Ni Coffee Lake en placas serie 200, ni Kaby lake en placas serie 300

Ya sabíamos, porque lo confirmó ASRock inicialmente en su día, que los próximos procesadores Intel Coffee Lake de octava generación no iban a ser compatibles con las actuales placas base de chipset Intel 100 y 200 Series. Pero lo que no sabíamos hasta ahora es que las placas base que incorporen los nuevos chipsets 300 Series tampoco van a ser compatibles con los actuales procesadores Skylake y Kaby Lake, así que si estabas pensando en actualizar a la “nueva” arquitectura de Intel, tendrás que cambiar placa y procesador.

Desde luego Intel se está cubriendo de gloria. Tradicionalmente una nueva generación de procesadores conllevaba siempre cambiar también placa base -y otros componentes, dependiendo de si avanzaba o no la generación de RAM por ejemplo-, pero con Skylake y Kaby Lake sentó precedente haciendo que los procesadores de sexta generación funcionaran en placas Serie 200 y que los de séptima generación funcionaran en las placas Serie 100 con una simple actualización de BIOS, algo que gustó mucho a los usuarios porque permitía actualizar la plataforma solo cambiando de procesador.

Pero parece que Intel no va a sentar precedente al final, pues contra todo pronóstico los procesadores Intel Coffee Lake solo funcionarán en las placas base de nueva generación, con chipset 300 Series, y éstas solo funcionarán con procesadores Coffee Lake a su vez. En otras palabras, si tienes un procesador Kaby Lake y querías actualizar solo la placa para contar con sus novedades, no podrás hacerlo y tendrás que cambiar también de procesador.

Lo que es más extraño todavía para esto es que se sigue manteniendo el socket LGA1151, y los procesadores son básicamente idénticos, ya que ni siquiera cambian las muescas que impedirían que intentes instalar un procesador que no corresponda (esto siempre ha sido así pero con diferentes sockets, por ejemplo para impedir instalar un procesador LGA1150 en un socket LGA1151 aunque tengan el mismo tamaño). Lo podéis ver en la imagen de arriba.

Así, Intel no solo rompe con el tradicional proceso tick-tock en su arquitectura, pues como sabéis Coffee Lake es la tercera que utilizará el nodo a 14 nanómetros, sino que segmentará todavía más sus plataformas. Y pareciera que el fundamento que Intel busca es seguir obligando a los usuarios a cambiar de placa base cada dos nuevas generaciones de procesadores.

Vía | hardware.info