Duplicador HDMI, o distintas salidas de vídeo en la gráfica, ¿qué es mejor?

Son muchos los beneficios que aporta el tener un segundo monitor en el PC, tanto para trabajar como para juegos, y prueba de ello es que son muchos los usuarios que cuentan con una configuración de doble monitor. Ahora bien, como muchos monitores solo tienen entradas de vídeo HDMI y las tarjetas gráficas, por norma general, solo tienen una salida, tienen que buscar formas para poder conectar ambos, incluyendo el uso de un duplicador HDMI.

La gran mayoría de tarjetas gráficas del mercado tiene una sola salida HDMI, siendo las demás una combinación de DVI (ya desapareciendo) y DisplayPort. El problema radica en que la mayoría de monitores de PC, especialmente los de gama de entrada, solo admiten HDMI como entrada de vídeo, y eso limita mucho las opciones de los usuarios que quieren tener varios monitores en el PC.

Duplicador HDMI, ¿es la solución al problema?

Duplicador HDMI

Para muchos usuarios, un duplicador HDMI puede sonar a la respuesta perfecta para el problema. Con una sola entrada de vídeo HDMI, es capaz de sacar dos señales de vídeo y por lo tanto de conectar dos monitores, pero hay un inconveniente al respecto, y es que hay diferentes tipos de duplicadores:

  • Duplicador HDMI: funciona de manera pasiva, y lo único que hace es clonar la entrada de vídeo en dos salidas iguales. Este tipo de dispositivos no sirve para solucionar el problema, ya que simplemente tendríamos la misma imagen en dos monitores.
  • Splitter HDMI: funciona de manera activa, y a través de una sola entrada de vídeo es capaz de dar dos (o más) salidas diferentes, por lo que en este caso sí que sería una solución, dado que permitirá tener un escritorio extendido en dos pantallas, igual que si tuviéramos dos monitores conectados directamente a la tarjeta gráfica.

Así pues, si tienes el problema de que tus monitores solo admiten entrada de vídeo HDMI y tu tarjeta gráfica solo tiene una salida, un splitter HDMI puede ser la solución a tu problema, pero ten mucho cuidado y cerciórate al comprarlo de que sea un splitter (separador) y no un mero duplicador, que simplemente clonará la imagen en los dos monitores. Igualmente, esto es algo que deberás configurar en las opciones de pantalla de su sistema operativo, seleccionando la opción de Extender escritorio en ambas pantallas.

¿Qué otras opciones quedan?

La solución ideal, desde luego, es que cuando vayas a comprar el segundo monitor (o bien cuando vayas a comprar una nueva tarjeta gráfica) te cerciores de que tienen las entradas / salidas de vídeo necesarias.

Tus opciones pasarían porque cuando compres el segundo monitor te cerciores de que tiene más entradas de vídeo que un simple HDMI, o que cuando compres una nueva tarjeta gráfica te asegures de que cuenta con dos salidas HDMI, si bien como hemos mencionado antes esto es bastante complicado, por lo que la mejor opción es que el nuevo monitor admita entrada de vídeo mediante DisplayPort.

Si todo lo demás falla, entonces un duplicador HDMI (splitter más bien) puede solucionarte la partida, si bien es cierto que depende de la calidad de éste podrías estar introduciendo mayor latencia o un nuevo potencial punto de problemas en las conexiones de tu equipo, y desde luego es menos recomendable esto que usar las entradas / salidas nativas de tus monitores / gráfica.

1 Comentario