Al final, Toshiba venderá el 60% de su división de semiconductores

Escrito por Rodrigo Alonso
Generales
0

Hace poco, Toshiba confirmó que estaba planteando separarse de su división de dispositivos NAND con el objetivo de hacerse con algo de liquidez dada su delicada situación económica. Ahora, la compañía ha anunciado que en lugar de eso se dispone a vender en torno al 60% de su división de semiconductores en un agresivo movimiento en busca de liquidez para intentar ajustar su situación económica de una vez por todas.

Tal y como os comentamos en el artículo enlazado arriba relacionado con la separación de su división NAND, el problema de Toshiba radica en una serie de errores financieros (el más grave fue que pusieron 1200 millones de más en ganancias y ahora tienen que “ganarlos” de alguna manera, amén por supuesto de que esto descuadró todas las cuentas, lo que afectó al valor de sus acciones en bolsa).

Para Toshiba, la producción NAND es estratégicamente muy importante porque permite a la compañía fabricar todo tipo de dispositivos de almacenamiento por sí mismos -sin recurrir a terceros-, permitiendo que su producción total se mantenga en una vertical que va desde el desarrollo de productos y su diseño, hasta su fabricación, montaje y distribución, lo que les permite tener unos márgenes de beneficio mucho mayores que si tuvieran que comprar las partes a terceros. Y claro, verse obligados a vender una buena parte del negocio que más beneficios les reporta es un duro palo y, además, un riesgo a largo plazo. Si venden un 60% de ésta división tal y como está previsto, con solo un 40% además ya no podrán tomar decisiones importantes de manera autónoma, sino que tendrán que ser votadas en una junta de accionistas en la que ya no tendrán poder total.

Toshiba es actualmente una de las más importantes en cuanto a fabricación de dispositivos NAND, y como no podía ser de otra manera, cuentan con “tiburones” entre sus filas. Tsinghua Unigroup, una de las ramas de la universidad -controlada por el estado- china Tsinghua University, ya ha aparecido como posible inversor. Si logran hacerse con el control del 60% de la división de semiconductores de Toshiba, por extensión el gobierno chino tendrá a su disposición la producción propia de productos NAND que hasta ahora era de Toshiba.

Ya veremos qué pasa al final, pero lo que parece claro es que Toshiba no pasa por su mejor momento ahora mismo. Esperemos que al final la jugada les salga bien y puedan salir del hoyo pronto.

Vía | Tom’s Hardware.

Compártelo. ¡Gracias!