Gigabyte anuncia el lanzamiento de su nueva serie de placas base AM1

Gigabyte anuncia el lanzamiento de su nueva serie de placas base AM1

Rodrigo Alonso

Gigabyte ha anunciado hoy el soporte oficial para la nueva generación de APUs Athlon y Sempron de AMD, basadas en la esperada arquitectura Kabini. El soporte de Gigabyte para Kabini incluye dos nuevas placas base, concretamente la  GA-AM1M-S2P y la GA-AM1M-S2H, basadas en la plataforma AM1.

Las nuevas APUs Athlon y Sempron de AMD están basadas en la arquitectura SoC denominada Kabini, y pueden integrar APUs de hasta 4 cores con gráficos de la serie Radeon R3. Con soporte para Windows 8.1, AMD Mantle y gráficos DirectX 11.2, las nuevas APUs Athlon y Sempron de AMD también ofrecen soporte nativo para pantallas de resolución 4K a través de HDMI. La nueva plataforma AM1 también incluye soporte nativo para USB 3.0 y SATA Revision 3 (6Gb/s).

Las placas base de la serie AM1 de Gigabyte introducen nuevas características y tecnologías que las alejan de la competencia, como el chip de reloj RTC y la tecnología Ultra Durable 4 Plus. Este chip de reloj RTC sirve para almacenar la información CMOS de la placa incluso si cambiamos la APU de la placa. Todas las nuevas funciones a nivel de CMOS que incorpora Kabini han sido integradas en la propia APU. Esto implica que, cuando el usuario quita la APU de la placa, la configuración de la CMOS vuelve a la que traía de fábrica. Incluso con la pila de la placa puesta, toda la configuración se perderá, incluyendo la hora y fecha actual. Las placas base AM1 de Gigabyte resuelven este problema incluyendo un chip de reloj RTC secundario en la placa, de forma que se mantiene la configuración de la CMOS incluso al desmontar la APU.

Gigabyte AM1

Por otro lado, las placas base de la serie AM1 de Gigabyte también proporcionan una durabilidad mejorada al incluir la tecnología Ultra Durable 4 Plus, que se basa en características y componentes especialmente seleccionados para obtener un rendimiento óptimo, un funcionamiento eficiente a temperaturas bajas y una mayor vida útil para la placa base.