MSI lanza su modelo RX 460 de perfil bajo en variantes de 2 y 4 GB

Escrito por Juan Diego de Usera
MSI

MSI ha presentado, aunque sin demasiada fanfarria, dos nuevas tarjetas gráficas basadas en la arquitectura Polaris. Hablo de las MSI Radeon RX 460 4GT LP y 2GT LP, caracterizadas por emplear una placa de circuito integrado de bajo perfil, convirtiéndolas en candidatas perfectas para ser empleadas en equipos HTPC que tengan un espacio interno bastante reducido pero que se quieran emplear para jugar gracias al reducido consumo que emplean estas tarjetas.

Parece que las Radeon RX 460 (y la Geforce GTX 1050) se han convertido en el modelo de referencia a la hora de diseñar tarjetas gráficas de perfil bajo, y esto es algo bueno porque hasta ahora las gráficas que se podían comprar con dicho tipo de diseño tenían un rendimiento realmente lamentable, que las hacía aptas tan solo para ver películas en el ordenador por su capacidad para decodificar por hardware, pero esta nueva generación de gráficas tienen un buen rendimiento gráfico en juegos on line (que no suelen destacar por emplear unos niveles de detalle gráfico especialmente grandes) y uno bastante aceptable en juegos más pesados si podemos prescindir de algunos de los detalles. Desde luego, son bastante más potentes que las soluciones que vienen integradas en los procesadores tanto de AMD como en los de Intel, añadiendo que también tienen soporte tanto para DIrectX 12 como para la API Vulkan y ciertas características como el soporte para archivos en formato H.265 y VP9 con resoluciones 4K a 60 fps.

Las nuevas gráficas de MSI emplean el núcleo Baffin sin desbloquear, es decir, tienen 896 Stream Processor, 56 unidades de texturas, 16 pipelines para raster funcionando a una frecuencia de 1,2 GHz y un bus de memoria de 128 bits. Se fabrican en dos versiones, una de ellas con 4 GB de GRAM, mientras que la otra tiene 2 GB de GRAM, ambas GDDR5 funcionando a una frecuencia de 7 GHz. Las gráficas emplean el estándar de conexión de datos PCIe Gen 3 x16 aunque eléctricamente solo son PCIe x8. Dado que la gráfica no emplea un conector de alimentación extra, toda la potencia que requiere para su funcionamiento la toma directamente de la ranura PCIe a la que va conectada, que es capaz de suministrar los 75 W que requiere este modelo sobradamente, más si tenemos en cuenta que la gráfica no lleva ningún tipo de overclock.

Las salidas de vídeo son un poco escasas, aunque normales para este tipo de tarjetas de perfil bajo, teniendo una salida DVI-D y una HDMI 2.0. Quizás me hubiera gustado más ver también una salida DisplayPort. En cualquier caso, si nos queremos montar un HTPC con aspiraciones jugonas, unas gráficas como estas MSI van a dar bastante “juego”.

Continúa leyendo
  • Goosman

    Gráficas perfectas para usar en equipos SFF. Ya era hora.