gráfica se está vendiendo a un precio cercano a los 700 €, es posible que el precio pudiera acabar en los 650 €, pienso yo. Aunque tampoco me  extrañaría que el precio, como es habitual en lo que estamos viendo últimamente, se acabe disparando y acabe costando un buen pico más.

En cualquier caso, La Radeon RX Vega 56 Pulse vendrá con un núcleo gráfico Vega 10 que en su interior tendrá 3.584 stream processors, 192 TMUs y 64 ROPs. Los procesadores de cálculo funcionarán a una velocidad de 1.208 MHz, con un boost que llegará hasta los 1.512 MHz, junto con 8 GB de memoria GRAM HBM2 que funcionará a 1.600 MHz. Su alimentación correrá a cargo de dos conectores PCIe de 8 pines y sus salidas de vídeo estarán formadas por un conector HDMI 2.0 y tres conectores DisplayPort 1.4. Ambos tipos de salidas de vídeo le permitirá mover monitores de resolución 4K sin ningún problema.

Continúa leyendo