Se confirman las sospechas sobre el rendimiento en juegos de Ryzen

Poco a poco se van confirmando las sospechas que todos teníamos sobre el rendimiento de Ryzen con los juegos: que los juegos no están correctamente optimizados para este procesador. Así se desprende del último post que ha realizado AMD en su blog. En él se analiza el incremento de rendimiento de ROTR tras el último parche del juego.

Intel ha sido la fuerza dominante en el mercado de videojuegos desde hace ya más de una década. Dado que los únicos procesadores que rendían medio bien con juegos eran los suyos, los desarrolladores no han optimizado para otras plataformas. Pero ahora, un antiguo vecino del barrio ha vuelto. Y lo ha hecho con mucha fuerza. Pero los desarrolladores de juegos todavía no se quieren dar por aludidos. Y son harto reticentes a sacar parches para sus juegos. Sin embargo, Square Enyx sí lo ha querido hacer, y ha elegido su gran éxito de ventas Rise Of the Tomb Rider (ROTR en adelante) para implementar ciertas mejoras.

El nuevo parche hace que Ryzen incremente su rendimiento de manera espectacular

El nuevo parche se centra en el manejo de tareas de render que realiza el juego. Y en optimizar más el scheduler para que sea más efectivo con procesadores multinúcleo. Y quitando de un lado y poniendo en otro ¿cuál es el resultado? Pues el resultado es que el juego experimenta un incremento cercano al 30% en ganancia.

Por consiguiente, todo lo que nos habían querido hacer creer sobre el rendimiento de Ryzen con juegos no es correcto. No se trata de un problema inherente a la arquitectura del procesador. No, el problema está, en realidad, en la manera en la que los juegos se han programado. Porque lo han hecho pensando solo en la arquitectura Core de Intel, que es bastante diferente a la de Ryzen.

Claro, uno podría decir, con toda la razón, que ROTR es un juego que ta tiene dos años. Y que cuando se desarrolló, Ryzen no era más que un rumor. Por consiguiente, no se podía haber optimizado para esa plataforma. Y es verdad. Pero juego tras juego que van optimizando para esa plataforma nos deja entrever que, en realidad, Ryzen es mucho más competitivo en ese segmento de lo que nos habían querido hacer creer. O lo que es lo mismo: en un juego bien optimizado, Ryzen no tiene nada que temer frente a la arquitectura Core de Intel. Ni siquiera frente al todopoderoso i7 7700K.