Windows 10 funcionará muy pronto sobre plataformas ARM

Escrito por Rodrigo Alonso

Es algo que llevan tiempo prometiendo, pero que han confirmado por fin en la feria IFA 2017 que ha tenido lugar en Berlín hace poco. Ha sido, como es lógico, Qualcomm quien ha dado la noticia, y de hecho han anunciado que el primer PC con Windows 10 y procesador ARM montará uno de los nuevos Snapdragon 835.

Según Qualcomm, el primer PC con Windows 10 ARM llegará a finales del último trimestre del año, de cara a Navidades. Ésto permitiría en teoría contar con equipos con refrigeración pasiva (gracias al bajo consumo y bajo calor generado por el Snapdragon 835) y que le sacaría partido a las tecnologías que los SoC ARM proporcionan, pues hay que recordar que es un sector que ha visto multiplicada su presencia en los últimos años gracias a los smartphones, tablets y demás y que ha levantado el interés de los usuarios del sistema operativo de Microsoft desde hace mucho.

Cabe mencionar que ésta ha sido una gran noticia para usuarios que no podían renunciar a aplicaciones específicas y que necesitaban tener mucha movilidad, como por ejemplo aquellos que hacen uso de emuladores Dolphin, los que necesitan Visual Studio para su trabajo, o los usuarios que suelen utilizar sistemas avanzados de apuestas online, como el modo multi ventana de PokerStars Casino. Estos usuarios, que depeneden del sistema operativo de Microsoft para realizar éste tipo de tareas, a partir de ahora tendrán las cosas más fáciles y contarán con el plus de portabilidad que la plataforma ARM proporciona.

Desde luego que la elección de Qualcomm del Snapdragon 835 para ser el procesador pionero en éste ámbito parece buena. Cuenta con un procesador de ocho núcleos Qualcomm Kryo 280 de 64 bits funcionando a una velocidad máxima de 2,45 Ghz, fabricados con una litografía de 10 nanómetros. Como SoC que es también incorpora una iGPU, concretamente una Qualcomm Adreno 540 que mejora hasta en un 25% la velocidad de renderizado y que, entre otras cosas, es capaz de mostrar hasta 60 colores más en la pantalla. Según el fabricante, es su procesador más eficiente hasta la fecha, pues es más potente y tiene un 25% menos de consumo que la generación anterior.

No cabe duda de que éste anuncio supondrá una gran noticia para Qualcomm, pues ésto abrirá nuevos mercados para sus procesadores. Pero lógicamente también lo es para Microsoft, pues el Snapdragon 835 es la excusa perfecta para demostrar el potencial de su sistema operativo Windows 10 redefiniendo el concepto de Ultrabook, ahora con casi igual de potencia que antes pero refrigeración pasiva y una autonomía de batería mucho mayor gracias al menor consumo del procesador.

De hecho, ahora los ultrabooks con Windows y procesador ARM podrán beneficiarse de otras tecnologías de las que carecían hasta ahora, como carga rápida Quick Charge, sistemas de identificación biométricos (como la recientemente presentada identificación con huella en la propia pantalla) o la integración de la conectividad 4G LTE, que hasta ahora lograban con un módem aparte y ahora estará integrado en el SoC, ahorrando espacio y consumo de energía.

La competencia en el mercado será fundamental para determinar el precio. Además, como dato adicional pero no menos importante, la llegada de la arquitectura ARM a Windows 10 también supone “librarse” del monopolio de Intel en éste sector del mercado, abriendo por fin la posibilidad a la competencia de precios que, como sabéis, en último término nos beneficia a los usuarios con equipos más potentes, eficientes y a mejores precios. No obstante, al parecer el primer equipo que será lanzado al mercado con éste SoC no será demasiado económico, pero fabricantes como Lenovo, HP y Asus ya han anunciado su intención de lanzar sus propios equipos en 2018, así que será a partir de ahí cuando llegue la competencia y veamos precios más competitivos.

CHUWI LapBookCHUWI LapBook Windows 10 LaptopA decir verdad las expectativas son elevadas, pero que los principales fabricantes de equipos portátiles vayan a tardar en lanzar sus versiones propias de sistemas ARM con Windows 10 podría significar que o bien han llegado tarde a la tendencia o bien tienen todavía sus dudas con respecto al rendimiento de la arquitectura en el sistema operativo de Microsoft, si bien éstos parecen bastante interesados en que ésto se lleve a cabo y seguramente les de facilidades a los fabricantes.

Continúa leyendo