FRAPS volverá con soporte nativo para Windows 10

Escrito por Rodrigo Alonso

Sin lugar a dudas, FRAPS ha sido desde hace muchísimo tiempo el programa por excelencia tanto para medir los FPS que tenemos en los juegos como para realizar grabaciones de vídeo y capturas pantalla. Otros software (como Xplitt u Open Broadcaster Software) le han quitado protagonismo en los últimos tiempos, y a pesar de que FRAPS sigue siendo un programa muy utilizado llevaba tiempo sin recibir actualizaciones. Ahora esto ha cambiado, pues los desarrolladores han anunciado la actualización 3.6.0 que entre otras cosas añade soporte nativo para Windows 10, algo muy de agradecer.

Beepa, desarrollador de FRAPS, no ha comentado eso sí cuándo estará disponible para descargar ésta versión 3.6.0, tan solo la ha anunciado y ha dicho que está en desarrollo, así que habrá que estar atentos a la página web de FRAPS para ver actualizaciones y fechas de disponibilidad. Teniendo en cuenta que la versión actual (3.5.99) se lanzó el 26 de Febrero de 2013, sin duda ésta nueva versión 3.6.0 será más que bien recibida aunque llegue tan tarde.

FRAPS

Antes de la llegada de Open Broadcaster Software o Xplitt Broadcaster (entre otros), FRAPS era la herramienta más utilizada entre los Gamers para poder grabar sus partidas y subirlas a plataformas como Youtube (y hablo de mucho antes incluso de que existiera Twitch por ejemplo, pues FRAPS es un software que lleva estando disponible desde antes del año 2004, y ya ha llovido desde entonces). Claro que, a diferencia de éstos, no permite la integración de diferentes fuentes de audio o vídeo, inserción de otros contenidos como plantillas o la webcam y demás: FRAPS únicamente graba la pantalla y el sonido, además de medir los FPS. Nada más.

En cualquier caso, a día de hoy es un software que todavía se sigue utilizando (nosotros mismos utilizamos la herramienta de benchmarking para medir los FPS de los juegos en nuestros análisis), y que a partir de ahora vaya a contar con soporte nativo para Windows 10 es sin lugar a dudas una gran noticia para la comunidad. La parte mala, que toca esperar.

Continúa leyendo