Un empleado de Samsung roba 8474 smartphones en su silla de ruedas

Escrito por Rodrigo Alonso
Telefonía móvil
1

La curiosidad del día nos llega de la mano de un empleado de Samsung, quien según se ha dado a conocer logró sustraer en total 8474 smartphones de la sede central de la compañía, en Corea del sur, escondiéndolos en su silla de ruedas a lo largo de casi dos años. A raíz de vender esos smartphones en el mercado de segunda mano, el empleado logró pagar una millonaria deuda de juego que había contraído. Una historia digna de culebrón, vaya.

El empleado ingresó en el gigante de las telecomunicaciones en el año 2010, aprovechando una campaña de la compañía para contratar personas discapacitadas, y desde entonces pasó a formar parte del departamento de mantenimiento y reparación de terminales utilizados por desarrolladores para crear futuras actualizaciones y nuevas características de su sistema operativo.

Escondía los smartphones en su silla de ruedas

Entre Diciembre de 2014 y Noviembre de 2016, el empleado (llamado Lee) logró sustraer casi 8.500 smartphones de la marca escondiéndolos en su silla de ruedas, gracias a la cual lograba pasar sin problemas los controles de seguridad y detectores de metales que la compañía tiene instalados en la entrada de la sede, ubicada en Suwon, en la provincia de Gyeonggi. Lógicamente la silla de ruedas no pasaba por el detector de metales, así que los terminales pasaban desapercibidos, y durante los casi dos años logró llevarse consigo un total de 8.474 terminales de la marca.

Baterías de algunos de los terminales, con el "not for sale" destacado.

Baterías de algunos de los terminales, con el “not for sale” destacado.

Según se ha podido saber, Lee tenía un negocio muy activo de venta de terminales de segunda mano, gracias a lo que logró embolsarse unos 800 millones de de Won (unos 700.000 euros más o menos), que utilizó para pagar una deuda de juego que había contraído hacía tiempo por valor de casi 900 millones de Won.

Ahora, que se ha dado a conocer la noticia, Lee ha sido encarcelado y lógicamente ya no trabaja para Samsung. Lo que no han dicho es si va a tener que pagar la “deuda” contraída con la compañía o qué va a pasar a partir de ahora con él, pero con lo que nos quedamos es con la curiosidad de una persona en silla de ruedas logrando sustraer tamaña cantidad de smartphones a un gigante de la tecnología como es Samsung. Increíble pero cierto.

Vía | The Investor.

Continúa leyendo
  • Rafael

    Esperemos que no exploten