Aparece una primera referencia a las AMD Radeon Navi en el driver de Linux

Escrito por Juan Diego de Usera

Algo de revuelo se ha producido en la comunidad hardware cuando un usuario ha descubierto, dentro del driver de AMD para el sistema operativo Linux, una referencia a las próximas tarjetas gráficas AMD Radeon Navi. La aparición en el driver es clara prueba que AMD ya debe  de estar haciendo pruebas de rendimiento con los primeros prototipos.

Tradicionalmente, el código de controlador de Linux se actualizaría utilizando los nombres que emplean de las próximas arquitecturas gráficas y esa es generalmente la forma en que la scene del hardware se da cuenta de la existencia de las nuevas gráficas. Esta vez, sin embargo, el uso que hace el equipo de software RTG de “Super Secret” parece ser un intento humorístico de mantener en secreto el nombre en clave de este chip en particular. Dado que la línea de código dentro del driver es:

“new_chip.gfx10.mmSUPER_SECRET.enable[0:0]”

El asunto está en que, si las actual arquitectura Vega es GFX9, GFX10 tienen que ser por narices las próximas AMD Radeon Navi.

Así es, no estamos hablando de toda la arquitectura Navi. Esta línea de código se refiere a un chip Navi específico. Al ver cómo el código de Linux debe actualizarse meses antes de la llegada de Navi, no tendrían más remedio que agregarlo en algún momento. Si se hubiera incluido el nombre del código del chip específico, hubiera tenido alguna forma de rastrearlo a través de una serie de bases de datos en línea que aparecerían en el futuro.

La AMD Radeon Navi serían las primeras gráficas con arquitectura modular

A pesar de que Nvidia ya está trabajando en desarrollar el concepto de tarjetas gráficas modulares, y escalables, es en este caso AMD Radeon que lleva la delantera. Más que nada, porque ellos ya tienen desarrollado el concepto en sus procesadores de escritorio con arquitectura Zen. Y es que, a estas alturas, lo que todos creemos es que las AMD Radeon Navi estarán compuestas por varios núcleos pequeños fabricados a 7 nm, unidos por un bus de alta velocidad similar al Infinity Fabric que AMD ya está empleando con su arquitectura Zen.

Fabricar de esa manera la tarjeta gráfica, simplificaría y abarataría bastante todo el proceso de desarrollo. No sólo eso, sino que permitiría desarrollar versiones más o menos potentes en función de la cantidad de núcleos activos dentro de la die. Exactamente igual que se fabrican los procesadores Ryzen de AMD.

Continúa leyendo