Prohíben a Intel, NVIDIA y AMD vender chips al gobierno Chino

En un agresivo movimiento para tratar de frenar el crecimiento de China a nivel de supercomputación, el gobierno estadounidense ha dictaminado una prohibición a Intel, NVIDIA y AMD para que no puedan vender chips de gama alta al gobierno chino por miedo a que éstos avancen «más de la cuenta» en su investigación relativa a armas nucleares, prohibición en la que se incluyen tanto CPUs como GPUs de los tres fabricantes.

Esta prohibición ha salido a la luz con el anuncio de Intel en el que presentaban su nuevo procesador para servidores de gama alta Xeon E5 basado en la arquitectura Haswell, y su intención de vender una gran cantidad de unidades de éste al gobierno chino para una actualización de su super ordenador Tianhe-2. El plan que tenía el gobierno chino con respecto a Tianhe-2 era actualizar su capacidad de cómputo de 33 petaflops a 110 petaflops según reporta la BBC. La nota reza de la siguiente manera (traducción propia):

«En una nota publicada online por el departamento de comercio de los Estados Unidos, se deniega a Intel la petición de exportación de chips al gobierno chino destinados al super ordenador Tianhe-2 y otros tres más, dando como motivo que éstas máquinas están siendo utilizadas para investigar sobre «actividades de explosivos nucleares». La regulación de exportaciones del gobierno de EEUU revela explícitamente que está prohibida la exportación de material cuyo destino sea el diseño, desarrollo y fabricación de armas nucleares».

Fotografía de Tianhe-2

Fotografía de Tianhe-2

Ésta prohibición también se extiende a AMD y NVIDIA

El departamento de comercio de Estados Unidos ha ido un paso más allá, y aunque Intel ha sido el precursor de desta prohibición, la han extendido a AMD y NVIDIA dado que el gobierno chino también utiliza sus tecnologías en sus super ordenadores, concretamente las gráficas de gama alta Tesla y FirePro destinadas a la super computación. Incluso IBM ha sido notificada de que no puede vender sus CPUs PowerPC al gobierno chino, aunque a este respecto no afecta demasiado ya que gracias a la iniciativa Open power, las marcas china pueden diseñar y fabricar sus propios procesadores basados en PowerPC de manera interna. Esta prohibición también afecta a HP y su línea de productos de optoelectronics.

Por si esto fuera poco, en la lista de embargo no solo se menciona a China, sino que también otros países como Pakistán o los Emiratos Árabes Unidos, algo curioso pues estos últimos son los poseedores de GlobalFoundries, principal proveedor de chips de AMD.

El esfuerzo del gobierno estadounidense podría ser en vano

Desde un punto de vista pragmático, éste esfuerzo del gobierno estadounidense podría ser en vano. Las compañías afectadas podrían vender perfectamente estos chips de gama alta a través de empresas fantasmas o simplemente desde terceros. Nada impediría a Intel, NVIDIA o AMD vender sus chips a otro país, y éste vendérselo al gobierno chino. De hecho, incluso la NSA ha admitido que ésta decisión solo servirá para perjudicar la economía del país y empeorar la situación de las empresas de Silicon Valley. A este respecto, Michael Hayden, anterior jefe de la NSA dijo:

«Todavía buscamos una ventaja en lo relativo a MTOPS (Nota del traductor: millones de operaciones teóricas por segundoEs una magnitud empleada por el gobierno estadounidense para medir la potencia de computación de un super ordenador y determinar si puede o no ser exportado), por supuesto, pero rápidamente nos dimos cuenta de que nuestros propios límites estaban perjudicando a la industria de la computación del país, la misma industria en la que confiábamos que fuera nuestro éxito. Está claro que la salud de la industria es más importante que cualquier ventaja de MTOPS contra un país en específico. Todavía insistimos en implantar límites a países como Cuba o Corea del Norte, pero nos hicimos bastante indulgentes con respecto a otros».