La polémica de las tarjetas SD en terminales Android

La polémica de las tarjetas SD en terminales Android

Rodrigo Alonso

Ya desde antes de que los teléfonos móviles fueran considerados smartphones, la inclusión de tarjetas de memoria SD/microSD estaba a la orden del día, algo que se extendió durante mucho tiempo especialmente en terminales Android. No obstante, en los últimos tiempos cada vez más terminales prescinden de este tipo de almacenamiento adicional. ¿Por qué? A continuación os exponemos todas las claves de esta polémica.

La clave de las tarjetas de memoria es la de ampliar de una manera económica el almacenamiento de los terminales. A día de hoy prácticamente todos los smartphones y tablets con sistema operativo Android que cuentan con ranura para tarjeta de memoria soportan capacidades de hasta 64 GB, algo que en cualquier tienda nos costaría alrededor de 30 euros. Esto es especialmente útil en los últimos tiempos, donde las cámaras de fotos integradas en los smartphones han tomado un papel esencial, y lógicamente fotos y vídeos de mayor calidad ocupan un espacio mayor en la memoria del terminal.

Energy Phone Pro HD -020

Muchos fabricantes incluyendo Google, compañía propietaria del sistema operativo Android que es el que nos atañe hoy, han dejado de fabricar teléfonos inteligentes con capacidad de integrar tarjeta de memoria. ¿Por qué? La respuesta que nos dan algunos fabricantes como Xiaomi es clara: las tarjetas de memoria dan problemas.

Para empezar, son un componente adicional que tiende a estropearse, y además son muchísimo más lentas que la memoria interna del dispositivo, afectando en gran medida al rendimiento de las aplicaciones que tengamos instaladas en la tarjeta de memoria. De hecho, por regla general Google ya no permite en Android instalar aplicaciones en la tarjeta de memoria. Otro de los motivos que explican es que en Android existen ciertas limitaciones con respecto a aplicaciones que se ejecutan desde una tarjeta de memoria, como no poder utilizar widgets o servicios de alarmas. Para terminar, explican que si sacamos la tarjeta de memoria y encendemos el teléfono, podríamos «cargarnos» el sistema operativo.