Asus: ¿Pagas por calidad, diseño, rendimiento o simplemente la marca?

No es ningún secreto que Asus no pasa por un buen momento financiero. Los ingresos y las ventas de la compañía están en un momento bastante malo y, sin embargo, no parece que tengan intención de cambiar su política de precios, en la que lanzan al mercado productos a precios bastante superiores que la competencia amparándose en el prestigio de la marca. ¿Es esta una estrategia acertada o deberían de cambiar el moto en el que “atacan” el mercado con sus productos?

Vamos a poner como ejemplo uno de los últimos lanzamientos de la marca, el mini PC ROG GR8 II. Se trata de un mini PC equipado con un procesador Intel Core i7-7700 (sin K), 16 GB de RAM DDR4 a 2400 Mhz, un SSD M.2 SATA de 512 GB, un disco mecánico de 1 TB y una tarjeta gráfica NVIDIA GeForce GTX 1060 de 6 GB. Por este equipo, Asus pide 1199 euros mas IVA. Si nos montamos este mismo equipo por piedas en cualquier sitio nos cuesta algo más de 1000 euros, 1100 euros si queremos que tenga componentes de mejor calidad. ¿Por qué el sobreprecio?

Asus se escuda en el prestigio de la marca

No voy a desmerecer para nada la calidad de los componentes que utiliza Asus, ya que considero que, de hecho, en placas base y en tarjetas gráficas tienen una muy buena calidad. Ahora bien, tampoco es que destaquen por encima de otras marcas, y de hecho en el ámbito de las tarjetas gráficas podemos ver sobreprecios de hasta 200 euros en los modelos de alta gama por encima de la competencia y no proporcionan un extra de rendimiento (me refiero en el ejemplo a la Asus GeForce GTX 1080 Ti STRIX OC (979€ cuando salió, 829€ ahora mismo) comparándola por ejemplo con la GeForce GTX 1080 Ti Gaming OC Black Edition de Aorus (709€ ahora mismo)).

Pero este entorno no es el único. Recordemos la monstruosidad de portátil que lanzaron hace tiempo, el GX700 con un precio de 4.499 euros cuando un sobremesa de mejores características nos costaría menos de 3.000 euros, por no hablar de la extraña estrategia de lanzar nuevos modelos de portátil al mercado con hardware de pasada generación. Desde luego dos estrategias de mercado bastante cuestionables y que no le han salido para nada bien al fabricante.

La cuestionable estrategia de Asus

Asus es un gran fabricante, de eso no nos cabe duda, y aunque ha tenido estrategias bastante cuestionables que han producido un grave declive en sus ventas, siguen en sus trece lanzando productos al mercado bastante más caros de lo que deberían por el hardware que ofrecen, escudándose en la fuerza de la marca. Parece que en los últimos tiempos los usuarios se han dado cuenta de esto, y prueba de ello es la bajada de ventas de sus productos, algo que está produciendo que o Asus mueve ficha o se va a ver en serios problemas económicos dentro de poco.

¿Qué pensáis vosotros? ¿Creéis que la calidad, rendimiento o diseño que ofrece Asus merece el sobreprecio que sus productos tienen con respecto a la competencia? ¿Creéis que la compañía debería de seguir con su política de precios, o que deberían adecuar los precios al mercado para presentar mayor competencia?