Presión negativa, neutra o positiva: ¿qué es mejor para refrigerar el PC?

Nuestra caja de ordenador es la encargada de la refrigeración de los componentes que tenemos instalados en su interior. Esto lo realiza moviendo aire, mediante ventiladores. Sin embargo, hay tres maneras de configurar los ventiladores en su interior: para que su presión sea negativa, neutra o bien, positiva. Vamos a definir qué significan estos conceptos. Y con cuáles de ellos se consiguen mejores resultados térmicos dentro de nuestras cajas de ordenador.

El flujo de aire en el interior de nuestra caja no es algo que podamos ignorar. Gracias a dicho flujo, se renueva el aire caliente que se vierte en su interior, por aire más fresco procedente del exterior. Es por ello que es tan importante que nuestra caja posea un buen sistema de ventiladores incorporado. Dado que estos serán los encargados de crear la corriente de aire encargada de mover dicho calor.

Tipos de configuraciones de presión

Las cajas se denominan por el tipo de sistema de presión que emplean a la hora de renovar el aire. Existen tres tipos:

  • Presión negativa. En estas cajas, hay un mayor número de ventiladores sacando aire del interior de la caja, que metiendo. Esto hace que la presión interna dentro de la caja sea algo inferior a la presión atmosférica. Por tanto, para intentar equilibrar las presiones, el aire entrará por donde pueda. Desde otras rejillas de la caja, hasta por las juntas de esta.

  • Presión positiva. Estas cajas funcionan con el concepto opuesto al anterior. En ellas hay más ventiladores metiendo aire que sacándolo. Dado que la presión dentro de la caja es superior a la atmosférica, el aire intentará salir por donde tenga espacio para hacerlo.

  • Presión neutra. Como ya supondréis, en estas cajas entra tanto aire como sale, manteniendo una presión estable siempre en su interior.

Como norma, la gran mayoría de cajas que se venden hoy en día, especialmente las de gama alta, suelen ser de presión positiva. Como comparación a lo que sucedía hace años, en los que la mayoría de cajas usaban el sistema de presión negativa en su interior.

Ventajas y desventajas de cada uno de los sistemas

Los tres tipos de sistemas de refrigeración poseen, tanto ventajas como inconvenientes:

  • Sistema de presión negativa: es el que evacúa con más eficiencia el aire caliente del interior de la caja. No solo esto, sino que también evita la formación de bolsas de aire caliente en el interior. En general, este tipo de configuraciones suelen mejorar bastante la refrigeración del procesador y sus zonas aledañas. Pero tienen la desventaja de permitir mucho la entrada de polvo dentro de la caja. Con lo que, en el caso de querer usar este tipo de configuraciones en nuestra caja, deberéis de limpiar su interior con más frecuencia.
  • Sistema de presión positiva: el sistema de presión positiva es el que menos polvo hará que se acumule en el interior de la caja. Pero también es el que refrigera peor. Dado que el aire se ve forzado a salir del interior de la caja, es necesario que esta tenga rejillas muy poco restrictivas al paso del aire. En caso contrario, el aire se acumula en su interior. El hecho es que, este tipo de cajas suelen ser bastante propensas a sufrir de bolsas de aire caliente.
  • Sistema de presión neutra: por su parte, el sistema de presión neutra, es el más equilibrado de los dos. Ni tiene los problemas de acumulación de polvo del sistema de presión negativa. O los problemas de bolsas de aire caliente del interior de las cajas con presión positiva. Por tanto, este sistema es el que mejor va a refrigerar nuestros componentes.

La gran suerte que tenemos es que, generalmente, es muy sencillo convertir una caja de presión positiva en una de presión neutra. Solo con añadirle uno o dos ventiladores en su techo, cambiaréis por completo la dinámica térmica de la caja.